x

Revista Minería Chilena Nº460

octubre de 2019

Cobre y oro: Actuales niveles de precio se mantendrían en 2020

Vaivenes de la economía global están impactando en la demanda de cobre por parte de los principales consumidores globales.

La situación de la economía global, junto con el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, han condicionado de manera relevante el comportamiento del mercado cuprífero mundial en lo que va de 2019.

El Informe de Tendencias del Mercado del Cobre, de Cochilco, que cubre el primer semestre del año en curso, la entidad estimó un precio promedio anual de US$2,81 la libra para 2019. Sin embargo, “el precio no mostró signos de recuperación durante el tercer trimestre del año, por lo cual es posible que esta estimación deba ser revisada a la baja, en línea con las expectativas recientes de un mercado con tendencia pesimista”, señala Jorge Cantallopts, vicepresidente ejecutivo (S) del organismo.

El profesional explica que las razones detrás de este escenario se deben, “primordialmente, a la intensificación de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, situación que ya ha tenido un impacto económico concreto, más allá de menores expectativas. Durante 2019 se ha visto un empeoramiento en el crecimiento económico del país asiático, que por sí sólo demanda cerca de la mitad del cobre mina a nivel mundial”.

Jorge Cantallopts y Álvaro Merino.

 

Álvaro Merino, gerente de Estudios de Sonami ahonda en esta visión al señalar, que el comportamiento de la economía mundial y particularmente de China, como principal consumidor de cobre preocupa, “pues tanto el gigante asiático como las principales economías del mundo están mostrando signos de desaceleración, lo que impacta en la cotización de metales”, apunta.

A ello se suma que el déficit proyectado en el mercado del cobre para este año, “no se ha reflejado en su precio, debido precisamente a la incertidumbre generada sobre el desempeño económico del planeta”, afirma el especialista. “Debemos tener presente que a este metal los inversionistas le prestan especial atención, pues su cotización es vista como un buen indicador de la salud económica mundial”, puntualiza.

Proyecciones para el cobre  

 

Respecto de las proyecciones que existen en torno al mercado cuprífero, Jorge Cantallopts reafirma que “los fundamentos están relativamente sólidos, pero en general no reflejan el mismo nivel de expectativas de comienzos del ejercicio. Por ejemplo, los inventarios en bolsas de metales han crecido un 21% durante el año, mostrando una mayor disponibilidad del metal, lo que aumenta su oferta inmediata y, por ende, tiende a presionar a la baja al precio”.

A ello se suma que la demanda mundial del commodity tampoco ha sido la esperada, “dada la menor producción industrial registrada durante 2019 en China y otras economías”.

Juan Carlos Guajardo y Claudio Valencia.

 

En ese escenario, el consenso de las proyecciones apunta a que el precio del cobre se mantendría en un nivel similar al actual en el próximo año, debido a que no se avizora un cambio en  la situación de incertidumbre mundial que afecta a la marcha de la economía,  una ralentización del crecimiento en los principales países, asegura Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining.

En tanto, Claudio Valencia, director ejecutivo y fundador de 1st Quartile Mining, enuncia que “para 2019 estimamos un precio promedio que debería ubicarse entre 270 y 275 c/lb. Esta proyección considera que en lo que queda del año difícilmente se concretará un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China”.

Para 2020 el especialista opina que continuará la volatilidad de los mercados: “La dirección del precio estará principalmente influenciada por el desempeño económico global y de China, las expectativas respecto a un posible acuerdo comercial y las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Proyectamos un precio cercano a los 290 c/lb (como promedio anual), que considera el logro de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Si la economía del primero se desacelera o entra en recesión en 2020, Donald Trump se verá obligado a alcanzar un convenio con China, si quiere ser reelegido”.

Con cautela

 

El menor consumo de cobre, junto con el riesgo que su cotización siga bajando, está generando inquietud en las empresas del sector.

“Tengo la impresión que las compañías mineras han ralentizado sus decisiones de inversión -indica Juan Carlos Guajardo- a la luz de esta mayor incertidumbre, pero no ha habido un efecto de cancelación de planes de evaluación de inversión”.

Su visión es complementada por la de Jorge Cantallopts, quien explica que “de mantenerse los precios bajos por un periodo prolongado y sin expectativas de mejoras, podrían ser los proyectos actualmente clasificados con menor probabilidad de materialización los que podrían verse afectados. Son aquellos sin estudio de factibilidad completo y también los que no han iniciado su Evaluación o Declaración de Impacto Ambiental en el SEA”. No obstante la actual situación del mercado, hace notar que la última actualización del catastro de inversiones de Cochilco muestra un aumento de los proyectos de inversión.

La autoridad señala que “actualmente, el precio se encuentra en torno a US$2,5-US$2,6 la libra. Si bien siempre existe la posibilidad de nuevas caídas, se debe considerar que precios menores al actual implicarían que una parte importante de la industria operase a un precio menor a sus costos unitarios de largo plazo. Es en ese sentido que pensamos que es poco probable que el precio baje de los niveles actuales”.

Aunque Claudio Valencia rememora que “desde una perspectiva histórica, en crisis pasadas, el precio del cobre ha llegado a caer a niveles cercanos al percentil 90% de la curva de cash cost C1 de la industria mundial (aunque por poco tiempo). En la actualidad, esto significaría tener un precio del cobre aproximado a los 210 c/lb. Por ahora estamos bastante lejos de una situación como esa, dado que el consumo de cobre sólo se ha desacelerado, pero no contraído”.

El especialista agrega que “si se materializan las amenazas de Donald Trump de incrementar los aranceles hasta 25% a los más de US$500.000 millones en importaciones desde China, el precio podría perfectamente seguir bajando”.

El oro como refugio

 

El incierto escenario económico global ha impulsado a los inversionistas a buscar instrumentos que les entregan mayor seguridad y rentabilidad.

“Hoy no existe claridad para dónde van los mercados, por lo que en vez de arriesgarse en activos de la alta volatilidad como acciones o monedas, y de las tasas de interés extremadamente bajas que ofrecen los depósitos o bonos, los inversionistas están apostando por el oro”, explica Valencia.

Juan Carlos Guajardo añade que metal precioso “ha resurgido como valor refugio, lo cual es lógico ante el panorama de incertidumbre mundial. Sujeto a lo anterior, es posible que continúe fortaleciéndose a mediano plazo”.

Álvaro Merino detalla que el valor de este metal entre mayo y agosto últimos se ha elevado en 16,7%, pasando de US$1.283 por oz a US$1.497. “Este incremento es idéntico al observado entre diciembre de 2015 y marzo de 2016, donde también el oro aumentó su cotización en 16,7%; el mayor avance trimestral en 30 años, pues no se registraba un incremento de esta magnitud desde 1986. El aumento en la cotización del metal se explica fundamentalmente por la incertidumbre respecto del comportamiento de la economía mundial, ante lo cual el oro actúa como activo de refugio”, enfatiza.