Chile en el futuro escenario del cobre

Si quiere preservar su liderazgo, el país debiera producir al menos 11,5 millones de oneladas en 2050.

En cualquiera de los escenarios estudiados de producción de mina durante el presente siglo, Chile tiene un futuro potencial muy importante en el contexto mundial, según un estudio sobre escenarios para la demanda y oferta de cobre en el siglo XXI, de Gustavo Lagos y Helmut Henríquez, del Programa de Investigación en Economía de Minerales del Centro de Minería de la Universidad Católica.

Lagos y Henríquez entregan una mirada optimista del mercado del cobre y plantean los desafíos que Chile debe abordar con el fin de mantenerse en el sitial de liderazgo que posee actualmente. A continuación presentamos un extracto de dicho estudio.

Estimación de la Demanda
La demanda mundial de cobre en el siglo XX aumentó a un ritmo promedio de algo más de 3,5% anual. La Figura 1 muestra la demanda histórica de cobre en el siglo XX y las proyecciones para el siglo XXI, en diversos escenarios. A simple vista parecería que la demanda en el siglo XXI crecería más rápido que en el siglo anterior. Sin embargo, el crecimiento proyectado para el año 2100 es más bien mediocre cuando se lo compara con el siglo XX y más aún con el del siglo XIX, el que fue de 4,5% anual.
La reducción de las tasas de crecimiento económico del mundo durante el presente siglo tiene la más importante de las consecuencias para la demanda de cobre, como lo señala la Figura 1. A fines del presente siglo, incluso en el escenario de una IU (intensidad de uso) intrínsecamente constante para los países desarrollados (en 2100 casi todos los países serían desarrollados en estos escenarios), la demanda de cobre estaría pronta a llegar a un máximo de entre 90 y 100 millones de toneladas anuales. En los escenarios de baja IU, el máximo de demanda ya se habría alcanzado entre 2070 y 2080. Este análisis usa las proyecciones de Naciones Unidas en que la población mundial posiblemente comenzará a reducirse hacia fines del siglo y en que la tasa del crecimiento económico mundial –en cualquier escenario– se seguirá reduciendo durante todo el siglo.
La IU es la única variable de este modelo en la que se puede ejercer alguna influencia en la demanda futura de cobre, de modo que si el esfuerzo que haga la industria y Chile como principal productor mundial tiene como resultado un cambio positivo en el comportamiento de la misma, ello imprime una urgencia a los programas de defensa y promoción de los mercados.
Una pregunta que ha surgido a raíz de estos escenarios es si el mundo será capaz de proveer 60 millones de toneladas de cobre a precios razonables hacia mediados de siglo, y hasta 100 millones de toneladas hacia fines de siglo.

Producción de Mina y Reciclaje
Una de las estimaciones que se realizan en este trabajo considera que la brecha ambiental (chatarra vieja refinada/chatarra vieja estimada disponible) se mantiene constante, mientras que la brecha generacional (chatarra vieja estimada disponible/demanda de cobre) varía de acuerdo al modelo de Escala.