x
Flotación selectiva en planta de molibdeno y filtrado de cobre. (Foto: Codelco)

Mercado del Molibdeno: Primeras señales de repunte

Al igual que en el caso de commodities como el cobre, hierro y oro, este mineral vivió un período de fuertes caídas en su demanda y precio, sin embargo, analistas coinciden que este año el escenario muestra una leve mejoría.

Considerado un subproducto de la operación de extracción de cobre, el molibdeno destaca por ser un elemento con importantes características para ser utilizado en diversas industrias. Su durabilidad, resistencia y capacidad para soportar corrosión y altas temperaturas, lo hacen altamente requerido en aleaciones especiales para tuberías de las industrias petrolera y gas, o en actividades de exploración y explotación.

Si se trata de los principales mercados demandantes, la lista la encabezan China, Europa y Estados Unidos, que también consumen molibdeno en sus respectivas industrias aeroespaciales.

Sin embargo, este recurso necesario para el desarrollo industrial enfrentó un escenario complejo de precios bajos durante los últimos dos años, al igual que otros commodities, como el hierro, cobre y oro.

Según comentan desde Codelco –que figura como el mayor productor de molibdeno en Chile–, el mercado se “ha visto afectado por una menor demanda durante los últimos dos años. Esto se explica por la significativa caída del precio del petróleo, que impactó a su vez en una baja en el mercado de los aceros especiales con molibdeno que utiliza esta industria. Debido a este decrecimiento en la demanda, algunos productores primarios han debido reducir sus operaciones menos rentables o derechamente cerrar”.

Opinión similar comparte Cristianjosé Lira, gerente comercial de la minera polaca KGHM Chile, que opera en nuestro país a Minera Sierra Gorda, donde se emplaza una planta de molibdeno.

Desde KGHM aseguran que la planta de molibdeno ubicada al interior de Sierra Gorda SCM es la más grande a nivel mundial.

Según el ejecutivo, “tenemos clientes que están relacionados con las exploraciones y explotaciones de petróleo y gas, donde la utilización de molibdeno en estos aceros especiales es bastante alta. Nosotros vimos cómo la demanda tuvo una caída brutal durante 2015 y 2016, en que desapareció casi el 50%-60% del consumo (del molibdeno) en ese sector, dejando a un mínimo nivel la producción”.

Como consecuencia de lo anterior, Lira señala que al interior de la compañía establecieron “una estrategia apoyada en empresas que nos dieron distribución, es decir, con aquellas firmas que tienen grandes cadenas de distribución y una gran cartera de clientes, por lo que ellas reubicaron nuestras unidades”. De esta forma, evitaron quedarse con altos inventarios producto de la caída de la demanda. “Colocamos el 100% de nuestra producción a través de nuestros contratos, pero por supuesto que el efecto de la caída del precio del molibdeno era inevitable”, acota.

Señales de recuperación

Si 2015 y 2016 fueron complejos para el mercado del molibdeno, el presente año ha mostrado las primeras luces de recuperación, según perciben los expertos y cercanos a esta industria.

Jorge Cantallopts, director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco, afirma ver a este mercado “mejor de lo que estuvo en los últimos años. No veo que se vaya a repetir lo que pasó en 2004-2005, pero sí va a estar claramente mejor que los últimos años, con precios más cercanos a los US$8 la libra, lo que es bastante superior a lo que incluso nosotros proyectamos, que era una cifra más cercana a los US$6/lb para 2018”.

Según el especialista, las razones obedecen principalmente a la demanda, donde “existe un componente del molibdeno que se acopla mucho con el precio del hierro y el acero, y este año ha sido menos malo para este último”. Por otro lado, hace notar que hay un leve aumento en la producción mundial de molibdeno, que es bastante marginal, comparado con la demanda. “Podría decir que es un mercado estrecho y por el lado del balance, hay más demanda que oferta, y por otra parte, el impulso lo genera el tema del acero”, manifiesta.

En este contexto, Cristianjosé Lira, de KGHM Chile, complementa que “se espera una demanda un poco más activa para los próximos años. Sí ha ocurrido que las producciones primarias y secundarias de molibdeno están decreciendo, entonces estamos enfrentando un escenario donde la demanda se espera ligeramente mejor, pero también menos unidades de molibdeno, y esa combinación nos da un escenario de precios entre US$9 y US$10 la libra”.

En tanto, desde Codelco sostienen que la producción mundial de molibdeno alcanzó las 236.000 toneladas métricas finas en 2016 y que durante el lapso 2016-2020 la demanda por este mineral crecería a una tasa anual de 3,2%. “En paralelo, se espera que la oferta aumente en 3,3% anual en el mismo período, debido a una mayor producción secundaria de nuevos proyectos en Perú y Chile”, indican en la estatal.

Molibdeno en Chile

Según explica Jorge Cantallopts, Chile es el segundo mayor productor de molibdeno a escala mundial, con una participación de entre 20% y 23%, detrás de China, país que lidera el ranking con aproximadamente un 40% del mercado.

Respecto de las operaciones de molibdeno en nuestro país, el director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco destaca a Caserones y Sierra Gorda SCM como las más relevantes que han entrado en operación en los últimos años. Esta última, junto a la planta Molyb de Codelco, son a juicio del especialista, “los principales actores en la producción de molibdeno en Chile”.

De acuerdo a lo informado por la Corporación, Codelco produce entre 27.000 y 30.000 toneladas finas de molibdeno anuales, y cuando esté en plena operación, la planta Molyb tratará unas 16.000 toneladas métricas finas del mineral. El saldo será contratado con maquiladores externos.

La planta Molyb “tiene una importancia estratégica para Codelco”, destacan desde la estatal.

“Molyb tiene una importancia estratégica para Codelco, porque le permite llegar a un producto comercial en forma autónoma y desarrollar una mayor variedad de productos de mayor valor agregado”, señalan en la cuprífera.

Desde KGHM, aseguran que la planta de molibdeno ubicada al interior de Sierra Gorda SCM “es la más grande a nivel mundial”; sin embargo, reconocen “que contar con una instalación de este tamaño ha sido muy complejo”.

Al respecto, Cristianjosé Lira admite que en un comienzo enfrentaron dificultades en la etapa de comisionamiento, pero este año “logramos controlar las distintas variables en la planta de molibdeno y alcanzamos las recuperaciones esperadas, que se encuentran en torno al 60%”, puntualiza.