x

El panorama cuprífero de Teck en Chile

El foco de la minera para 2015 estará en la optimización de sus minas existentes y en el avance de sus proyectos.

Teck está presente en Chile a través de la operación de las minas Carmen de Andacollo y Quebrada Blanca.Esta últimaprodujo en el ejercicio anterior 48.000 toneladas de cobre en cátodos, en comparación con las 56.200 ton de 2013. Pese al envejecimiento de la planta y las menores leyes, el plan de reestructuración que se estrenó hace dos años con el foco en la reducción de costos, el reacondicionamiento de infraestructura y en mejorar el rendimiento de la producción, ha permitido “una operación continua y con utilidades”, consigna el informe de Teck para 2014.

Carmen de Andacollo, en tanto, produjo el año pasado 67.500 ton de cobre fino contenido en concentrados, cantidad menor a las 76.800 ton que extrajo en 2013, como consecuencia del deterioro en las leyes y por paradas no planificadas, lo que incluye la falla en un transformador en el tercer trimestre de 2014. En el caso de la producción de cobre en cátodos fue de 4.300 ton el ejercicio último, algo inferior a las 4.400 ton de 2013, también por las menores leyes.

La minera estima que la producción de esta unidad será el presente año de 65.000 a 70.000 ton de cobre fino en concentrado y de aproximadamente 4.000 ton de cobre contenido en cátodos. Esta línea de producción se mantendría al menos hasta fines de 2015, y podría extenderse “dependiendo de la economía y de los recursos minerales disponibles, lo que incluye la posibilidad de reprocesar material previamente lixiviado”, ha dicho la compañía.

Proyectos

Teck ha seguido trabajando para la aprobación del proyecto Quebrada Blanca Fase 2, aunque a un ritmo menor en comparación con 2013, reconoce. Hizo esfuerzos en la reducción de costos de capital y en la mejora del plan minero, usando actualizaciones en el modelo de recursos. La canadiense espera presentar nuevamente un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), una vez que se obtenga la aprobación ambiental para las instalaciones del mineral supérgeno, lo que no sucederá por lo menos hasta el último trimestre de este año.

El proyecto Relincho, por otro lado, completó su estudio de factibilidad en 2014, el cual concluye que el desarrollo de una concentradora de 173.000 tpd y la infraestructura asociada costará aproximadamente US$4.500 millones, con una vida útil estimada de 21 años.  Durante este año se continuará con estudios de optimización del proyecto, que se enfocarán en la reducción de costos de capital y operacionales. Según el Catastro de Proyectos de Cochilco, esta iniciativa está en condición “potencial” con una puesta en marcha estimada para 2021.