x

Revista Minería Chilena Nº460

octubre de 2019

Centros de I+D: Socios estratégicos de la industria

La generación de conocimiento y tecnología que se realice en el país resulta relevante para los objetivos que las compañías mineras están estableciendo, en materia de competitividad.

La baja en las leyes del mineral, junto con la necesidad de contar con herramientas que redunden en una reducción de sus costos operacionales, está impulsando a las compañías mineras a buscar la manera de llevar a cabo sus procesos de manera más competitiva y sostenible; tarea en la cual el mejoramiento tecnológico resulta clave.

Osvaldo Travieso, director ejecutivo de Consultoría en Estrategia Digital de EY, explica que en Chile “se corre la Fórmula 1 de la minería del cobre a nivel mundial. En muchas industrias nuestro país es seguidor, y como tal, puede buscar las respuestas a sus problemas en otra parte. En cobre, Chile debe responder a sus desafíos utilizando su propia creatividad e ingenio”.

El ejecutivo añade que nuestras minas son las más profundas, las de mayor complejidad geofísica, las más importantes, por lo tanto “nuestros desafíos no tienen homólogos y debemos ser pioneros, valientes y perseverantes. Hoy estamos muy conscientes de cuáles son los desafíos técnicos y científicos de nuestra industria, y sabemos que nadie los va resolver por nosotros. Debemos innovar”, afirma.

En ese contexto, el especialista resalta que “la investigación y el desarrollo son las formas en que los países líderes se han posicionado a la cabeza de sus respectivas industrias en el mundo. Chile tiene un amplio camino por recorrer en este sentido. Aún falta confianza mutua y lenguaje común. Existen demasiadas brechas de información y cultura. Se ha hecho mucho y se ha avanzado sistemáticamente, pero el camino por delante es todavía arduo y complejo”.

Ecosistema de innovación

Frente a este escenario es clave el rol que entidades como la Corporación Alta Ley está llevando a cabo en pro de la industria minera, al procurar articular las capacidades existentes en entidades y organismos públicos y privados en la minería, con el propósito de promover y propiciar el desarrollo del sector.

Dentro de su labor destaca la realización de la Hoja de Ruta de la industria minera, o roadmap minero, que busca identificar oportunidades, requerimientos de I+D y desafíos para generar capacidades tecnológicas en el país, y un sector de proveedores con base tecnológica.

En la misma línea se puede mencionar iniciativas como la publicación de la “Ruta del Emprendimiento en Minería”, que lanzó Expande en colaboración con Vantaz y Endeavor, y que se realizó en base a una encuesta a cien emprendedores locales y 50 representantes del ecosistema del ámbito público y privado, con el fin de generar una radiografía de este esfuerzo en el sector minero: su ubicación geográfica, ciclo de vida, tecnologías, exportación, brechas y factores habilitantes.

En el marco del lanzamiento del estudio, Marcos Kulka, gerente general de Fundación Chile, afirmó que “la minería es un espacio de desarrollo donde podemos probar y testear distintas tecnologías”.

En esa línea, se definió el ecosistema del emprendimiento en minería como el grupo de actores clave que interactúan de manera tal que permiten potenciar el avance de las innovaciones enfocadas en la industria minera, entre los cuales están las organizaciones que prestan apoyo, como universidades, centros de investigación y organismos gubernamentales.

Al respecto, Ricardo Morgado, director de Estrategia y Desarrollo de Expande, enfatizó el rol que deben asumir las plataformas de innovación abierta para facilitar la conexión entre la oferta y la demanda, disminuyendo los costos y las asimetrías de información.

Precisamente el reporte reveló que los centros de investigación, en su mayoría declaran tener alianzas con los demás actores del ecosistema, aunque existe una pequeña cantidad de ellos que no tiene ninguna relación.

Consultado respecto a cómo sería posible fortalecer la vinculación de los centros de I+D con la industria minera, Osvaldo Travieso considera que “la investigación debería estar más cerca de los directorios y menos de la gerencia de Operaciones. Los problemas de Gerencia son ‘para ayer’, los problemas del Directorio son a cinco años; y es a mediano y largo plazo donde la investigación cobra su rol fundamental, realiza su promesa y proyecta su valor”.

Proyectar el futuro

El estudio “Ruta del Emprendimiento en Minería” también reveló un desacople entre la mirada de la industria minera, respecto a sus necesidades de innovación, y la oferta de soluciones tecnológicas desarrolladas por parte de los emprendedores.

Es así como se destaca que solo el 30% de los emprendimientos se circunscribe dentro de las tendencias requeridas por la industria minera, principalmente en Internet de las Cosas, robots y drones. Para las compañías mineras, Big data, inteligencia artificial y robots y drones, son las principales tecnologías que podrían ser incorporadas a su operación.

De esta forma, se plantea  la relevancia de que las diversas instituciones generadoras de I+D puedan alinear sus focos de trabajo con los factores que inciden en la dinámica del negocio minero, tanto en el presente como en lo relativo a los retos futuros.

Osvaldo Travieso menciona que “para los desafíos de hoy tenemos geólogos, mineros, ingenieros y otros muchos trabajadores con experiencia y creatividad, para los de mañana necesitamos científicos y visionarios. ¿Es posible lixiviar nuestros sulfuros primarios de forma eficaz? ¿Podemos hacer más eficiente el uso de agua en nuestros procesos? ¿Cómo fabricamos hornos que consuman menos energía y afecten menos el medio ambiente?… ¿Cómo, en fin, convertimos recursos en reservas? Esa es la pregunta permanente”.

Inversiones en I+D local

Este mes se inició la segunda etapa del concurso internacional para adjudicar el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias, que es organizado por Corfo, luego de que la entidad optara por rediseñar las bases del proceso denominado Request for Proposal.

La futura institución contará con una base de inversión de US$193 millones, con miras a convertir a Chile en un referente mundial en tecnologías limpias y un polo de desarrollo internacional en la energía solar, la minería de bajas emisiones y materiales avanzados de litio y otros para la electromovilidad.

Cabe destacar que tres consorcios se adjudicaron una bonificación del 5% en la etapa de Request for Information: Corporación Alta Ley (que agrupa a diversas universidades locales y a la Asociación de Industriales de Antofagasta, entre otros), Fundación Chile y Fundación Fraunhofer Chile Research.

Junto con ello, también es relevante mencionar la convocatoria que organizó Corfo, y que finalizó en septiembre pasado, para la conformación en la Región de Tarapacá del Centro Tecnológico para la Economía Circular para la Macrozona Norte del país, orientado a resolver brechas de infraestructura, equipamiento tecnológico y demanda por innovación; y para además, activar, diversificar y sofisticar la oferta actual de productos y servicios de alto valor y potencial de mercado interno y de exportación.