Marcello Marchese: Proveedores, estrechos aliados de la industria minera

Marcello Marchese es presidente de Finning Sudamérica.

Aunque el contexto mundial no ha sido fácil, la industria minera ha sabido seguir avanzando a paso firme. La fuerte caída de los precios del cobre y de otros commodities ha remecido al sector y ha presentado un panorama desafiante, pero no ha sido un impedimento para que Chile continúe analizando e invirtiendo en diversos proyectos, con una visión de largo plazo mientras aprovecha esta baja en el ciclo en abordar temas como la productividad.

No hay que olvidar que Chile representa el 28% de las reservas mundiales de cobre y sólo un 30% del cobre que se produce a nivel mundial tiene un costo menor al producido localmente, por lo que la posición relativa de Chile en el mercado del cobre es altamente competitiva.

Como proveedores de la minería nos toca vivir de cerca los vaivenes de esta industria, los ciclos al alza y a la baja. Navegamos en las mismas aguas, aprovechamos el viento cuando sopla a favor y también sabemos apretarnos el cinturón cuando llega el momento de hacerlo.

Estos dos últimos años las empresas proveedores de la minería hemos logrado avanzar contra viento y marea, más lento que lo normal, pero con señales más alentadoras a la vista. Al igual que las compañías mineras, hemos tenido que reducir costos y enfocarnos en mejorar la productividad. Pero nuestro principal foco también ha estado en prepararnos para aprovechar cuando vuelva el nuevo ciclo, que retornará con nuevas regulaciones, costos, producción sustentable, etc.

Tiempos como éste son una oportunidad para mejorar la productividad, a través de mayor capacitación de los trabajadores. Una de las formas para ser más eficientes es seguir invirtiendo en la gente y prepararla para los desafíos que vienen.

[Los proveedores tienen la oportunidad país de formar un sector potente en conocimientos y tecnologías, capaz de exportar productos y servicios a otras latitudes.]

Nuestra responsabilidad es grande y, al igual que la industria minera, debemos también velar por mantener la visión y sustentabilidad de largo plazo.

Los proveedores de la minería hemos crecido al alero de este sector, pero con el tiempo nos hemos transformado en un rubro que contribuye significativamente al desarrollo no sólo de esta industria, sino de la economía en su conjunto.

Hoy las personas que trabajan en empresas proveedores de la minería son cerca de un millón, alrededor de un 13% de la fuerza laboral activa. Además, es un sector que tiene altos niveles de profesionalización. Según el Estudio de Caracterización de Proveedores de la Minería, el 44% de los trabajadores tiene un título técnico o profesional.

Quienes trabajamos en esta industria debemos estar conscientes de que es un sector que debemos cuidar y potenciar, más allá de los vaivenes de la minería. En la actualidad los proveedores y las empresas mineras poseen una relación de mutua dependencia. La sostenibilidad y la capacidad de competir de la minería dependen en gran medida de la sostenibilidad y la capacidad de competir de sus proveedores, y viceversa.

Los proveedores tienen la oportunidad país de formar un sector potente en conocimientos y tecnologías, capaz de exportar productos y servicios a otras latitudes y, con ello, fortalecer el aporte de la industria al crecimiento sostenible a largo plazo.

Tenemos que seguir trabajando en robustecer nuestras competencias y prepararnos para el futuro que viene. Para lograrlo, los proveedores y las empresas mineras deberemos seguir trabajando unidos, invirtiendo y enfocándonos en lo relevante y con un objetivo común, en que la suma de ambas partes genere más que cada uno en forma individual, para así desarrollar la minería virtuosa y sustentable a la que todos aspiramos.

Vea las otras columnas: