x

Revista Minería Chilena Nº458

agosto de 2019

Foro Litio 2019: Expertos preocupados por trabas para aumentar producción de Litio en Chile

Ejecutivos y analistas vinculados con este mineral coincidieron en que los royalties y restricciones aplicados en el país le están haciendo perder terreno frente a competidores.

Entre los diversos actores vinculados a la industria del litio existe consenso en que la demanda por este mineral experimentará un fuerte aumento en la próxima década, principalmente por el impacto de la electromovilidad. Asimismo, sostienen que para llegar con buen pie para aprovechar ese boom, los países tienen que empezar ahora a desarrollar los nuevos proyectos en carpeta, dado que se trata de iniciativas complejas que pueden demorar hasta siete años en su materialización, considerando los tiempos requeridos  para estudios, permisos, desarrollo y puesta en marcha.

A la luz de este escenario, los participantes en el reciente Foro del Litio 2019, coincidieron en advertir que Chile -hasta hace poco el principal productor de litio mundial, pero ya desplazado por Australia- se está quedando atrás y debe reaccionar pronto para aprovechar esta ventana que se abre.

La causa de esta pérdida de terreno la atribuyeron a las restricciones que supone el carácter no concesional que tiene este producto en el país -con solo dos productores autorizados-, sumado al ruido que genera al avance de la iniciativa legislativa que busca declarar “de interés nacional la explotación y comercialización del litio”.

Por el contrario, competidores directos como Australia y Argentina están trabajando por impulsar la producción.

En esta línea, Pablo Terrazas, desde su nuevo cargo como presidente ejecutivo de Corfo, sostuvo en su presentación en el encuentro -organizado por Editec- que este mes de agosto el Gobierno pretende dar a conocer su Estrategia Nacional del Litio. Indicó que esta visión para el futuro del sector –promovida por el propio Presidente Sebastián Piñera- considera un esfuerzo conjunto tanto público como privado. “Así lo recoge el anuncio que se hará este mes”, adelantó.

Terrazas hizo notar que hasta ahora el sector se ha visto restringido por una discusión que calificó de ideológica, la cual ha impedido que avancen nuevos proyectos.  “Si hacemos las cosas bien vamos a poder mantener nuestra participación de mercado”, puntualizó; todo un desafío teniendo en cuenta el fuerte aumento previsto en la producción mundial de este mineral.

El ex subsecretario de Minería también se refirió a la fallida experiencia del primer proceso para impulsar mayor valor agregado en la producción local de litio, toda vez que optaron por retirarse los tres consorcios elegidos en el marco del convenio que se logró entre Corfo y Albemarle, para que la multinacional vendiera a esas empresas el 25% de su producción a un precio preferente. “Hemos tenido una experiencia no exitosa”, admitió Terrazas, por lo que dijo que están monitoreado para que el nuevo proceso asociado al acuerdo con SQM, para que tenga un resultado distinto.

Escenario incierto

En cuanto al escenario actual que enfrenta la industria del litio, con una caída en sus precios, Daniela Desormeaux, CEO de SignumBox, planteó en el foro que “estamos en un entorno muy incierto”, donde el gran responsable es el conflicto comercial que mantienen Estados Unidos y China.

No obstante esta situación coyuntural, la experta sostuvo que los fundamentos de este mineral se mantienen sólidos. De hecho, dijo que se proyecta un crecimiento en la demanda mundial de entre 12% y 14% promedio anual, por los próximos 20 años.

En este sentido, hizo hincapié en que la electromovilidad aparece como el principal motor, afirmando que “no es algo del futuro; ya está”. Para refrendar esto, detalló que a abril de este año ya había 5,6 millones de unidades de vehículos eléctricos en el mundo, añadiendo que el segmento de las baterías de ion litio es el más relevante hoy en la demanda mundial del mineral, con el 50%.

Con respecto a la baja de precios que ha experimentado el litio en el último año, le puso paños fríos, señalando que obedece más bien a una normalización de estos valores, y que en todo caso se encuentran en niveles muy superiores en comparación al retroceso mostrado por la cotización de otros commodities.

Producción

El Foro del Litio también contó con un panel en que participaron ejecutivos de las dos productoras autorizadas en el país: Albemarle y SQM, los cuales hicieron hincapié en que están desarrollando proyectos que les permitirán incrementar su producción en el mediano plazo.

Ellen Lenny-Pessagno, country manager de Albemarle, dijo que avanzan en la construcción de la tercera fase de su planta en La Negra, la cual les permitirá duplicar su capacidad. Cabe señalar que el CEO global de la compañía reconoció posteriormente ante inversionistas mundiales que a la luz del escenario actual de menores precios, la compañía ha optado por postergar algunas de sus inversiones, como el proyecto de carbonato de litio en Chile, que debía comenzar a operar después de 2021.

En tanto, Pablo Altimiras, vicepresidente de Negocios de Litio y Yodo de SQM, sostuvo que están destinando unos US$380 millones a sus iniciativas vinculadas con incrementar su producción de carbonato de litio –con lo cual esperan alcanzar las 120.000 ton anuales- y dos líneas de hidróxido de litio.

Victoria Paz, directora de Estrategia y Sustentabilidad de Corfo, afirmó que el gran desafío que tiene Chile es mantener la actual producción de litio, reconociendo que “estamos con los tiempos muy justos” para ingresar con proyectos listos cuando se dé el boom de la demanda.

En el caso de Argentina, país que se ha mostrado muy activo en la promoción de este mineral, Gabriel Rubacha, presidente de Operaciones de Lithium Americas, indicó que existen unos 20 proyectos en distinto grado de avance en el vecino territorio, pero de ellos sólo dos están en construcción.

El ejecutivo coincidió en que se trata de iniciativas que toman bastante tiempo en materializarse, precisando que hoy el gran reto es asegurar a los inversionistas que un  proyecto es sólido y viable en sus diferentes facetas (económica, social, ambiental).

Con respecto a la posibilidad de incorporar en Chile mayor valor agregado a este mineral, pasando a generar baterías o componentes para unidades, Ellen Lenny-Pessagno comentó que actualmente son unos 50 los fabricantes de cátodos para baterías en el mundo -donde se emplea el carbonato de litio, junto con otra serie de elementos-, y la tendencia es a que se consoliden. Para más detalle, dijo que son sólo cinco los principales productores de baterías, y tanto estos actores como las compañías automotrices (que serán las principales consumidoras) quieren tener más control de toda la cadena.

Electromovilidad: motor de la industria

La electromovilidad fue resaltada en el Foro del Litio como una de las tendencias que explica la mayor demanda por el mineral, en circunstancias que, en visión de Víctor Rodríguez, Principal Consultant del CRU, en torno al año 2025 se produciría el punto de inflexión en torno a la adopción de los vehículos eléctricos, debido a la disminución de sus costos, sumado a los incentivos que diversos gobiernos están implementando.

Añadió que a 2040 más de 60% del total de los vehículos mundiales sería eléctrico, y que las empresas automotrices están enfrentando dificultades para satisfacer la demanda.

Su presentación fue complementada por Marcelo Valdebenito, subgerente de Comunicaciones de Albemarle, quien expresó que las personas que compran un auto eléctrico desean saber de dónde viene y cómo fue producido el litio que lleva el vehículo: su trazabilidad.

Orlando Meneses, gerente comercial de BYD, afirmó que existe una “oportunidad gigantesca” de generar un apalancamiento tecnológico con las empresas chinas. Junto con ello, dijo que es importante avanzar en el desarrollo de soluciones orientadas a aprovechar la segunda vida de las baterías, considerando las opciones de utilizarse en sistemas de almacenamiento, luego que dejan de ser usadas en buses.

Además, destacó las oportunidades que proporciona la electromovilidad en la minería, especialmente para el traslado de los trabajadores hacia y dentro de la faena, en especial en el caso de las operaciones subterráneas, debido a la reducción de emisiones y, por ende, en los costos de ventilación.