La tecnología y el control de costos

Phelps Dodge está convirtiendo su tecnología de lixiviación de concentrados a alta temperatura a una modalidad de emperatura mediana, haciéndola más competitiva para ciertos
concentrados.

Para toda industria hoy en día la investigación y el desarrollo tecnológico constituyen una herramienta fundamental para lograr el éxito de los negocios. Las empresas mineras están cada vez más conscientes de ello, sobre todo los grandes grupos, que destinan crecientes presupuestos a esta actividad.

Un claro ejemplo de ello es Phelps Dodge, el segundo productor de cobre a nivel mundial, que en Chile opera El Abra, Candelaria y Ojos del Salado. Como los yacimientos que opera son ya maduros, especialmente los de Estados Unidos, las nuevas tecnologías desempeñan un rol clave en su esfuerzo por compensar las bajas leyes del mineral, que constituyen una desventaja respecto a muchos de sus competidores.
“La tecnología ayuda a mejorar nuestra productividad en el tiempo”, asegura Red Conger, vicepresidente senior de Operaciones Mineras y Desarrollo en Sudamérica de Phelps Dodge Mining Company. Añade que en el ambiente altamente competitivo que se vive hoy las únicas compañías que sobrevivirán son las que controlan costos e implementan aquellos avances que las hagan más productivas. “Las empresas mineras tienen escaso control sobre el precio de los commodities que venden, por lo que el control de costos es algo imperativo para el aumento de su rentabilidad y el mejoramiento de los márgenes. En este contexto, la tecnología da un impulso clave al esfuerzo por controlar costos”, reitera.
En Phelps Dodge dos equipos profesionales radicados en Estados Unidos trabajan en la investigación y desarrollo de nuevos avances tecnológicos que se puedan aplicar a sus operaciones. Ambos grupos tienen su sede en Safford, Arizona. El Centro de Tecnología de Procesos se concentra en mejorar los métodos de extracción de cobre y el Grupo de Tecnología Minera investiga nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia de las operaciones mineras y reducir costos.

Menos ácido
En el área de Tecnología de Procesos el ejemplo más destacado es el desarrollo científico relacionado con la extracción por solventes y electroobtención. Un 70% del cobre proveniente de las operaciones de Phelps Dodge se produce usando SX/EW de modo que el Centro de Tecnología de Procesos dedica considerables recursos a potenciar ese proceso, incluyendo la lixiviación que lo precede.
“Nuestros competidores usan el proceso de electroobtención mucho menos que nosotros, de modo que cualquier avance en esta área nos da una ventaja competitiva permanente”, acota Conger.
Por medio de investigaciones realizadas en este Centro, Phelps Dodge descubrió cómo reducir sus requerimientos de ácido para lixiviación, bajando desde 2,4 a 1,4 libras de ácido por libra de cobre, lo que ahorra más de US$ 20 millones anuales en costos. “Este –dice el ejecutivo– es sólo un ejemplo de cómo la investigación y tecnología benefician al negocio minero”.