Bert Nacken, Presidente Minera Escondida

“En 2004 alcanzamos la capacidad nominal de proceso de las plantas”

La producción total de Minera Escondida en el año 2004 prácticamente alcanzó su capacidad de diseño nominal totalizando 1.195.158 tm, compuestas por 1.043.041 tm de cobre contenido en concentrados y 152.117 tm de cátodos. Tal volumen representa un aumento de 20,2% en comparación con las 994.719 tm anotadas en el período anterior, expansión que se explica por dos hechos ocurridos hacia fines del año 2003: el término de la puesta y entrada en régimen de la Planta Concentradora Laguna Seca y la finalización de los recortes productivos llevados a cabo por la empresa.

La inversión acumulada de EScondida, incluye los montos presupuestados para los proyectos Escondida Norte y Lixiviación de Sulfuros, llega a US.864 millones.
Hoy en día la minera se encuentra embarcada en el desarrollo de los proyectos Escondida Norte y Lixiviación de Sulfuros, pero los desafíos que tiene por delante son más ambiciosos, como bien lo afirma el presidente de la compañía, Bert Nacken: “Para el 2007 queremos ser la mina de cobre líder en el mundo, creando valor y sustentabilidad a través de un desempeño superior en la industria en seguridad, producción y costos unitarios”.
En este sentido, el ejecutivo -que asumió la presidencia de Escondida en mayo último-, destaca también como una prioridad el compromiso corporativo con la cultura de Cero Daño. “Pienso que entre todos los factores de gestión, el más importante es nuestro compromiso con la seguridad”, enfatiza.
La responsabilidad de encauzar este esfuerzo está en manos del Comité Directivo de Escondida que, tras la llegada de nuevos ejecutivos al área de Operaciones, quedó conformado por el Presidente de la compañía, Bert Nacken, y seis vicepresidentes: Minería, Patricio Barros; Procesos, Marcelo Villouta; Servicios Operacionales, Pedro Damjanic; Recursos Humanos, Jorge Muñoz; Asuntos Corporativos y Externos, Mauro Valdés, y Finanzas, Alfredo Atucha; además del gerente de Salud y Seguridad, Hans Sandoval.
Minera Escondida es actualmente la mayor inversión extranjera en Chile, con un monto materializado de US$ 4.157 millones a junio de 2004. En términos de contribución, representa el 6,7% de la producción mundial de cobre de mina y un 20% de la producción de cobre fino de Chile (2003).
La faena aporta el 2,5% del PIB de Chile y el 35% del PIB de la II Región, considerando los efectos directos e indirectos. Por otra parte, el empleo total generado por las operaciones de Minera Escondida representa un 18% de la fuerza laboral de la II Región (2003).
Por concepto de impuesto a la renta, el pago realizado el 2004 al Fisco fue de US$ 413 millones, con lo que el monto total de tributos pagados desde el inicio de las operaciones de la empresa, en 1991, alcanza los US$ 2.200 millones. Estas cifras se verán incrementadas en abril próximo debido a los ajustes derivados de la declaración final de impuestos.
En cuanto al recurso humano, al 31 de diciembre de 2004 la dotación total de la compañía -incluyendo Escondida Norte- era cercana a los 2.850 empleados directos. Los contratistas operacionales o permanentes alcanzaron un total de casi 2.400 empleados a esa fecha, en tanto que los contratistas asociados a los diferentes proyectos en ejecución sumaron otros 3.600.
“Cabe destacar que considerando los grandes proyectos en desarrollo, como Escondida Norte y Lixiviación de Sulfuros, estimamos un peak total de 11.000 personas en faena aproximadamente -directos y contratistas- en abril/mayo de este año”, precisa Bert Nacken.