x

Revista Minería Chilena Nº460

octubre de 2019

Destacando el liderazgo de la Región de Antofagasta como la principal unidad territorial generadora de Chile, así como el papel que juega para avanzar en el proceso de descarbonización que impulsa el país, se inició el XVII Foro Eléctrico del Norte, ForoNor 2019, evento organizado por Grupo Editec en la capital regional y que contó con más de un centenar de asistentes.

En la oportunidad, el presidente de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), Marko Razmilic, hizo notar que esta zona aporta en total más de 6.000 MW al sistema, de los cuales el 19% corresponde a energías renovables.

Asimismo, se refirió a los proyectos energéticos concretados y en carpeta, destacando el avance que han tenido las iniciativas vinculadas a ERNC. Razmilic mencionó que a contar de 2014 comenzó a operar en la comuna de Calama el Parque Eólico Valle de los Vientos, de 90 MW. Posteriormente, en 2015, ingresaron las plantas fotovoltaicas María Elena, de 72,8 MW; San Pedro III, de 30,2 MW en Calama; Lalakama, de 71,5 MW y el Parque Eólico de Taltal, de 71,50 MW.

El dirigente empresarial subrayó, además, la importancia de las 11 plantas fotovoltaicas con una capacidad total de 544 MW que se proyectan en la zona, así como una central geotérmica de 40 MW y una planta de concentración solar de 110 MW.

“Se avecinan importantes cambios como la descarbonización, la incorporación de energías renovables y proyectos de autoconsumo, además del desarrollo del hidrógeno verde y del Instituto de Energías Limpias que se instalará en la región”, añadió.

Descarbonización

Rodrigo Palma, académico de la Universidad de Chile y líder de la mesa de Mitigación y Energía formada para la COP25, abordó el rol de la sociedad ante los anuncios y compromisos del gobierno sobre descarbonización y carbono neutralidad, en el contexto de la actual crisis climática y de la cita internacional, que se realizará en Santiago entre el 2 y 13 de diciembre.

El especialista indicó que el plan de descarbonización que se impulsa para el retiro de ocho centrales termoeléctricas a 2025, representa el 19% de la capacidad instalada de generación térmica con este combustible, agregando que también existen otras medidas de mitigación, como la exportación de energía eléctrica y de combustibles sintéticos en la región.

Además, mencionó la importancia de desarrollar el concepto de minería solar, para utilizar estas tecnologías de generación en los procesos de la industria extractiva -donde la Región de Antofagasta también es líder-, junto con proyectos de mediana y pequeña escala de energía solar para el turismo, la agricultura y la pesca.

El secretario ministerial de Energía de Antofagasta, Aldo Erazo, insistió en la relevancia del proceso de descarbonización que se realiza en la zona, con el retiro de las unidades a carbón en Mejillones y Tocopilla, señalando que este hito irá acompañado con la evaluación de la seguridad para el sistema eléctrico y el impacto social en las comunas donde se emplazan las termoeléctricas, para una adecuada conversión laboral.

Cristóbal de la Maza, jefe de la División de Medio Ambiente y Cambio Climático de la cartera de Energía, afirmó que el desafío para la reducción de las emisiones de carbono va asociado con abordar el impacto social que plantea, por lo que indicó que uno de los principales retos a futuro es que los proyectos de energía renovable o de plantas desalinizadoras se puedan instalar en las zonas donde se ubican las termoeléctricas que se retirarán del sistema eléctrico nacional.

El especialista también subrayó el potencial que tiene el hidrógeno para reducir las emisiones, asegurando que un 20% de la meta de carbono neutralidad se podría materializar a través del uso del hidrógeno verde, producido con energías renovables, en la industria minera.

En el marco de ForoNor el jefe Prospectiva y Análisis Regulatorio del Ministerio de Energía, Carlos Barría, sostuvo que a inicios del próximo año comenzará la actualización de la política energética, lo que incluirá los últimos cambios tecnológicos y regulatorios que se han realizado en el sector, en un proceso de diálogo con las comunidades y que se iniciará en regiones, comprendiendo también el desarrollo de mesas técnicas.