x

La minería sudamericana muestra sus cartas

Expomina en Perú, Argentina Mining y la Feria Internacional Minera de Colombia fueron instancias donde además de presentar productos se analizaron las perspectivas de la minería en esos países y en la región.

En esta segunda mitad del año Perú, Argentina y Colombia fueron sedes de exhibiciones mineras, en las cuales se mostraron equipos y se analizaron las perspectivas de la actividad minera tanto en sus respectivos territorios como a nivel regional.

Estos encuentros mostraron las diferentes realidades de cada uno de estos países: Perú destaca por su cartera de proyectos en curso y los que se espera entren en construcción; Argentina muestra un estancamiento en comparación con la década anterior, afectada por el panorama de los commodities a nivel global y la administración de la economía por parte de sus gobernantes; en el caso colombiano, sus actores buscan que la minería deje de ser una promesa y despegue para transformarse en una de las principales fuentes de empleo y de inversiones.

Feria en Perú
Expomina 2014, en Lima, recibió a más de 85.000 visitantes, albergó 1.100 stands y generó intenciones de negocios –según los organizadores- por US$500 millones. La muestra también sirvió para conocer los planes del gobierno de Ollanta Humala para acelerar las inversiones mineras.

Fue así como el ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, adelantó los alcances del nuevo reglamento ambiental minero, explicando que “hemos actualizado la norma de 1993 para adecuarla a los nuevos retos de esta actividad y a su integración con las consideraciones ambientales y sociales del día de hoy”.

Uno de los puntos más interesantes de la feria peruana fue conocer de parte de ejecutivos de empresas, el grado de avance y novedades en los proyectos mineros de sus compañías. David Garofalo, presidente y CEO de Hudbay Minerals, informó que el yacimiento de cobre Constancia, con una inversión de US$1.700 millones, comenzará a operar a fines de este año. Además, dijo que seguirán explorando con el fin de “sumar depósitos satélites a la línea de producción principal”.

Por su parte, Jorge Benavides, gerente de Asuntos Corporativos de First Quantum Minerals Perú, señaló que la firma prevé que el proyecto Haquira, en Apurímac, comience a construirse a fines de 2016. La operación tendrá una capacidad de producción de 230.000 tmf de cobre durante su primera década de operación y una vida útil de 20 años, requiriendo una inversión de US$2.800 millones.

También hubo noticias del proyecto greenfield Tía María y la ampliación Toquepala, de Southern Perú. El presidente ejecutivo de este grupo, Óscar González, dijo que la primera iniciativa debería iniciar su producción a fines de 2016, mientras que en la segunda dará curso próximamente a la ampliación de su concentradora que, con una inversión de US$1.100 millones, aumentará en 100.000 tmf anuales su producción de cobre.

Roque Benavides, presidente ejecutivo de Compañía de Minas Buenaventura, hizo referencia a los diversos proyectos que ha llevado a cabo la minera. Dentro de estos destacó la construcción de la central hidroeléctrica Huanza, con la cual el grupo puede abastecerse en un 100% con energía generada con agua. Otra iniciativa es la expansión de la planta de su mina polimetálica El Brocal, que le permitió expandir su capacidad de procesamiento de 6.000 tpd a 18.000 tpd. En el área de exploración, Benavides dijo que se están realizando campañas avanzadas en Tambomayo, Chucapaca y Trapiche.

Para el ejecutivo es crucial aprovechar las condiciones geológicas de la zona de Apurímac, “un departamento que tiene un enorme potencial minero, pero que no tiene minas en explotación”, precisó.

En tanto, el viceministro de Minas, Guillermo Shinno, declaró que a fines de este año Toromocho estará produciendo a plena capacidad. Aseveró que con este desarrollo, más los avances de Constancia, Toquepala, Tía María, Las Bambas y la ampliación de Cerro Verde, Perú producirá 2,7 millones de ton de cobre a 2016.

Argentina Mining
En la trasandina Provincia de Salta se llevó a cabo el evento Argentina Mining 2014, espacio donde los referentes de la industria del vecino país se congregaron para debatir acerca del presente y futuro de la actividad, reflexión donde se observó un panorama poco alentador. Como indicó Ricardo Martínez, socio gerente de la empresa Argentina Minera S.A. y miembro de la Cámara Minera de San Juan: “La inversión de Latinoamérica se mantiene bastante estable, pero la de Argentina es muy variable, llegando por momentos a ser ínfima respecto del total invertido, no solo en América Latina, sino a nivel mundial”.

Según el representante gremial, mientras que entre 2003 y 2005 el país era “top ten” en las inversiones internacionales mineras, actualmente las compañías no están haciendo exploración, “ni siquiera para proyectos brownfield”, enfatizó.

A juicio de Martínez, los factores que han llevado a que la minería argentina se encuentre estancada son: las restricciones a la remisión de utilidades, las modificaciones a los plazos de liquidación de exportaciones, los fuertes retrasos cambiarios y las voces que abogan por una estatización de la minería, todos elementos que -sostuvo- surgieron a comienzos de la década en curso.

“La estabilidad que prometimos en la década de 1990 no se plasmó en una realidad concreta. En Argentina un proyecto de doré tiene una presión fiscal del orden del 47% o más y un proyecto que produce concentrado llega casi al 54%; en otros países como Canadá, Chile o Perú está rondando el 40%”, advirtió, al tiempo que hizo notar, también, que para contar con una industria minera sostenible en el tiempo “hay que descubrir dos veces la cantidad de minerales que se van minando cada año; y eso no está sucediendo”, concluyó el ejecutivo.

Para Nivaldo Rojas, presidente de la consultora Rojas y Asociados, las medidas de urgencia para reimpulsar la minería en el vecino país son: lograr que las provincias de Mendoza y La Rioja salgan de su letargo político con respecto a la actividad; que el Gobierno tome el rumbo que imprimió la Ley de Inversiones Mineras; que se revisen los valores para conservar áreas mineras; que se liberen zonas de reservas provinciales; que se termine con el “matonaje sindical” y con las presiones sobre las empresas.

“¿Dónde está el futuro de la minería argentina? Está ligado a los llamados pórfidos de cobre, oro y molibdeno. Si tenemos quince operaciones funcionando, cualquiera podría decir que el crecimiento argentino en minería ha sido espectacular. No lo ha sido, porque hemos pospuesto El Pachón, hemos demorado Agua Rica, hemos demorado Pascua-Lama –por culpa de Chile quizá-, se politiza San Jorge y Paramillos en Mendoza, se aborta Potasio Río Colorado, se complica el desarrollo de Famatina, quedan en el limbo Los Azules y Taca Taca, se complican las operaciones de Patagonia (Joaquín, San Nicolás y Las Calandrias) y se ralentizan las operaciones existentes”, cuestionó Rojas.

Minería en Colombia
La X Feria Internacional Minera de Colombia, que se celebró en Medellín, congregó a cerca de 18.000 visitantes y alcanzó expectativas de negocios superiores a los US$150 millones, con una presencia de 427 stands comerciales. En el evento se abordaron las oportunidades de crecimiento para la minería en ese país y en los de la región, especialmente en los integrantes de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú).

El presidente ejecutivo de la recientemente estrenada Asociación Colombiana de Minería, Santiago Ángel, explicó que el carbón representa aproximadamente el 70% del negocio minero de ese país, por lo que la actividad se ha visto golpeada por el descenso en la cotización internacional del commodity. Un escenario complejo, ya que los principales demandantes (los países asiáticos) son también los actores más relevantes en el mercado de la extracción del hidrocarburo. Para este año el representante gremial proyectó que se producirán en la nación sudamericana entre 88 y 92 millones de ton del producto.

Respecto del futuro, Ángel estimó que a 2020 se invertirán en el sector minero unos US$7.000 millones, lo que permitiría, según sus palabras, “aumentar el recaudo (tributario) en US$4.000 millones, la creación de al menos 40.000 puestos de trabajo, y el crecimiento del PIB minero en cerca de dos puntos porcentuales”.

El ministro de Minas y Energía de Colombia, Tomás González, reconoció que la institucionalidad “no se mueve a la velocidad que el sector requiere”. El secretario de Estado adelantó que se está elaborando un catastro minero que debiera estar listo durante el primer semestre de 2015, así como el registro de comercializadores, que “nos va a ayudar a tener más trazabilidad y más control respecto de cómo se están comercializando los minerales”.

El viceministro de Minas de Colombia, César García, opinó que su país debe tomar como ejemplo diversos aspectos positivos de otras naciones mineras de la región, como el caso del apoyo que el Estado en Chile entrega a los pequeños y medianos productores por medio de Enami; el desarrollo conjunto de la industria energética y minera en México; y lo que hizo Perú al aprovechar el súper ciclo del cobre para atraer inversión y así hacer crecer la industria minera local.

En el marco de la feria, la Oficina Comercial de Chile en Colombia (perteneciente a ProChile) y el Comité de Inversiones Extranjeras organizaron un seminario que trató sobre las oportunidades de inversión extranjera en el país. En la ocasión, Sergio Hernández, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre, Cochilco, habló sobre el panorama minero chileno y sus perspectivas.