x

Revista Minería Chilena Nº455

mayo de 2019

Conferencia del Cobre 2019: Favorables perspectivas, a la par de grandes transformaciones

La reciente cita internacional dejó en claro que más allá de la coyuntura, el cobre tiene por delante un auspicioso panorama avanzada la próxima década. Pero también es claro que las compañías enfrentan importantes cambios.

No obstante el ruido que ha sembrado en los mercados internacionales el conflicto comercial entre las dos mayores economías del mundo -manteniendo el precio del cobre por debajo de los US$3 la libra-, para los expertos en la industria existe consenso sobre las favorables perspectivas que tiene el commodity en el largo plazo, sustentadas en el proceso de urbanización de las economías en desarrollo, el avance de la Energías Renovables No Convencionales y la futura demanda asociada a la electromovilidad, tecnologías que serán más intensivas en el uso del metal.

Pero junto con lo anterior, también se advierte que el sector está enfrentando un profundo cambio, y que por diversos factores -sociales, medio ambientales, financieros, tecnológicos y productivos, entre otros-, las compañías mineras deberán replantearse la forma en que venían operando.

Así se confirmó en la reciente Conferencia Mundial del Cobre, organizada por el CRU y Cesco, y que todos los años reúne en Santiago a los principales actores de la industria cuprífera.

Entre las voces que alertaron sobre este cambio estuvieron el presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada, y el director ejecutivo de Cobre y Diamantes de Rio Tinto, Arnaud Soirat.

“La forma en cómo hacemos negocio está cambiando existencialmente; la manera en que solíamos hacer las cosas ya no es funcional a nuestro propósito, y para muchos tampoco socialmente aceptable”, dijo el CEO del grupo de capitales chilenos.

Entre los temas que engloba esta transformación, sostuvo que la industria debe atraer más diversidad e incluir mayor número de mujeres, señalando que en el caso de Antofagasta Minerals se han impuesto el desafío de duplicar su presencia en la empresa a 2022; nuevas formas de asociarse y compartir ideas;  fortalecer la transparencia en todo ámbito; generar confianza en lo que hacen las compañías mineras; la cercanía con las comunidades, y la innovación.

En tanto, el ejecutivo de la segunda mayor minera del mundo afirmó que “las decisiones en minería se están transformando cualitativamente, considerando que a los impactos económicos y financieros se han sumado temas cada vez más influyentes, como las demandas ambientales, la licencia social para operar y la transparencia de los gobiernos corporativos”.

El presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, se refirió también a los cambios, pero centrándose en una nueva forma de enfocarse en los proyectos, de manera de asegurar el éxito de su materialización, dentro de los parámetros de costos y tiempos inicialmente previstos.

Sostuvo que en la toma de decisión de llevar a cabo estas iniciativas se juega gran parte del éxito, y por tanto, “es clave fortalecer las herramientas que lo sustentan: el TIC, el VAN, el Valor en Riesgo (VAR)… Cada caso de negocio debe ser adecuadamente definido”, agregando que lo contrario, “es el camino seguro a un fracaso”.

Pizarro, puntualizó que uno de los cambios de estrategia que ha realizado Codelco es poner especial atención en controlar los riesgos de las operaciones y de los proyectos, indicando que en el caso de estos últimos, las amenazas son de distinta naturaleza. “Los directores demandan a los gerentes tener una visión amplia y un análisis de riesgo definido”, comentó.

Motores de la demanda

Con respecto a los sectores que se ven como impulsores de la demanda de cobre en la próxima década, se comentó que su uso en aplicaciones de hogares inteligentes probablemente alcance 1,5 millón de toneladas por año, para 2030. “Esto se debe a los aumentos tanto en la demanda como en la producción de electrodomésticos inteligentes, que se extienden ampliamente en diferentes regiones, y abarcan control de voz, seguridad, gestión de energía, productos de entretenimiento y mucho más”, señaló Anette Meyer Holley, gerente de Negocios de WMI en BSRIA.

La electromovilidad será otro de los principales consumidores, según una investigación encargada por la Asociación Internacional del Cobre (ICA), representada en Chile por Procobre, que estimó que, para 2029, la demanda mundial anual del commodity aumentará en 2,3 millones de toneladas, gracias al almacenamiento de energía en aplicaciones de movilidad eléctrica y almacenamiento estacionario.

En el contexto de la Conferencia del Cobre 2019 también se dio a conocer un estudio realizado por Navigant Research, el cual predice que el mayor desarrollo de las energías solar y eólica implicará un aumento en la demanda del metal en unas 813.000 toneladas anuales para 2027, esto es un 56% más sobre los niveles de 2018.

Javier Targhetta, VP senior de ventas y marketing de Freeport-McMoRan, puso énfasis en el impacto de la creciente urbanización y electrificación residencial: “El cobre será clave para este crecimiento urbano sin precedentes”, comentó, añadiendo que se prevé un uso intensivo de un kilogramo de cobre por cada metro cuadrado construido, especialmente en electrificación.

Paños fríos

Pero también hubo voces que llamaron a la cautela en el mediano plazo. Vanessa Davidson, directora de Cobre del CRU, organizadores del evento, dijo que si bien el escenario del mercado para el commodity es optimista, habrá que esperar a 2023 para ver una cotización más alta. Para ese año dijo que se vislumbran déficits en torno a unas 200.000 toneladas que harían que el precio del cobre se alcance a US$3,3 la libra.

Las razones que esgrime tienen que ver con que si bien China sigue impulsando el consumo, la situación ha sido al revés en Estados Unidos, la Unión Europea y el resto de Asia, donde en la última década la demanda se redujo.

No obstante, sostuvo que su mayor preocupación tiene que ver con la sobreinversión que se podría ver si todos los proyectos que hoy están en evaluación se desarrollan al mismo tiempo, lo que haría desaparecer los déficits pronosticados.

Al respecto, y reflejando la opinión de otros ejecutivos,  Iván Arriagada matizó que si bien hay proyectos nuevos, “gran parte de los actuales vienen a reemplazar producción que sale por caída de leyes o envejecimiento de yacimientos. Evidentemente, el mercado está apretado, pero se irá moviendo en condición de déficit, esa es la tendencia”.

Relaves y electromovilidad

En el marco de la Semana Cesco también se realizaron el Tercer Seminario Internacional de Minería y Sustentabilidad, el cual abordó en profundidad los riesgos y desafíos del manejo de relaves mineros, y la conferencia “On the road… Santiago”, organizada por la consultora internacional Roskill, sobre electromovilidad.

Iván Valenzuela, gerente de EcoMetales, uno de los organizadores del encuentro sobre relaves, sostuvo que el desafío es hacerse cargo de las huellas ambientales que deja la actividad extractiva; “eso sólo se puede enfrentar de manera colaborativa y abierta a todo el ecosistema”, afirmó.

Santiago Montt, vicepresidente de Asuntos Corporativos, Operaciones América, BHP -empresa que enfrentó hace unos años un desastre en Brasil en su compañía Samarco, compartida con Vale- , llamó a evaluar los relaves como sistemas complejos, en los que estos colapsos pueden emerger sin que exista un claro error o falla, generando impactos de grandes dimensiones. Esta forma de definir el problema, indicó, implica superar con creces la dimensión técnica.

El subsecretario de Minería, Pablo Terrazas, en tanto, expuso los avances de la Política Nacional de Relaves y del programa piloto de monitoreo de estas instalaciones.

En el caso de la conferencia On the Road, José Lazuen, analyst electric vehicles, battery & supply chain de Roskill, subrayó que las ventas de vehículos eléctricos han crecido un 26% desde 2010, comparado con el 3% del total de vehículos (convencionales + eléctricos).  Y vaticinó que el porcentaje de los nuevos vehículos superará en 2029 a los ICE (internal combustion engine).