Pese a crisis, sigue demanda de cobre de Brasil

Mar 30, 2009

El Secretario de Estado inauguró formalmente la “Cátedra de Geotermia” en esta Universidad, fruto de un acuerdo de voluntades entre esta Casa de Estudios y el Ministerio de Minería. Con la presencia de las máximas autoridades del ministerio de Minería y de la USACH cerca de un centenar de alumnos conocieron la relevancia de estos nuevos conocimientos que recibirán en su carrera.

(Reuters) Los fabricantes de productos de cobre de Brasil dicen que han escapado de los cierres causados por la crisis mundial, y apenas prevén una pequeña baja en la producción del 2009, lo que ayudará a mantener la demanda de metal en la mayor economía de América Latina.

La atención de los fabricantes en el mercado doméstico puede resultar una bendición, dijo a Reuters el jefe de la principal asociación cuprífera desde su oficina en Brasil, previo a la semana CESCO/CRU, que reunirá en Santiago de Chile a los principales líderes de esa industria a nivel mundial.

«Vamos a sobrevivir», dijo Sergio Aredes, presidente de Sindicel, que afilia a unas 60 firmas locales que fabrican productos de cobre como cables eléctricos y tuberías.

El sector bancario de Brasil está sólido y su economía estaba creciendo con fuerza justo antes del empeoramiento de la crisis financiera, lo que puede ayudar a que se recupere más rápido y más pronto que otros países.

Sin embargo, los fabricantes están afectados por las dificultades en obtener préstamos bancarios para financiar sus operaciones, lo que ha llevado a que el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, pida públicamente a los prestamistas a que rectifiquen.

«Hay sólo unas pocas compañías que están muy líquidas y no necesitan créditos, pero la mayoría necesita préstamos para operar», dijo.

Aredes estimó que los ingresos en el sector manufacturero de cobre caerán entre un 2 y un 3% con respecto del año pasado, pero agregó que la esperada baja era insignificante a la luz de las víctimas que se ha cobrado la crisis en otros sectores en Brasil, incluido el minero y manufacturero.

La industria de la construcción, un gran usuario del metal rojo, crecería en alrededor del 4 a 5% este año, dijo Aredes, lo que representa una baja respecto al 10% del año pasado, cuando la economía de Brasil avanzaba velozmente, propulsada por los altos precios de las materias primas que exporta.

El sector energético brasileño, que también es un gran consumidor de cobre, aun parece que crecerá saludablemente en los próximos años en la medida que el Gobierno, con la ayuda de firmas estatales e inversionistas privados, avanza con capacidad de distribución, transmisión y nueva generación.

La industria automotriz de Brasil, una de las mayores del mundo, con un ensamblaje de unos 3,2 millones de autos el año pasado, vio una fuerte desaceleración en la producción durante el fin del 2008, pero las ventas sorpresivamente rebotaron en los meses pasados.

Aredes afirmó que si bien no ha habido cierres entre las empresas que conforman Sindicel desde que la crisis crediticia empeoró el año pasado, sin embargo, ha habido un número «significativo» de pérdidas de empleos, pero no supo precisar cuántos.

Sólo alrededor del 5% de la producción de los miembros de Sindicel es exportada. Brasil es un importador neto de cobre, pero obtiene de sus propias minas cerca de dos tercios de los 350.000 toneladas que consume anualmente.

Fuente / Reuters

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena