Landerretche lanza sus dardos tras dejar Enami

Mar 21, 2007

"No soy premio nacional de la simpatía cuando tengo que enfrentar los intereses creados", dijo el ex ejecutivo.

Tranquilo está el ahora ex vicepresidente Ejecutivo de Enami, Óscar Landerretche, tras su salida de la empresa estatal.

Dice no saber aún las razones de su desvinculación, se defiende de las críticas de que no escuchó a los pequeños mineros y apunta sus dardos a la Sonami.

«Hay problemas de conflictos de interés, personas que por razones profesionales o comerciales tienen ligazón con empresas privadas que, por la vía de la participación en el directorio, tienen acceso a cierta información estratégica. La empresa tiene un reglamento que hay que hacerlo cumplir, pero el problema es cuando hay que hacer cumplir los reglamentos en Chile, el pesado es uno», afirma.

-¿Eso le generó conflictos?

«Eso me generó problemas. Si usted tiene un directorio que se reúne dos veces al mes, dos comités resolutivos que se reúnen una vez al mes y tres comités de gestión que se reúnen con presencia de un director, y en todas esas instancias participan representantes de la Sonami, de los propios beneficiarios, cómo es esto de que no saben lo que estaba haciendo la Enami».

-Pero se le acusó de no escuchar a los mineros…

«Yo me reunía con los mineros en terreno, en Taltal, en Illapel, en Petorca, todo el mundo tenía la oportunidad de decirme sus inquietudes».

-¿Cuándo habla de conflicto de interés alude a los representantes de la Sonami?

«No, sobre ellos me refiero a que uno no puede sostener que una empresa es algo externo si uno participa en las decisiones de esa firma».

-¿Como era su relación con la ministra Poniachik?

«Yo nunca pasé a llevar a la ministra de minería, ella está perfectamente informada de los temas (…) Pero siento que en la situación actual tenemos que ayudar a la Presidenta desde afuera del Gobierno y creo que hay cosas fuertes en términos de conflictos de interés y en la manera en que a veces la gente estira el elástico, se hace el leso o adquiere información sobre cosas que son súper estratégicas».

-¿Hubo gente que utilizó información para su beneficio?

«No puedo probarlo pero lo que sí hay un reglamento claro de la Enami que dice que hay cosas que no pueden ocurrir y, cuando pasan, uno tiene que pedir que esa gente se abstenga (…)Todo el mundo opina sobre mi carácter. Yo no soy premio nacional de la simpatía, particularmente cuando tengo que enfrentar los intereses creados, no me pagan para eso, me pagan para trabajar».

-¿Los representantes de Sonami debieran dejar la Enami?

«Es un escenario a discutir (…) Pero tengo dudas que los beneficiaros de una agencia de fomento participen en la toma de decisiones».

– ¿Se sintió apoyado por la ministra Poniachik?

«Después de una discusión muy fuerte que tuvimos sobre el tema de dotaciones en algún momento creo que hubo un distanciamiento que hizo que a ella no le dieran muchas ganas de apoyarme estrictamente. Eso es evidente y claro, pero parte del arte de gobernar es que uno trabaja con la gente no porque le cae bien o porque uno se siente próximo a ella».

«Cuando llega la hora de hacer las cosas hay gente que no hace lo que el Gobierno se ha planteado como proyecto. Eso lo enfrenta a uno a problemas».

Pérez de Arce alista acciones

El nuevo vicepresidente ejecutivo de la Enami dijo que en los próximos días presentará un plan para resolver los problemas de pagos y recepción de mineral que está afectando a la pyme minera. El ejecutivo, que ocupó el cargo entre marzo de 2000 y marzo de 2006, no fue ratificado en el cargo tras conocerse un mal manejo en la negociación de un contrato con una empresa eléctrica, que le significó el no pago de un bono compensatorio por desempeño, cercano a $2,5 millones. Ayer, Pérez de Arce calificó el hecho como una «sanción reservada que tiene que ver con responsabilidad de mando y no con responsabilidad personal».

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena