x

Revista Minería Chilena Nº456

junio de 2019

Discapacidad e inclusión: Oportunidad para la empresa y su cultura corporativa

La Ley 21.015 sobre inclusión laboral cumplió su primer aniversario con un positivo balance de resultados. Sin embargo, al igual que en otros sectores, el avance en minería aún enfrenta dificultades.

“Empresa Inclusiva-Antofagasta” es el nombre del programa que impulsa Fundación Descúbreme en conjunto con Minera Escondida desde 2014. Su objetivo es facilitar el acceso de las personas con discapacidad (PcD) mental, intelectual y/o cognitiva a empleos preparados adecuadamente por empresas y organizaciones de esta Región.

Entre el año de su creación y 2018, la ejecución de esta iniciativa ha permitido la inclusión laboral de 124 personas en 28 empresas de la zona. De ellas, 40,2% ha tenido una permanencia de entre dos y cuatro años en sus trabajos.

Entre las firmas y organizaciones con las cuales ha trabajado la Fundación Descúbreme en la zona y a nivel nacional, se cuentan Atlas Copco, Komatsu, Aramark, Walmart, SMU y la Universidad del Desarrollo.

Cuando se le consulta sobre los principales avances en los últimos años, Carola Rubia, directora ejecutiva de la entidad, destaca como un hito la promulgación y aplicación de la Ley 21.015 sobre inclusión laboral, a partir de abril del año pasado.

“Estamos transitando en la dirección correcta, reconociendo que las personas con discapacidad son sujetos de derechos, entre los cuales está el acceso y desempeño laboral”, indica.

Entre las principales disposiciones de esta normativa se encuentran:

– Los organismos públicos y las empresas con cien o más trabajadores deberán contratar al menos el 1% de personas con discapacidad.

– Fija en 26 años la edad límite para suscribir el contrato de aprendizaje con personas en esta condición.

– Se determinan garantías para este grupo en los procesos de selección laboral del Estado.

– ¿Se establecen parámetros, procedimientos y demás elementos necesarios para dar cumplimiento de las obligaciones consignadas, o para justificar su excusa.

La Ley 21.015 también define excepciones, que en el caso del sector privado considera que, por razones fundadas, existe la posibilidad de que ciertas empresas no puedan dar cumplimiento a ella.

Para estas situaciones, se determinan dos mecanismos alternativos:

– Celebrar contratos de prestación de servicios con empresas que tengan contratadas personas con discapacidad.

– Efectuar donaciones en dinero a proyectos o programas de asociaciones, corporaciones o fundaciones a las que se refiere la Ley 19.885 sobre esta materia.

Respecto del impacto de esta legislación en su primer año de vigencia, el Ministerio del Trabajo entregó un balance donde informa que el 92% de las empresas han cumplido con la cuota de inclusión.

De esta manera, se ha logrado la ocupación de 12.041 personas, mediante contratos de carácter indefinido (8.599), por obra o faena (1.065) y a plazo fijo (2.377). Según género, 66,6% son hombres, mientras que las mujeres representan 33,4%.

Asumir compromisos

En el caso de las grandes compañías mineras en Chile, se han establecido políticas y programas de acción en materia de igualdad de oportunidades e inclusión, dentro de los cuales se incluye la participación laboral de las personas con discapacidad.

También, distintos proveedores de bienes y servicios del sector están trabajando con organizaciones sociales especializadas en esta área.

Históricamente, el Centro de Discapacidad de Sofofa ha tenido una activa participación en diversas iniciativas en este campo, a partir de alianzas público-privadas.

También, mantiene vínculos con la Organización Internacional de Trabajo (OIT), para desarrollar y promover el uso de herramientas de estudio y apoyo en temas como contratación, prevención de riesgos, y las condiciones para la efectividad de las acciones empresariales, que buscan avanzar en esta dirección.

Hernán Núñez, secretario ejecutivo del comité de inclusión laboral (CIL) del Centro, explica que los fundamentos y requisitos generales de los programas, son aplicables en todas las áreas empresariales, incluida la minería.

[“Se necesita una estrategia y un modelo de manejo de la diversidad e inclusión con métricas y metas”, afirma Karin Eggers, consultora independiente.]

 

Así lo ha demostrado el trabajo de la Red de Empresas Inclusivas (ReIN), instancia coordinada por Sofofa que desde 2015 agrupa a compañías que han mostrado una alta motivación al respecto. Su objetivo es fomentar el intercambio de buenas prácticas y facilitar la adopción de programas corporativos especializados.

Weir Vulco, Komatsu, Puerto Mejillones, Sacyr, Ultramar y Sodexo son algunas de las firmas socias de ReIN, que están vinculadas con la industria minera.

“Contar con un proceso claro y definido que nos permita ejecutar un adecuado proceso de intermediación laboral de personas en situación de discapacidad, es indispensable tanto para cerciorarse de obtener un buen resultado, como para resguardar al usuario, la empresa y la institución de intermediación”, enfatiza Hernán Núñez.

Karin Eggers, consultora independiente en sostenibilidad y derechos humanos, confirma que tanto las compañías mineras como las firmas proveedoras vinculadas a ellas, están en condiciones de realizar procesos efectivos de inclusión laboral de PcD.

A la vez, establece las bases para que esta potencialidad se traduzca en la consolidación de logros claros y verificables: “Se necesita una estrategia y un modelo de manejo de la diversidad e inclusión con métricas y metas, al igual que en otros niveles de la empresa. Esto no se trata de caridad, sino que de gestión que aporte al negocio, para lo cual es indispensable visibilizar y discutir en los distintos planos organizacionales”.

Claudio Segura, especialista senior de la Asociación Chilena de Seguridad (Achs), agrega que previo a la contratación de PcD es indispensable un “análisis de puesto de trabajo”, que permita determinar “los requisitos del cargo, las características profesionales y técnicas correspondientes, y las habilidades físicas y sociales que debe tener el candidato”.

Progreso inclusivo

La Fundación Ronda también se ha enfocado en la promoción de políticas, planes y acciones que “favorecen el empoderamiento y participación social y laboral de grupos con barreras de acceso, principalmente para personas en situación de discapacidad”, como indica su presentación.

En relación a la minería, María José Escudero, directora ejecutiva de la organización, se refiere a las resistencias que persisten en algunos ambientes laborales.

“La mayor brecha en este rubro se da en el tipo de cargo, la accesibilidad universal de los recintos y sobre todo los prejuicios de los otros colaboradores o equipos de trabajo, ya que automáticamente se piensa que en industrias de estas características es imposible este tipo de inclusión, ya sea por seguridad, accesos, tipo de funciones, etc.”, sostiene.

Claudio Segura agrega que en Achs están conscientes de la responsabilidad de comunicación, asesoría técnica y acompañamiento a sus empresas y organizaciones adheridas. “Ayudamos a comprender los alcances de la Ley de Inclusión Laboral y las acompañamos en procesos de contratación de PcD”, indica.

Experiencia de BHP

Carolina García, especialista de training en BHP –en Santiago-, viajó recientemente a la faena Spence para compartir con los trabajadores su experiencia en la compañía y conversar sobre diversidad, inclusión y la necesidad de que las mineras se adapten para brindar oportunidades a las personas con discapacidad.

Durante el encuentro escuchó también a trabajadores que compartieron sus experiencias personales con familiares y amigos con discapacidad.

Carolina tuvo la posibilidad de visitar las áreas seca, húmeda y cátodos de Spence.

Carolina García en Spence2