x

Revista Minería Chilena Nº454

abril de 2019

Financiamiento de exploración minera temprana: Todavía invisible para el mercado de capitales

La falta de capacidad para atraer recursos hacia este tipo de proyectos en el país muestra la necesidad de revisar los mecanismos de fomento vigentes, junto con introducir nuevos incentivos para disminuir los riesgos de inversión.

“Chile posee una brecha importante respecto de países referentes tanto a nivel de participación de empresas junior en el gasto en exploración, como en el vínculo entre el sector minero y el sector financiero”.

Esta conclusión forma parte del diagnóstico de la Comisión de Productividad entregado en 2017 acerca de las debilidades que muestra la minería chilena del cobre, en relación con la capacidad de atraer inversión para proyectos de exploración greenfield.

Este tema fue central en la agenda del ministro de Minería, Baldo Prokurica, durante la Convención de la Prospectors & Developers Association of Canada (PDAC), realizada en marzo pasado en Toronto.

La “carta de presentación” de la delegación chilena en PDAC fue el documento de promoción “Chile: País de Oportunidades en Inversión y Desarrollo”, que contiene información de 25 proyectos de exploración ubicados en distintas regiones del país.

En la introducción del texto, Francisco Acuña y Laura Brangwin, especialistas de la consultora Kura Minerals, resaltan que la competitividad en esta área constituye la base de la sustentabilidad futura de la industria.

“Chile aún posee las mayores reservas globales de cobre y litio conocidas del mundo, lo cual será indispensable para impulsar la nueva economía del sector energético. Sin embargo, el futuro del país como polo minero internacional dependerá del nivel de exploración para gatillar el descubrimiento de nuevos yacimientos, y así sostener el suministro futuro”, resaltan los profesionales.

Brechas persistentes

Las escasas oportunidades de captar recursos a través de instrumentos financieros, es uno de los factores que limitan la participación de proyectos de exploración temprana en el presupuesto general del área.

No se trata de un tema nuevo. Ya en 2016 Cesco reunió a representantes de instituciones públicas y privadas y consultores independientes, para elaborar un reporte que, entre otros asuntos, revisara las barreras para el flujo de recursos hacia esta actividad.

Las escasas oportunidades de captar recursos a través de instrumentos financieros, es uno de los factores que limitan la participación de proyectos de exploración temprana en el presupuesto general del área.

El informe “Restricciones que impiden el aumento de la exploración en Chile” entrega un análisis comparado entre nuestro país y otros distritos mineros líderes. Al respecto, el documento sostiene que “en mercados de capitales especializados de países con características similares a Chile en cuanto a recursos mineros, como Australia y Canadá, sí existe inversión en minería y exploración. Por esto, donde existen y se aplican herramientas y entornos adecuados para apreciar y clasificar dicho riesgo, este problema no está presente”.

En relación con el anterior, los autores del informe de Cesco concluyen que, dadas las restricciones en el mercado de capitales, “es esperable que sólo unos pocos yacimientos logren niveles de inversión y éxito y, en consecuencia, que exista una gran cantidad de pertenencias exploradas de manera insuficiente o simplemente mal exploradas”.

La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) ha puesto atención en este problema, a través del contacto con actores del sector minero vinculados directamente con la materia. Consultado por MINERÍA CHILENA, la respuesta institucional del organismo es que en los últimos años no se han observado aperturas bursátiles e inscripciones de deuda asociadas a proyectos del sector, cuyos titulares sean empresas pequeñas y medianas.

No obstante, la entidad hace ver que este fenómeno también se ha observado en relación con otras industrias, por lo que esta situación “podría estar explicada porque existen mecanismos de financiamiento distintos para proyectos de menor tamaño que podrían presentar menores costos, como es el caso de fondos de inversión y programas de Corfo, entre otros”.

Revisión de resultados

Las asimetrías de información y la escasa visibilidad de los proyectos de exploración temprana, son dos aspectos que están perjudicando el progreso de este tipo de operaciones.

Como una forma de aportar a la solución de este problema, desde 2014 está vigente un acuerdo de colaboración entre la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS) y la TSX Venture Exchange (TSXV), filial de la Bolsa de Toronto de Canadá (TMX Group Limited). También están involucrados el Ministerio de Minería de Chile y cuatro comisiones de regulación canadienses con jurisdicción en las provincias de Alberta, Quebec, British Columbia y Ontario.

Uno de sus pilares es facilitar la presencia en ambas plazas bursátiles de mineras pequeñas y medianas dedicadas a la búsqueda de nuevos yacimientos. Lo anterior implicó la creación de un nuevo segmento de capital de riesgo (venture) en la BCS.

Paralelamente, desde hace una década está operando el sistema de formación y certificación de las llamadas “personas competentes en recursos y reservas mineras”, cuya gestión está encargada a la Comisión Calificadora de Competencias en Recursos y Reservas Mineras (Comisión Minera), de acuerdo a la Ley N°20.235 y a la Norma de Carácter General N°294 de la Superintendencia de Valores y Seguros, SVS (actual CMF).

Solamente estos especialistas, que actualmente suman 373 y de los cuales 336 están en categoría de vigentes, pueden suscribir o emitir un informe técnico para informar y reportar prospectos de exploración, recursos y reservas mineras para una oferta pública de valores, así como suscribir o emitir reportes públicos en esta materia.

Los incentivos tributarios aparecen como una fórmula para estimular la actividad. En países mineros como Canadá y Australia se han incorporado este tipo de herramientas con favorables resultados.

En el marco de la PDAC 2019, el ministro Prokurica evaluó el nivel de efectividad de las instancias antes mencionadas, resaltando que requieren reformas. En conversación con MINERÍA CHILENA reconoció que “por alguna razón en este tema no hemos visto los resultados que todos esperábamos; en el Ministerio buscamos generar una instancia para que esto camine, porque sin lugar a dudas, es necesario para el sector”, comentó.

Al respecto, Sergio Vicencio, presidente de la Comisión Minera, opina que el gran atractivo de Chile como destino de inversión en minería ha derivado en un acceso razonable a capital para este tipo de proyectos. Con todo, reconoce que “aún se puede hacer mucho en diversos aspectos que han sido discutidos y promovidos en diferentes foros, tales como disponibilidad de buena información precompetitiva, acceso a propiedad minera inactiva y  medidas de fomento al capital de riesgo, entre otros”.

Vicencio enfatiza que lo que está “al debe” es el sistema de captación de recursos en el mercado bursátil, dado que no ha logrado atraer a los inversionistas. “El rol de las personas competentes como garantes de reportabilidad válida ha sido profesional, fundamental, de gran calidad técnica y reconocido internacionalmente”, remarca.

En tanto, Karol Oyanader, abogada y socia de Oyanader y Cía., advierte que el atractivo para esta actividad muestra señales de debilitamiento. “Chile sigue liderando los gastos en exploración en Latinoamérica, pero desde 2012 a la fecha el monto se ha reducido, por lo que se deben buscar nuevos mecanismos de financiamiento”, resalta.

Renovar incentivos

Entre sus conclusiones, el informe de Cesco sostiene que la configuración de un mercado desarrollado para el financiamiento de exploraciones con mayor riesgo, requiere establecer programas de difusión y capacitación especializada para el acercamiento entre el sector minero y de capitales.

Así, las instancias que busquen disminuir las asimetrías de información debieran incluir materias como análisis y valorización de proyectos mineros, requisitos y procedimientos para la entrada a mercados bursátiles, entre otras.

“De otra forma, adoptar políticas o buenas prácticas de países exitosos en la materia puede no tener los resultados esperados”, advierte el documento.

Por su parte, la CMF está revisando el marco jurídico vigente para detectar barreras que inhiban la participación de distintos actores en los mercados bajo su regulación. Este análisis incluye la normativa que establece las exigencias de inscripción para abrir los proyectos al sistema bursátil.

Los incentivos tributarios también aparecen como una fórmula para estimular la actividad. “Destaco la práctica de Canadá en que se permite que los gastos en exploración y desarrollo sean deducidos de la renta imponible, por los accionistas de las empresas mineras que incurren en ellos”, plantea la abogada Karol Oyanader.

La especialista también se refiere al caso de Australia, donde las pequeñas y medianas mineras pueden recurrir a los “Pooled Development Funds” (PDFs), que dan acceso a capital, junto con otorgar beneficios impositivos, siempre que se cumplan un conjunto de condiciones predefinidas.

En el caso del Ministerio de Minería, se está trabajando en apoyar la activación del mercado venture a través de la preparación técnica y comercial de las iniciativas, para facilitar su ingreso a esta plataforma.

“Queremos lograr que mineras junior se conviertan en referentes de otras de su tipo para avanzar definitivamente en este tema. Es factible elegir algún proyecto que tenga madurez y sea claramente beneficioso, para poder sacarlo adelante y con eso generar una cadena que sume a otros”, plantea el ministro Prokurica.