x

El acento en la prevención

En los últimos meses una serie de fallecimientos ha enlutado a la minería, relevando la importancia de controlar los riesgos a los que están expuestos los trabajadores y de adecuar su capacitación a la dinámica y condiciones particulares de esta actividad.

Los modelos alineados a la identificación y control de los factores de riesgos en la extracción y proceso del mineral, como en las operaciones y especialidades que soportan el desarrollo de la actividad, son la principal estrategia de prevención que se aplica actualmente en la industria minera.

Especialistas en la materia recalcan la importancia de diferenciar el peligro del riesgo, entendiendo el primero como la fuente capaz de ocasionar daño, mientras el segundo se relaciona con lo que puede ocurrir si nos exponemos a dicha fuente.

En las faenas mineras es posible encontrar un largo listado de potenciales peligros, entre ellos: equipos, herramientas, condiciones geográficas y climáticas. Sin embargo, “lo importante no es identificar los peligros ni evaluar los riesgos, sino controlarlos”, afirma Jonathan Rubina, prevencionista de riesgo de la empresa Rema Tiptop, quien puntualiza que lo primero es velar por el cumplimento legal en la relación trabajador-empresa, incluyendo el contrato de trabajo, exámenes de salud, entrega de reglamento interno, entre otros. Luego se implementan herramientas que permitan identificar peligros, así como evaluar y controlar los riesgos a los que están expuestos los trabajadores.

“Es acá donde se desarrollan los procedimientos de trabajo, matrices de riesgos, instructivos para estandarizar la forma de hacer las cosas en el trabajo. Actualmente, y sumados a las actividades ya mencionadas, están los sistemas de gestión integrados, los cuales entrelazan la calidad, seguridad y medio ambiente en las actividades desarrolladas”, explica Rubina.

Arturo Cares, gerente de Prevención de la Asociación Chilena de Seguridad (Achs), comenta que una de las principales líneas de trabajo que aplican es la capacitación, adecuándola a la dinámica, condiciones y ritmos de los procesos mineros, con una componente principalmente práctica. Ello se materializa por medio de la vivencia virtual de condiciones de peligro, con el uso trailers (móviles) y equipos digitales, de manera que el trabajador internalice la importancia de los controles y el autocuidado.

El especialista hace ver que es fundamental no descuidar a aquellos trabajadores nuevos que se insertan en el mundo de la minería. “Es importante efectuar los acompañamientos necesarios, a afecto de asegurar que alcancen una madurez en materia de conciencia de seguridad laboral”, indica.

Accidentes
En los últimos meses una serie de fallecimientos ha enlutado a la minería. A comienzos de septiembre, Diego González, de 35 años y jefe de Operaciones de la planta concentradora de Sierra Gorda, perdió la vida tras caer de la plataforma del área de molinos. Días después, en Minera Los Pelambres la operadora Elena Ávila, de 25 años, se transformó en la primera mujer minera en sufrir un accidente fatal en Chile, luego de caer unos 20 metros con el camión tolva que conducía.

A fines de septiembre, la caída de material al interior de la mina Rafaela (en Cabildo, Región de Valparaíso), provocó la muerte de un trabajador. Más recientemente, a comienzos de octubre, otro evento involucró a tres contratistas de Enaex, cuya camioneta desbarrancó en Minera Centinela, también con resultado fatal.

En tanto, el 20 de octubre falleció un contratista en el proyecto Nuevo Nivel Mina El Teniente, mientras prestaba servicios en la subestación N°3 del Adit 74.

Según las cifras oficiales, hasta septiembre de 2014 un total de 14 personas había fallecido trabajando en minería (la cifra incluye los dos accidentes fatales de Sierra Gorda y Los Pelambres), cantidad que se compara con los 18 fallecidos a igual mes en 2013. Este año (siempre considerando los primeros nueve meses), la mayor parte de los accidentes fatales estuvo relacionada con caída de roca, mientras en 2013 la principal causa fue caída de altura.

Ante los últimos hechos lamentables, la ministra de Minería, Aurora Williams, recalcó que los estándares de seguridad en el sector son de muy buen nivel, pero que la ocurrencia de estos accidentes revela que aún hay espacio por mejorar. “Acá debe existir el compromiso de todos. Debe haber una mayor fiscalización y que el fiscalizado, a su vez, aplique las medidas correctivas, para asegurar que todos los trabajadores lleguen sin novedades a sus hogares”, manifestó la secretaria de Estado, enfatizando la relevancia del autocuidado.

Por su parte, el Intendente de la Región de Antofagasta, Valentín Volta, anunció que la Comisión de Higiene y Seguridad que conforman Salud, la Dirección del Trabajo y el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) se abocarán a una fiscalización más integral. “Se viene la nueva política de seguridad laboral del país, que contará con las experiencias y el trabajo en terreno de distintos actores regionales como la Federación Minera y sus trabajadores”, subrayó.

Mayor presencia territorial
El Sernageomin, a través de la agenda de fortalecimiento de la seguridad minera, incrementará su presencia territorial, para lo cual creará tres nuevas direcciones en las regiones de O’Higgins, Los Lagos y Aysén. Según el director nacional de la entidad, Rodrigo Álvarez, en la primera de ellas existe una necesidad de fiscalización en yacimientos como el de la División El Teniente de Codelco “y muchas instalaciones de pequeña minería, que requieren un control más cercano”.

Asimismo, se ha creado la figura del Encargado Nacional de Fiscalización y Seguridad Minera, con la cual se busca avanzar en el mejoramiento de calidad, la cobertura y homogenización de criterios de fiscalización. Se implementa una nueva política de seguimiento de los hallazgos detectados, con la finalidad de utilizar la experiencia de accidentes y la estadística como una fuente de retroalimentación.

Al respecto, la autoridad precisa que se apunta a “disponer de más, pero sobre todo mejores fiscalizaciones de la seguridad minera”, para lo cual el Sernageomin pasará de 69 a 80 profesionales fiscalizadores al término de 2014. Además, desde julio pasado estos operan con el programa computacional Simin on line, que permite ingresar el resultado de las fiscalizaciones a una red institucional, para asociar faltas pesquisadas in situ con tipificaciones de los artículos del Reglamento de Seguridad Minera y recomendaciones de mejora. De esta manera se estandariza la fiscalización y los profesionales conocen de inmediato las sanciones en cada caso.

Normativas
En nuestro país existen varias normas que regulan la seguridad laboral y prevención de accidentes en el trabajo: el Reglamento de Seguridad Minera (DS 132), la Ley 16.744 de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, el Reglamento de Prevención de Riesgos (DS 40), el DS 54 sobre constitución y funcionamiento de comités paritarios de Higiene y Seguridad, así como el Código del Trabajo.

Asimismo, tenemos estándares internacionales enfocados en la prevención: OHSAS 18001 sobre Seguridad y Salud Ocupacional en el trabajo y la ISO 9001 sobre Calidad en los procesos.

Los expertos trabajan con las denominadas observaciones de conducta, como herramienta para evidenciar las desviaciones que el personal está presentando, por ejemplo, el no uso de Elementos de Protección Personal (EPP). Una vez revisadas y cuantificadas estas observaciones, se determina el plan de acción a seguir y se define el método para capacitar a los trabajadores.

Trabajando por la prevención
Con el objetivo de masificar la cartilla ART (Análisis del Riesgo de la Tarea), que permite a los trabajadores identificar, evaluar y controlar adecuadamente los riesgos críticos asociados a sus labores, Codelco realiza en Calma la Feria de Seguridad y Salud Ocupacional, RESSO-Riesgos Críticos. En su última versión fueron presentados distintos EPP y protocolos de seguridad, los cuales serán utilizados cuando la División Chuquicamata pase a explotación subterránea.

“Respecto a otras faenas de la mina, en las obras subterráneas adicionamos nuevos EPP como la lámpara portátil y el autorescatador, un cinturón capaz de entregar oxígeno por 30 minutos en caso de incendio o de una exposición peligrosa a monóxido de carbono”, explica Fernando Ramírez, geólogo de la gerencia de Desarrollo Minería Subterránea. Con la ayuda del autorescatador, los trabajadores pueden llegar a los refugios que se encuentran en diversos puntos al interior de las instalaciones, los cuales están completamente equipados.

En tanto, recientemente la empresa Rockwood Lithium realizó una feria de seguridad en sus plantas del Salar de Atacama y del barrio industrial La Negra en Antofagasta, buscando reforzar conceptos relacionados con la prevención de accidentes a sus más de 600 trabajadores. Se identificaron las zonas de riesgo en faenas y las herramientas utilizadas para detectar los peligros en los procesos de producción.

El gerente general de la compañía, Stephen Elgueta, aseguró que gracias a estas medidas han logrado bajas cifras de accidentabilidad con tiempo perdido en las plantas. “Nos hemos propuesto tener una operación con cero accidentes, una meta ambiciosa pero que podemos cumplir”, dijo.

BHP Billiton, por su parte, ha continuado trabajando en la aplicación de los lineamientos sobre gestión de riesgos materiales, que son aquellos que pueden provocar efectos graves o fatales. El objetivo es entender la naturaleza de dichos riesgos y asegurar que sean manejados a través de la verificación de los controles críticos. Según su último reporte de sustentabilidad, en 2013 la empresa logró importantes avances en esta materia.