x

Revista Minería Chilena Nº456

junio de 2019

Mercado del ácido sulfúrico: Precio bajaría hacia octubre por mayor oferta

Reingreso de la producción proveniente de las fundiciones de Chuquicamata y Potrerillos, sumada a la de otras compañías, impactará en el costo del insumo.

Una compleja primera mitad de año ha tenido el mercado local del ácido sulfúrico. Su precio se vio impactado por la detención de algunas fundiciones y refinerías en Chile, para adecuarse a las nuevas exigencias de la normativa ambiental (DS 28), elevando las importaciones, una tendencia que ya se arrastraba desde 2018 y que se acentuó en los últimos meses.

Cristian Cifuentes, analista de Estrategias y Políticas Públicas de Cochilco, señala que con la cifra actualizada, que se presentó un poco antes de la semana Cesco (en abril pasado), “mostramos cómo en 2018 aumentaron fuertemente las importaciones de ácido sulfúrico, porque la paralización de fundiciones en los últimos meses de 2018 generó dificultades en el mercado interno. Codelco se vio complicado de cumplir con algunos contratos particulares de abastecimiento con algunas empresas, debiendo entregar su ácido para consumo propio, e importar para seguir produciendo”.

Respecto a la magnitud que han tenido este año las paralizaciones, explica que la producción nacional total bordea los 5,5 millones de toneladas. Con las paralizaciones presentadas por Chuquicamata y Salvador, a abril último ambas fundiciones habían dejado de producir casi 400.000 toneladas.

Desde Codelco, en tanto, aseguran que “la compañía ha tenido un menor superávit para vender que los años anteriores, pero tenemos asegurado el abastecimiento a nuestras operaciones, por lo que no ha sido afectada en su producción de cátodos por falta de ácido. Al mismo tiempo, aseguramos el abastecimiento a todos nuestros clientes”.

Ante este escenario de menor oferta, “se han visto niveles de precio sorprendentemente altos, en torno a los US$130 e incluso a US$140 por tonelada; se duplicó en tan sólo un par de meses”, subraya Claudio López, representante comercial del Departamento Químicos de Marubeni Chile, empresa que importa este insumo. Esto, en un escenario en que el mercado está a la espera de que Codelco estabilice sus producciones de ácido en Chuquicamata y Potrerillos, “que han sido el gran dilema, junto con la parada (en la fundición) de Southern Perú, hechos claves que sin duda afectaron el precio anual y spot para este periodo”, agrega.

Álvaro Merino, gerente de Estudios de Sonami, acota que “el precio del ácido puesto en Mejillones para contratos anuales fue negociado en el rango US$69 – 75 ton para 2018 y posteriormente se incrementó a US$126 – 137 ton. El precio spot llegó a US$140 ton a comienzos de 2019 y en mayo se cotizó a US$100 – 110 ton. La caída en el precio se explica fundamentalmente por las informaciones emitidas por Codelco, en el sentido que tanto la fundición de Chuquicamat como de Potrerillos estaban reiniciando las operaciones en mayo, pero con una actividad pausada en los próximos dos a tres meses,”.

Menor producción

Más allá de las detenciones que se han registrado en los últimos meses, factores técnicos incidirán en los niveles de producción de ácido en el corto y mediano plazo.

“Se debe tener presente que la fundición de Chuquicamata producía del orden de 1,05 millón de ton anuales de ácido sulfúrico cuando operaba el horno flash más el convertidor Teniente. A futuro se estima va a producir del orden de 950.000 ton operando sólo con el horno flash, cuya capacidad para fundir concentrados ha sido mejorada. Para este 2019 se proyecta una producción de 450.000 ton, que se compara con las 660.000 ton que generó en 2018, periodo en el cual se registraron algunas detenciones de la fundición, a fin de ejecutar las obras de adaptación de ductos y otras labores que permitirán el cierre definitivo del convertidor Teniente, de modo tal que operará sólo con horno flash”, detalla el gerente de Estudios de Sonami.

[“Tenemos asegurado el abastecimiento a nuestras operaciones, por lo que no ha sido afectada en su producción de cátodos por falta de ácido. Al mismo tiempo, aseguramos el abastecimiento a todos nuestros clientes”, afirman desde Codelco.]

 

En tanto, Potrerillos, que producía alrededor de 350.000 ton anuales de ácido, va a llegar a futuro a un volumen cercano a las 650.000 ton anuales, pero para este ejercicio se prevé que alcance 300.000 ton, agrega.

En síntesis, Merino proyecta que la producción de ácido se contraerá en torno a 250.000 ton en 2019 respecto del año anterior, caída que se concretará principalmente en el primer semestre.

Logística bajo presión

“Chile no basta para cubrir las necesidades internas de ácido, por lo tanto, hoy día estamos recibiendo importaciones por alrededor de 1,5 – 1,6 millón de ton”, cifras que se incrementaron debido a las detenciones registradas, señala Claudio López, aludiendo al rol de los mercados externos para cubrir la demanda nacional de ácido.

El ejecutivo comenta respecto del rol de Marubeni: “Somos principalmente traders, vemos las mejores opciones para los consumidores, tanto en el mercado spot, cuando el consumidor sale a comprar ácido y lo atendemos; o de manera anual, (negociación) que se realiza a principios o finales del año anterior, para el periodo entrante, definiéndose cantidad y precio”. De manera adicional, exploran la modalidad de contratos a largo plazo.

Desde esa posición, comenta que junto con la menor oferta de ácido disponible en Chile, otro motivo que explica el alza de este insumo tiene que ver con que las mineras debieron incrementar sus compras en el extranjero, lo que impactó de manera directa en los costos de transporte.

López explica que “las importaciones, especialmente este año, se concentraron en el primer trimestre, lo que se tradujo en una mayor demanda de buques tanqueros llegando a Chile. Por lo tanto, subió el precio del flete marítimo de manera considerable, un 30% – 40% más de lo que era el año pasado a esta misma fecha. Hoy día podemos ver niveles entre US$70 – 75 por ton de un flete desde Japón o Corea del Sur“.

Valores a la baja

No obstante los precios con los que ha debido lidiar la industria durante este primer semestre, las proyecciones son optimistas para los meses venideros.

Cristian Cifuentes considera que “este va a ser el año de estabilización del mercado en Chile. Prevemos que el precio podría llegar a un promedio de US$70 – US$75 la tonelada y luego empezar a bajar. Hacia 2023 podríamos estar viendo un precio muy similar al de años anteriores: US$50 la ton en promedio, pero todo va a depender de que no haya otras complejidades internas”.

Similar percepción tiene Claudio López, quien estima que el precio spot del ácido tenderá a la baja hacia el cuarto trimestre. A ello se suma que “hay muchos participantes que tienen posiciones para el tercer trimestre, y están tratando de ubicar su ácido; y deben hacerlo, porque es un subproducto y no pueden parar de producir”, menciona el ejecutivo de Marubeni.

Precisa que una vez que Codelco retome en forma clara su producción de ácido, el precio podría volver a rangos normales, en torno a los US$70-80 por ton que se vieron el ejercicio pasado.

“Hay que esperar, darle un poco de tiempo al mercado para que se ajuste, y eso podría tomar hasta septiembre u octubre”, concluye.

El factor peruano

Diversos factores incidirán en el volumen de ácido proveniente desde Perú en los años venideros.

Claudio López menciona el consumo que implicará la operación de proyectos en el vecino país, como Mina Justa, de Minsur, con alrededor de 400.000 ton anuales, y Tía María, con otras 700.000 ton anuales, aunque advierte que su materialización se ve condicionada por aspectos como las comunidades.

Como contrapartida, indica que se espera contar con un millón más de toneladas provenientes de la segunda fundición que construiría Southern Perú a partir de 2022.

Es así como estima que de todas maneras seguirán llegando al mercado nacional del orden de 1,2 – 1,5 millón de ton del insumo.