x

Revista Minería Chilena Nº298

abril de 2006

Codelco enfrenta un desafío de costos

Pese a que Codelco cerró el 2005 exhibiendo sus mejores resultados históricos, preocupa el incremento de costos de la estatal.

El presidente ejecutivo saliente de Codelco, Juan Villarzú, dejó su oficina presentando los mejores resultados históricos de la Corporación: una alta producción de cobre (un millón 832 mil toneladas de cobre en 2005), los mayores ingresos anuales por ventas (US0.500 millones), los mayores excedentes operacionales (US$ 4.901 millones) y un alto valor de la empresa (US3.500 millones). Pero en lugar de lucir su gestión, debió dar explicaciones sobre aspectos administrativos y justificar el preocupante incremento de costos que muestran los resultados de la empresa estatal.

Preocupan los costos, porque es sabido que el incremento de ingresos y excedentes tiene origen principalmente en el precio récord que han alcanzado el cobre y el molibdeno en el mercado internacional; en cambio los mayores costos están a la vista en los resultados de los dos últimos años, pues, de acuerdo a los balances, en números gruesos éstos han subido desde US$ 3.000 millones en 2003 a US$ 5.000 millones en 2005, y el costo total por libra de cobre se ha elevado a más de un dólar.
Lo más delicado es que no está claro si se quedarán, es decir, no se sabe cuánto de los costos es estructural y cuánto corresponde a gastos circunstanciales o provisiones que la holgura del mejor precio de los productos permite hacer. La pregunta subyacente es entonces: ¿qué pasará cuando el metal retorne a sus cíclicos precios habituales?
“Los costos son sin duda relevantes –dijo Villarzú en su despedida, aludiendo a los cuestionamientos a su gestión– pero no es la única y mejor manera de evaluar una compañía, especialmente en una perspectiva de mediano y largo plazo. La rentabilidad se maximiza cuando se igualan el costo marginal con el ingreso marginal. Reducir costos a costa de sub-invertir en medio ambiente, capacitación, seguridad, innovación, estudios preinversionales, etc., mejora los excedentes en el corto plazo, pero afecta la capacidad de generar excedentes en el tiempo y se traduce en destrucción de valor. Por otro lado, las inversiones que hay que hacer hay que hacerlas, para maximizar los beneficios futuros. Además, por la naturaleza propia del negocio minero, los costos operacionales en esta industria siempre irán al alza” señaló el ex máximo ejecutivo de la Corporación.
En su exposición a la prensa, Villarzú mostró que el incremento de 28,5 centavos por libra de cobre entre los años 2000 y 2005 se explica en 6 centavos por mayor depreciación, 3 centavos por mayores gastos financieros, 3 centavos por inversiones ambientales, 1,2 centavos por aumento de provisiones y otros, y 15,3 centavos por “ajustes de variables mineras”. El ejecutivo atribuye solamente 2,4 centavos a la gestión.