Un cuarto de los emprendedores falla en al menos un negocio antes de tener éxito

Feb 18, 2013

Expertos aseguran que fallar con una idea y volver a empezar son partes del ciclo del emprendimiento, y permiten acumular experiencia para ser exitoso en el futuro.

(El Mercurio) Antes de revolucionar el mercado con el lanzamiento de productos como el Mac, el iPod, el iPhone y el iPad, Steve Jobs, considerado como un referente en el mundo del emprendimiento, también experimentó sus propios fracasos.

Hasta llegar a convertir Apple en la empresa con mayor valorización bursátil en la actualidad, Jobs abandonó la universidad, fue despedido de su propia firma y antes de regresar a ella, creó productos como NeXT Computer, un computador de gran potencia destinado exclusivamente a profesionales, lo que determinó su escasa popularidad. Una vez reincorporado a Apple creó otros como el sistema de altavoces Hi-Fi, que costaba más que la competencia y ofrecía menos prestaciones. Pero aprendió de todo ello.

El reemprendimiento es una etapa natural del ciclo de un emprendedor. Así lo determina el último informe sobre reemprendimiento elaborado por Corfo -a partir de la 2ª Encuesta Longitudinal de Empresas-, el 52% de los emprendedores chilenos ha iniciado al menos un proyecto antes de su negocio actual, la mitad de ellos (26%) porque tuvieron negocios fallidos.

«En la dinámica del emprendimiento, muchas empresas se crean y entran al mercado, pero una parte importante de ellas fracasa en su primer intento, y otra parte, en menor medida, es exitosa», dice el gerente corporativo de Corfo, Matías Acevedo.

Patricio Mora, por ejemplo, abrió y cerró nueve proyectos gastronómicos antes de desarrollar la idea que lo llevó al éxito: el bar The Clinic, que hoy recibe 30 mil personas al mes. En su primer intento se le ocurrió mezclar el arte circense y la vida nocturna en un solo lugar, que bautizó como Baretta. Luego de un par de años se dio cuenta de que el negocio no era rentable y lo abandonó.

«Me demoré en reaccionar y darme cuenta de que no había resultado. No supe administrarlo bien, porque también tenía la pretensión de hacerlo abierto a todo el mundo. Le cuesta a uno, con todo su romanticismo, aceptar que las cosas no pueden ser gratis», recuerda.

Dentro de los principales motivos por los que un emprendedor puede fracasar en su primer intento están la dificultad para encontrar financiamiento y los problemas en su modelo de negocio, explica Acevedo. De acuerdo al estudio, más de un cuarto de los reemprendedores ha tenido que cerrar alguno de sus negocios por problemas económicos.

Estos pueden surgir porque se registran ventas menores a lo previsto; por accidentes que afectan al mercado en particular, y por falta de herramientas de gestión cuando se está emprendiendo por primera vez, entre otras causas.

«Muchas veces, en su primer intento se dejan llevar por el entusiasmo sin darse cuenta de que carecen de herramientas para materializar su negocio», dice Acevedo.

Segundo round

Pese a los fracasos, según el reporte, el 87% de los consultados preferiría reemprender en vez de buscar trabajo como empleado.

Cuando los números no andan bien, los expertos recomiendan salir rápido del negocio y empezar algo diferente. «Con los fracasos, o te olvidas y te sales del asunto, o insistes, pero entendiendo que vas haciendo escuela y que, por tanto, tienes que seguir en la línea de lo que vas trazando», aconseja Mora.

Sergio López, creador de ProactiveOffice y emprendedor Endeavor, recomienda ser realista. «Si ha pasado un año y no estás vendiendo nada, lo mejor es cerrar rápido y reintentar con otra cosa», dice.

Para eso aconseja que los emprendedores se concentren en ofrecer una propuesta de valor atractiva y no solamente en buscar financiamiento. En su caso, cuando su proyecto Gemelo.com -un software de almacenamiento similar a Dropbox- estaba en su mejor momento, se animó a dejar el negocio y emprender una idea diferente. Los planes que tenían los inversionistas para su empresa no coincidían en ese momento con su propuesta de valor, y prefirió desarrollar ProactiveOffice.com.

Especializarse

Patricio Soto, creador de la marca de ropa Paréntesis, dice que es importante especializarse en lo que se es bueno. Él comenzó vendiendo sus prendas a pedido y luego abrió dos tiendas en lugares poco transitados, a las que solo se podía llegar si se conocía la marca.

Después, se dio cuenta de que requería tiempo y dinero para comercializar su proyecto y decidió abandonarlo.

«Cada uno tiene que descubrir cuál es su habilidad y concentrarse en ella, no querer hacerlas todas», dice quien ahora está enfocado sólo en la producción de ropa.

«Emprender es un proceso de prueba y error. Es muy probable alcanzar el éxito en el segundo intento porque toda la experiencia acumulada se lleva a la práctica en los siguientes proyectos», concluye Acevedo.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena