Nuevo litigio en la frontera chileno-peruana

Mar 4, 2009

Es una inversión acumulada de 350 millones (alrededor de US$96,5 millones)y será inaugurado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Una nueva controversia ha surgido entre Chile y Perú por el inicio de operaciones de una minera peruana cerca de la frontera, las cuales podrían contaminar el río Azufre y afectar los recursos hídricos del Valle de Lluta en territorio chileno.

El senador por esa zona, Jaime Orpis, dijo que mantienen un monitoreo permanente porque «el valle de Lluta es una de las zonas más importantes en la Región de Arica y es un deber del Estado proteger la actividad productiva y evitar contaminación del río Azufre».

Entre ambos países surgieron tensiones en el 2008 por la presentación de Perú en la Corte Internacional de La Haya de un reclamo para revisar los límites marítimos, lo cual ha sido rechazado por Chile argumentando que ya fueron establecidos en los convenios de 1952 y 1954, pero Lima dice que éstos fueron sólo pesqueros.

El gobierno chileno pidió información a Perú por el proyecto de una empresa de ese país de usar aguas de ese río que ingresa a territorio chileno y se convierte en afluente del río chileno Lluta, a fin de conocer las características del proyecto y sus alcances en la zona fronteriza.

«Es importante conocer la respuesta del gobierno peruano sobre la explotación de los recursos acuíferos en la frontera con Chile para evitar cualquier daño que se produzca en el Río Azufre», afirmó Orpis.

Lima no ha dado respuesta a la solicitud chilena. Según autoridades y dirigentes de la región, existe inquietud por las versiones de que la empresa peruana Minsur realiza excavaciones y pozos para extraer agua del río Azufre para la explotación de un yacimiento de oro y plata.

Esta preocupación se basa en que en la década pasada la utilización de otro río limítrofe causó la sequía de dos humedales, provocando una seria disminución de la población de llamas.

Según un estudio de la Dirección General de Aguas de Chile, las obras de la minera podrían cambiar los patrones estacionales y la calidad de las aguas del tributario del Lluta, curso fluvial que riega 2.700 hectáreas agrícolas en Arica.

Además, indicó que la minera peruana pretende extraer de ese acuífero un caudal de 30 litros por segundo para explotar un yacimiento de oro y plata, ubicado a pocos metros del hito 52 de la frontera con Chile.

«Obras como el tajo de la mina, depósitos de escombreras, pilas de lixiviación y otras que modifiquen la estabilidad geoquímica y geomorfológica de la zona tendrán un impacto directo sobre el territorio nacional», advierte el documento.

Orpis recordó que la relación con el país vecino nunca ha sido fácil «porque en la zona limítrofe con Chile están los nacionalismos más fuertes, ya que allí se concentran las fuerzas del líder nacionalista Ollanta Humala».

Agregó que «más allá de los esfuerzos que se realicen en pos de una relación de confianza con Perú creo que hay un antes y un después de la presentación de la demanda marítima. La relación no puede ser la misma, porque las confianzas se construyen a través de la historia y esta demanda de Perú en nada contribuye».

La minera planea remover 48 millones de toneladas de material, dejando un hoyo de 42 hectáreas y 278 metros de profundidad a menos de un kilómetro de la frontera con Chile.

Fuente / Xinhua

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena