Sólido Dinamismo en China e India Aseguran Alto Precio del Cobre

Ene 8, 2007

La compañía iniciará el 15 de enero la reparación de maquinaria que presentó falla en marzo del año pasado y que sólo había sido reparada temporalmente.

No cabe duda que China es el motor que está moviendo la cotización del metal rojo en el planeta. Sin embargo, las miradas también están sobre India, nación que emerge con fuerza y que se perfila como un nuevo cliente de relevancia para los exportadores del metal.

Desde hace ya bastante tiempo que los ojos de la economía mundial están puestos en Asia, en donde surgieron países que se han perfilado como los nuevos motores del orbe. En ese plano, los commodities son especialmente sensibles, y hoy por hoy, mercados como China y, en un futuro cercano, India, toman las riendas de su valor.

El ingreso del gigante asiático a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2001 redefinió el mapa económico del planeta; para algunos, acaso una revolución tan trascendente como la industrial.

Con 1.300 millones de habitantes y un PIB que supera el 10%, China no pierde el tiempo. Conforme se abrió al mundo, salió a buscar las materias primas necesarias para el desarrollo de su actividad, lo que viene gravitando con claridad en la cotización de insumos como el cobre, metal que en mayo de 2006 llegó a bordear inéditos US$4 la libra. Hoy, asistimos a una disminución en su precio, lo que ha inquietado a los inversionistas foráneos. En efecto, el valor debutó este año acumulando una baja en la semana de 11% hasta los US$2,54 la libra el jueves último. Sólo el viernes último, la materia prima dio algún signo de recuperación al elevarse 2,7% hasta US$2,61 la libra en la Bolsa de Metales de Londres (BML).

Como sea, las expectativas para este año apuntan a que la nación emergente seguirá presentando un dinamismo impresionante, lo que, en definitiva, configura un escenario idóneo para que persista el alto precio del commodity.

India, por su parte, está creciendo fuertemente y con un mercado de cerca de 1.000 millones de consumidores potenciales, su rol en este mercado ciertamente está dando que hablar.

El economista internacional de Goldman Sachs, Alberto Ramos, dice que en 2007 «hay que mirar a China e India de una manera similar a la que se han venido comportando en los últimos dos años, es decir, con altas tasas de crecimiento».

En tanto, hay quienes llaman a no olvidar el desempeño de otras potencias como Estados Unidos, Japón y Europa.

De acuerdo al economista de la Universidad Gabriela Mistral, Erik Haindl, la brusca contracción que está experimentando este insumo se explica, en gran medida, porque un valor tan alto no se podía sostener. «Las dudas eran a qué velocidad caería (…) El precio que se tuvo fue elevado y se le sumaron otros metales como el aluminio, pero si uno analiza el consumo país por país, se da cuenta que Japón, Estados Unidos y varios europeos, redujeron su demanda».

Por su parte, la economista de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Irene Cerón, cree que la baja en la cotización del metal rojo obedece principalmente al enfriamiento de la actividad en Estados Unidos y Europa, lo que está causando una alza del stock en bolsa, con un consiguiente desaliento de los inversionistas.

Como sea, el grueso de los analistas coincide en que el factor chino es el imperante.

El Peso de China

El Centro de Estudios de la Ciencia de Proyecciones, organismo dependiente de la Academia China de Ciencias, estima que el país habría elevado su Producto en 10,5% durante 2006. De concretarse aquello, sería el cuarto año consecutivo con alzas de dos dígitos. Sin embargo, la entidad advierte que «la actual desaceleración económica continúe a inicios de 2007Ó, para repuntar ligeramente por un periodo breve, y comenzar a frenarse en términos leves nuevamente en el segundo semestre».

La previsión para el pasado ejercicio está entregada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el que espera un PIB de 10,6% con una desaceleración relativa hasta 9,5% este año.

Así las cosas, los analistas descartan bajas significativas en su consumo de cobre. El director del Centro de Minería de la Universidad Católica de Chile, Gustavo Lagos, reconoce que «es evidente que el desempeño chino es clave para el metal», pero anticipa que en 2007 la demanda por este insumo en dicha nación se mantendrá en similar volumen que en 2006; «tal vez un poco inferior, pero no demasiado», acotó.

Opinión compartida por Haindl, quien manifestó que el gigante asiático «explica todos los incrementos en el consumo de los commodities (…) Si los chinos dejaran de comprar o disminuyeran su ritmo de compra, el precio se derrumbaría, porque en ese caso, los inventarios se acumularían muy rápidamente».

A su vez Ramos sostuvo que a pesar de las bajas de los últimos días, el mineral «sigue a un nivel bastante bueno y no es una corrección tan grande si uno mira donde estaba el precio hace dos años (US$1,30 la libra promedió en 2004)».

Mientras, Lagos señaló que las expectativas están jugando más allá de lo que suceda con las reservas del producto. Afirmó que el cobre físico está siendo manejado por un factor de arbitraje. Plantea que si bien es posible «un repunte de los inventarios que se gastaron en 2006 para tratar de contener el precio», se podrían observar nuevas oscilaciones en 2007. «Estamos en ese juego especulativo», sentenció.

India: Potencial Gigante

A pasos largos avanza India. Mes a mes, este país consolida un protagonismo que lo hace candidato fijo a situarse en el selecto grupo de mercados imperantes en el mundo, convirtiéndose en una potencia asiática, junto con naciones como China y Japón. Con un ritmo de expansión notable, el apetito de los exportadores se abre con fuerza. Lo cierto es que el FMI proyectó un avance económico de 8,5% para 2006, y de 7,5% en el presente ejercicio.

No debemos descuidar su injerencia en este mercado. Sólo en 2006, el país asiático elevó el consumo de cobre en 19%, explicando el 2,6% de la demanda global. La Corporación Chilena del Cobre (Cochilco) estima que en el presente año, las compras indias subirían en 9,6%, hasta las 50.000 toneladas métricas (TM), equivalente a la cuarta parte de los actuales inventarios de la BML.

En este sentido, Haindl, proyecta un PIB de 7,5% para la citada economía este ejercicio: «Hay un buen ritmo de crecimiento, pero todavía es pequeño en relación al mundo», señaló, aunque aclara que si bien no está causando el boom en el precio del metal, ha sido un factor que suma presiones para el ascenso en su cotización.

Con todo, para Lagos, «dentro 10 años, la nación oriental va a ser una locomotora y va a estar dentro de las cinco principales economías del mundo».

El Vínculo con Chile

Como nunca en la historia, el vínculo con China e India es gravitante para los intereses chilenos. Y, ciertamente, una de las razones de ello es el cobre.

En efecto, la participación de nuestro país en el mercado cuprífero ha observado un incremento sustancial. Se estima que mientras en 1990 sólo aportaba 15% de la producción total, en la actualidad es el mayor productor, representando 37,5% de la oferta global. En 2006, los envíos nacionales alcanzaron un récord histórico, los que al 23 de diciembre pasado bordearon los US$59.000 millones y fue impulsado, principalmente, por los embarques metal rojo: 89% de las ventas mineras corresponden a este insumo, representando el 57% de las salidas chilenas al mundo.

Amén del precio récord anotado el pasado ejercicio, con un promedio de US$3 la libra, las exportaciones de cobre se han elevado en torno a 89% en 2006, totalizando US$31.192 millones a noviembre último.

Sin ir más lejos, China significa el 8,3% de los embarques chilenos y el 26% de las exportaciones de mineral concentrado de cobre nacional. India, en tanto, ha sido el destino de US$1.383,2 millones, tras un impresionante incremento de 163% anual, perfilándose cada vez más como socio comercial de primer orden para Chile. Más aún, tal nación explica el 20% de los envíos cupríferos domésticos, secundando en importancia a la potencia asiática y situándose, incluso, sobre Japón y Corea del Sur.

Pese a las holguras que reporta el cobre a la economía nacional, el llamado es a la calma. Según Lagos, «la tarea fundamental es que la industria en Chile se prepare para precios que van a ser menores que en el futuro, por lo que si tienen que hacer inversiones para reducir costos, deben hacerlas ahora».

Fuente / Estrategia

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena