x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

Caserones: Enfrentando los desafíos de la gran minería

Una fuerte sanción por parte de la SMA y demoras en su sistema de relaves han sido algunos retos que ha debido sortear la iniciativa de Lumina Copper Chile, actualmente en etapa de ramp up, en su paso de proyecto a operación.

A casi un año de la inauguración formal de Caserones en julio de 2014, SCM Minera Lumina Copper Chile –compañía titular de la operación– ha debido enfrentar una serie de desafíos durante su periodo de puesta en marcha.

Estos pueden resumirse en el alza de precios de los insumos claves y la baja en el precio del cobre, a los cuales se suman a las dificultades en la entrada en operación de su línea sulfuros y a las sanciones impuestas por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) por incumplimientos ambientales asociados principalmente al control de infiltraciones y a la construcción de la línea de transmisión eléctrica.

Según cuenta a MINERÍA CHILENA el gerente general de Caserones y presidente ejecutivo de Lumina Copper Chile, Ricardo López, definieron tres períodos para la puesta en marcha del proyecto minero ubicado en la Región de Atacama. El primero fue el inicio de las operaciones de la mina a fines de 2012, el cual ya se encuentra “desde hace un buen tiempo” a capacidad de diseño de acuerdo al requerimiento de las plantas. La segunda etapa fue la planta de cátodos en marzo de 2013 y que terminó a fines del mismo año con la producción según diseño. Y la tercera fase iniciada en mayo de 2014 con la primera tonelada de mineral procesada por el molino SAG, que marca el comienzo del ramp up de la planta concentradora.

Ricardo Lopez, Lumina Copper Chile.

Dicha etapa “no ha estado exenta de dificultades”, reconoce el ejecutivo, precisando que el mayor problema ha sido la puesta en marcha del sistema de manejo de relaves, que ha significado restringir (aguas arriba) los niveles de procesamiento en la concentradora hasta que logremos la correcta separación de lamas y arenas”.

Otros factores

En relación con el impacto que puede tener el actual escenario minero para Caserones, Ricardo López destaca algunas variables que afectan, tales como: “el estrés que vive el sistema energético del país; la incertidumbre en el precio del cobre; la transición que aún no termina de transitar nuestra legislación ambiental, que no permite a todos sus actores tener certezas respecto de los efectos de las normas exigentes. Y agreguemos la escasez de especialistas, la baja productividad y el aumento en el costo de la mano de obra, junto con el trabajo permanente con las comunidades”.

A ello suma el incremento de los precios de insumos claves, que impacta en los costos de producción y estados de los resultados. “Para enfrentar este escenario estamos implementando un plan reforzado de control de gastos, restringiendo a lo estrictamente necesario en cuanto a servicios, compras, etc.”, dice.

En la misma línea, el gerente general comenta que “debemos revisar los contratos para identificar las oportunidades de ahorro, dado que el escenario en que fueron suscritos ha sufrido variaciones importantes”. López hace ver que la mayoría de los grandes contratos fueron licitados con información de la etapa de factibilidad “y ahora pasados ya algunos años podemos precisar de mejor forma las condiciones en que se prestan los servicios”.

También en el ámbito de los contratos con terceros, el ejecutivo se refiere a la modalidad EPCM, respecto de la cual comparte las críticas que en su momento hizo Nelson Pizarro cuando lideraba Caserones. “Pensar en un EPCM puro, como anteriormente se daba, creemos que a estas alturas no es factible”. Asegura que este tipo de servicio les ocasionó dificultades en el ámbito de la ingeniería, sus desarrollos y sus validaciones. “Tuvimos algún inconveniente en las adquisiciones y en la administración de la construcción, donde el rol que tiene que jugar el EPCM no se ejecutó completamente y prácticamente hubo que intervenir muchos contratos para terminar el proceso productivo” dice.

Comunidades y sanción de SMA

En materia de relaciones con las comunidades, Ricardo López sostiene que “mucho antes de iniciar la construcción de Caserones nuestra compañía comenzó de manera temprana su proceso de relacionamiento responsable con las comunidades cercanas al proyecto, con sus autoridades comunales y regionales, con base en temas de interés general sistematizamos en cuatro ejes de colaboración: seguridad vial, gestión de recursos hídricos, promoción de la empleabilidad local, y desarrollo social y educación”. A ellos sumaron uno específico relacionado con las comunidades indígenas.

Sin embargo y pese a estas acciones, en marzo de este año SCM Minera Lumina Copper Chile debió enfrentar una de sus pruebas más duras en materia medioambiental, luego que la SMA sancionara a  la compañía con una multa  de 14.745 Unidades Tributarias Anuales (UTA), equivalentes a unos $7.620 millones, por una serie de “incumplimientos asociados al resguardo de la calidad de las aguas subterráneas de la cuenca del Río Copiapó; la construcción de varios tramos de la línea de transmisión eléctrica que provee de energía al proyecto siguiendo un trazado distinto al autorizado; la operación y puesta en marcha del proyecto Caserones sin haber validado previamente los estudios, diseños y sistemas correspondientes al control de infiltraciones asociados a los depósitos de lixiviación y lastre; entre otros”, señaló la entidad fiscalizadora en la oportunidad.

La resolución de la SMA respondió a actividades de inspección efectuada en 2013 a las instalaciones del proyecto minero, concluyendo que existían 17 infracciones a la RCA del proyecto, ocho de ellas graves y nueve leves.

Lumina Copper Chile anunció que no reclamaría al dictamen y pagaría de forma inmediata la multa informada, como también accedería a cumplir las medidas establecidas por la SMA. Adicionalmente, la compañía informó que “inició una revisión profunda de sus procedimientos tendiente a asegurar los estándares ambientales de Caserones”.

Producción

De acuerdo con los planes de la compañía (antes del temporal en el norte), se espera que el Complejo Caserones se encuentre en régimen a mediados de este año con una planta concentradora con capacidad anual para 150.000 toneladas de cobre contenido en concentrado en sus primeros años y 110.000 ton posteriormente.

Para 2015 la minera proyecta una producción en el rango de las 30.000 ton de cobre catódico, mientras que en cuanto a concentrados existe un plan original de alcanzar las 130.000 ton de cobre este año.

Paralización por emergencia

Producto del aluvión que afectó al norte del país en marzo último, Minera Lumina Copper Chile tuvo que suspender temporalmente las operaciones de su faena Caserones.

La compañía efectuó labores de mantención y reparación de las líneas de agua, fibra óptica y postación eléctrica de 23 kv. Asimismo, apoyó los trabajos de despeje de caminos y de reconstrucción de la matriz de aguas servidas en la quebrada de Los Loros y de la matriz principal de agua potable de esta localidad cercana a la minera.