x

Accidentabilidad en minería: Con la tarea pendiente de evitar las fatalidades

“La seguridad siempre es una preocupación en minería” señalan los expertos consultados, y prueba de ello es la sostenida disminución en la tasa de accidentes del rubro. Sin embargo, las fatalidades continúan empañando este logro.

Si bien la industria minera ha hecho un efectivo trabajo en su objetivo de reducir los índices de accidentes, las cifras de fatalidad continúan siendo una tarea en la cual se está al debe. Así lo reconocen expertos y lo ratifican las cifras del sector.

Según los datos que maneja que el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), durante el primer trimestre de 2018 se debieron lamentar seis muertes, dos en operaciones de la gran minería, uno en la mediana y tres en la artesanal (al 15 de junio ya eran ocho en total). En 2017, en tanto, fueron 14 los trabajadores fallecidos como consecuencia de incidentes; de ellos ocho se desempeñaban en grandes faenas.

“La seguridad siempre es una preocupación en minería”, señala María Cristina Betancour, gerente de Desarrollo de Sonami, quien reconoce que si bien se ha avanzado en disminuir la tasa de accidentabilidad, existen desafíos pendientes en términos de fatalidades. “Por ello, la principal preocupación del sector es trabajar por cero accidentes fatales en la minería. Hace años que se viene avanzando en ello, no sólo a nivel nacional, sino también internacionalmente”, puntualiza.

Al respecto, hace hincapié en que existe una cultura de seguridad, especialmente a nivel de la gran y mediana minería, aspecto que se refuerza todos los días en las faenas, a través de charlas: “Es un tema diariamente presente en las operaciones”, enfatiza.

Para Manuel Alfaro, director de Carreras de Área Procesos Industriales de Inacap Calama, el estándar chileno en materia de seguridad minera es bueno y exigente. “Estadísticamente la minería es el rubro que tiene mejores resultados de accidentabilidad (es decir menos accidentes), pero en fatalidad es uno de los más altos -indica el experto-. Por esta razón se debe cumplir con las leyes y decretos establecidos para la seguridad de los trabajadores, tanto como compañía principal, como también sus empresas colaboradoras”.

Asimismo, el profesional destaca que la minería es constantemente fiscalizada por los entes respectivos, como es el caso del Sernageomin, y cuenta con el Decreto 132 de Seguridad Minera (ex 72), exclusivo para el sector.

Autocuidado

En cuanto a lo internalizado por las personas que laboran en este rubro, opina que “aún falta”, toda vez que para la realización de sus proyectos la minería suele requerir personas que proceden de diferentes ciudades y culturas. “Es importante por ello capacitar a los trabajadores, para que logren introducirse en la industria, logrando con ello un cambio que repercute en la seguridad en el trabajo y en la vida diaria”, acota.

“Siempre existen mayores desafíos”, subraya María Cristina Betancour, agregando que en Sonami buscan incorporar este principio como un valor personal, de manera que los trabajadores se cuiden a sí mismos y, con ello, a la empresa. “También existen desafíos para las empresas de menor tamaño, en términos de incorporar sistemas de gestión de seguridad”, puntualiza.

Según las cifras de Sernageomin, la principal causa de los accidentes ocurridos entre enero y marzo últimos respondió a golpes por caída roca, incluyendo derrumbes y colapso por subsidencias, con tres fatalidades. Desde 2014 este tipo de incidentes es el que suma el mayor número de víctimas, con 28, de las cuales la mitad tuvieron lugar en ese año.

Los otros decesos sufridos en los primeros tres meses fueron accidentes cuya causa inmediata estuvo asociada a la participación de un equipo minero, a un vehículo de transporte y a una caída de altura.

“En general, las causas de los accidentes son las mismas, independiente del estamento minero del que estemos hablando -sostiene la ejecutiva de Sonami-. Las principales causas son golpeado o aplastado por roca, que es el que tiene mayor incidencia en la pequeña minería; golpeado o aplastado por equipo; alcanzado por onda explosiva y caída de distinto nivel. En la gran minería también se suma la colisión de vehículos”.

Tasa de accidentabilidad

Por el contrario, la Tasa de Frecuencia de Accidentes de la industria minera viene registrando un sostenido descenso en la última década, con un índice de 1,71 en los primeros tres meses del presente año (número de accidentes incapacitantes por cada millón de horas personas trabajadas); en 2017 el guarismo fue 1,78.

graf 1

Con respecto a estas últimas cifras la gerente de Desarrollo de Sonami comenta que están “muy contentos” con la evolución que han presentado los indicadores de accidentabilidad. “De acuerdo a las estadísticas de la Suseso, el sector minero es el que presenta la menor tasa a nivel nacional, con 1,5% vs 4,4%, que es la tasa promedio del país”, plantea. Y si bien admite que aún quedan tareas pendientes en relación a la tasa de fatalidades, considera que hay avances.

graf 2

En comparación a la realidad de otros países mineros, Betancour  señala que las estadísticas que manejan son las del gremio internacional en minería, que es el ICMM (International Council on Mining and Metals), que incluye sólo a empresas socias. En estas cifras, Chile presenta una tasa de frecuencia de fatalidades de 0,011, la segunda mejor luego de Australia (0,008), de una muestra de 16 países. El promedio total de la muestra alcanza a 0,027.

Crear conciencia

Manuel Alfaro sostiene que el factor humano sigue siendo aún el de mayor relevancia como casusa de accidentes, por la carencia de cultura preventiva y la falta de disciplina operacional, los agentes distractores (por ejemplo, el uso de smartphones), la falta de concentración y  el liderazgo deficiente de la supervisión.

“Se debe crear conciencia de que la seguridad está implícita en el trabajo, de manera de alcanzar los objetivos sin accidentes. Es por ello que los estándares son claros y específicos para cada tarea”, enfatiza.

En cuanto a los aspectos que se requiere reforzar o se avizoran como nuevos desafíos, el académico de Inacap menciona el control y/o cumplimiento de la higiene industrial y programas de salud ocupacional para el control de las enfermedades profesionales y estudios respectivos, de manera que no ocurran, pues son irreversibles.

“Hoy se está trabajando en la prevención de enfermedades profesionales, cumpliendo los protocolos del Ministerio de Salud, para controlar los agentes a los que están expuestos los trabajadores. Los protocolos establecidos son Silicosis Cero, Prexor, TEMER, ISTAS -21, manejo manual de carga y radiación ultravioleta”, postula.

Sobre la formación de los profesionales y cómo se preocupan de estar en línea con las necesidades de la industria, el experto de Inacap Calama reseña que están en constante actualización ante los cambios tecnológicos aplicados en la industria minera y otros; realizan visitas a faenas mineras, y reuniones con ex-alumnos que trabajan en el sector, de manera de conocer sus experiencias de inserción y apoyar a las nuevas generaciones. “También son permanentes las reuniones con el sector productivo, que nos retroalimentan en relación al perfil requerido”, indica.

graf 3

Cristina Betancour hace especial hincapié en el fuerte compromiso que tiene Sonami con promover la seguridad en su gremio, destacando que este principio está presente en todas sus actividades, “desde que es el primer tema que se conversa en el Directorio, hasta que nuestro calendario contiene todos los meses una frase para apoyar la seguridad”, señala.

En temas más específicos, comenta que como parte de su compromiso con el tema, mensualmente elaboran un informe con las estadísticas de seguridad, con la participación de empresas de la gran y la mediana minería. En él se publica un benchmark “que ha sido de gran utilidad para estimular a las empresas a disminuir sus tasas de accidentabilidad”, puntualiza. Adicionalmente, han creado la Comisión de Seguridad; uno de sus objetivos es compartir experiencias de accidentes, para evitar que se repitan en otras empresas, “ya que las causas son similares en las distintas faenas”, reitera.