La importancia de recuperar los suelos contaminados

Jul 2, 2024

Desde la implementación de programas de monitoreo permanentes hasta la exploración de técnicas como la fitorremediación, el sector minero avanza en un entorno más responsable y sostenible.

La recuperación de suelos contaminados y la rehabilitación de cursos de agua no sólo benefician a la flora y fauna locales, sino que también pueden mejorar la calidad de vida de las comunidades cercanas a faenas mineras.

Expertos coinciden en que las técnicas y tecnologías de remediación, que apuntan desde la restauración de terrenos degradados hasta la rehabilitación de cuerpos de agua contaminados, están emergiendo constantemente y siendo implementadas para mitigar el impacto negativo de la minería en el medio ambiente.

En ese contexto, Juan Andrés Salamanca, gerente Comercial de Hidronor, comenta que “actualmente nuestro país cuenta con más de 3.363 sitios con suelos contaminados, ubicándose su gran mayoría en Antofagasta, Tarapacá, La Araucanía y Los Ríos, con potencial presencia de contaminantes como hidrocarburos, arsénico, plomo, cadmio y mercurio”.

De acuerdo a lo anterior, Salamanca expresó, a nombre de la compañía, que existe un interés por una gestión segura y sustentable en los planes de saneamiento de terrenos contaminados. “Contamos con una solución tangible para la recuperación de suelos para ser utilizados en forma segura, cumpliendo con la normativa a nivel nacional e internacional exigible”, dijo.

En esa misma línea, el ejecutivo precisó que “nuestra empresa cuenta con gran trayectoria en el tratamiento y disposición de residuos peligrosos, eso implica contar con un laboratorio acreditado a nivel internacional para la caracterización de residuos, con ello, realizamos todas los análisis para un tratamiento adecuado y seguro para los diferentes residuos que se generan en la industria minera”.

Actualmente, en Chile no existe una norma de suelo nacional que indique medidas de control que fijen las acciones a desarrollar para un correcto saneamiento de estos terrenos. En el caso de Grupo Flesan, María Eugenia Ubilla, gerente de Medio Ambiente en la compañía, comenta que “debemos ir primeramente a tratar la metodología de remediación con los distintos organismos con competencia ambiental para fijar estándares, por ejemplo, qué norma internacional, qué uso se le dará al terreno per se, qué medidas ambientales se tomaran, cuáles serán los muestreos de verificación, entre otras acciones que determinen un monitoreo ambiental efectivo y que permita trabajar sobre estos pasivos ambientales y reconvertir sitios para ser recuperados para lo que se estime conveniente”.

Para continuar leyendo este reportaje, haga click en ESTE ENLACE.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Suscríbase al Newslette Minería Chilena