x

GlencoreXstrata: Primeros resultados tras la fusión

A casi un año de la unión de ambas compañías, la nueva empresa minera incrementó en un 26% su producción en 2013 frente al año anterior, liderando el ranking de las firmas que más aumentaron sus volúmenes de cobre mina producidos.

Con el pie derecho partió este año la compañía GlencoreXstrata, luego que las cifras de producción dadas a conocer por las principales empresas mineras del mundo correspondientes al periodo 2013, revelaran que esta firma fue la que más creció respecto del año precedente, ubicándose en el tercer lugar de la tabla de mayores productores de cobre mina.

Glencore, tras su fusión con Xstrata, sumó una producción de 1,49 millón de toneladas del  metal rojo, superando en 306.900 ton el volumen obtenido en 2012, que fue de prácticamente 1,19 millón de ton y que equivale a un incremento de 26%. Glencore Xstrata pasó de producir en tres años 1 millón de ton de cobre hace tres años a casi 1,5 millón en 2013, es decir, un crecimiento de 50%.

De esta forma, considerando las compañías que registraron los mayores aumentos en producción de cobre el año pasado, a continuación de GlencoreXstrata se ubican la estadounidense Freeport McMoRan con 212.000 toneladas adicionales respecto de 2013 y Anglo American con 115.000 ton más, mientras que Rio Tinto, BHP Billiton, Codelco y Antofagasta Minerals crecieron en conjunto 226.000 ton.

En la actualidad GlencoreXstrata cuenta con más de 90 oficinas distribuidas en 50 países. La compañía es la combinación de un productor integrado y un comercializador de productos con una cartera importante de activos industriales, esquema bajo el cual aspira a capturar valor en cada etapa de la cadena de suministro, desde el abastecimiento de materias primas a la entrega de productos a una base de clientes internacional.

La empresa está estructurada en tres áreas de negocios: productos de energía (petróleo y carbón), agrícolas (granos, aceites/semillas oleaginosas, algodón y azúcar) y metales y minerales. Esta última se centra en cobre (su principal commodity), níquel, zinc/plomo, aleaciones, alúmina/aluminio y mineral de hierro. Tiene intereses en toda la cadena de producción, vale decir, mina, fundición, refinación y almacenamiento.

Hoy GlencoreXstrata posee un 8,1% del mercado mundial de la producción de cobre. Para el caso de Chile aporta con sus faenas Doña Inés de Collahuasi, donde posee un 44% de la propiedad, Altos de Punitaqui y Lomas Bayas. También es dueña del 100% de la fundición Altonorte y propietaria del 49% del proyecto eléctrico Energía Austral, en Aysén.

Resultados de sus operaciones

De acuerdo con el reporte financiero de GlencoreXstrata de 2013 y considerando el 44% que esta compañía posee en Collahuasi, su producción de concentrado de cobre en esta operación subió a 183.100 ton frente a 107.900 ton de 2012, lo que se traduce en un incremento de 70%.

En relación con la producción de plata en concentrado, la compañía registró en esta faena 2.217.000 onzas en comparación con 1.334.000 onzas alcanzadas en 2012, lo que equivale a un incremento de 66%.

En la operación Antamina, de Perú, la producción de cobre correspondiente a su participación en la propiedad (33,75%) llegó a 149.500 ton en 2013 frente a las 150.800 ton de 2012, lo que significa un retroceso de 1%.

El mismo reporte detalla, además, que la producción total de cobre en concentrado sumando las operaciones de Alumbrera en Argentina, Lomas Bayas en Chile, y Antapaccay y Tintaya en Perú, totalizaron 260.400 ton en 2013, frente a 190.600 ton registradas del año previo, lo que representa un incremento de 37%. La producción de plata en concentrado y doré se mantuvo en torno a los 2,2 millones de onzas en estas faenas.

La fusión de Glencore-Xstrata

La historia de la fusión de las empresas Glencore y Xstrata tiene como hito mayo del año pasado, cuando ambas compañías inician su transformación en una sola empresa (GlencoreXstrata) luego de una operación que ascendió a cerca de US$30.000 millones y cuya negociación se extendió por 14 meses.

Esta partió siendo una operación financiera y empresarial de empresas iguales, donde Iván Glasenberg, director ejecutivo de Glencore y el propietario en ese entonces del 8% de sus acciones, era quien pretendía fusionar ambas compañías. Al pasar los meses, especialmente a causa de las negociaciones entre Glencore y uno de los principales accionistas de Xstrata, que era el fondo de riqueza soberana de Qatar, los planes cambiaron, y el resultado en la práctica fue que Glencore compró a Xstrata.

El acuerdo, por sus montos, se trasformó en una transacción histórica para la minería. Sin embargo, dadas las características de monopolio de la mega empresa en formación, el pacto debió pasar por la aprobación de la Unión Europea, Sudáfrica y China.

La comisión Europea estaba inquieta por la participación que tendría GlencoreXstrata en el mercado del zinc, y se llegó a acuerdos confidenciales para no romper las leyes antimonopolio. Sudáfrica, en tanto, debía asegurar que su compañía de Electricidad, Eskom, mantuviera precios favorables para la compra del carbón, que representa el principal combustible fósil para alimentar el consumo energético del país.

Por su parte, China logró que GlencoreXstrata vendiera su mina de cobre Las Bambas, en Perú, que sería adquirida por una empresa multinacional china. Además, Glencore acordó con las autoridades del país asiático compromisos de suministro por ocho años, que incluyen entrega de cobre, zinc y plomo.

Una vez concretada la fusión, la nueva compañía explicó por esos días que la operación correspondía al “siguiente paso lógico para dos negocios altamente complementarios”. En el caso de Xstrata, esta aportaba su mayor experiencia y habilidad en la producción de materias primas, mientras que Glencore lo hacía con su expertise y agilidad en la parte de marketing y comercialización.

Actualmente la empresa fusionada es también productor y comercializador de más de 90 productos que se transforman en bienes utilizados en la vida cotidiana, tales como teléfonos móviles, bicicletas, cubiertos, plásticos y electricidad, a clientes en industrias que van desde la automotriz a la elaboración de alimentos y energía.