En 2004 Codelco advirtió de errores de diseño en Chuqui

Ene 17, 2007

Documento de ese año presenta a este proyecto como error de ingeniería conceptual. Esto refutaría tesis de que no había información previa sobre riesgo de un derrumbe.

Un severo «mea culpa» realizó en julio de 2004 el ex vicepresidente de Codelco Norte, Nelson Pizarro, el que queda de manifiesto en el documento «Encuentro Semestral con la Supervisión», al que tuvo acceso «El Mercurio».

Según el texto, la compañía ya en 2004 manifestaba su preocupación por la calidad del proyecto Chancador M-1, en que se procesa material que es transportado mediante correas que pasaban por el túnel que la empresa construyó exclusivamente para este fin, y que se vino abajo en julio pasado, produciendo menores ingresos a la cuprera en una cifra estimada de US$ 100 millones. «A modo de ejemplo, está el caso del Chancador M-1, que se aprobó con una ingeniería conceptual y se hizo otra cosa. Tuvimos que reformular el proyecto y se tomó más tiempo del que correspondía y eso significó 40 millones de toneladas de desarrollo no hecho, un incremento de los costos de transporte de 40% y una productividad 36% menor», indica el documento, poniendo todo este proyecto como un ejemplo de «ingenierías conceptuales que no se hacen con la calma que se amerita ni con la interacción que se necesita».

En ese sentido, Pizarro advirtió a los profesionales de la División Norte que evalúen «el tiempo que se ha demorado (julio de 2004) el Chancador M-1 en lograr el procesamiento de 90 mil toneladas promedio al día, representa que más camiones tienen que llegar hasta la superficie (…) y ese no era el plan original», argumentó.

En respuesta, la empresa aduce que el Chancador M-1 y el túnel no formaban parte del mismo proyecto y que, por lo tanto, si se manifestó algún error o duda en ese proyecto, no significa, necesariamente, que se reafirma la tesis de que había información previa sobre el derrumbe de la caverna y que no se hizo nada por evitarlo.

Por lo pronto, este antecedente refuta la tesis de que la empresa no tenía informaciones previas sobre un riesgo de derrumbe a la fecha en que se produjo el evento -23 de julio de 2006-, tesis que fue sostenida por dos de sus máximos ejecutivos: el actual vicepresidente corporativo de Desarrollo de Codelco, Francisco Tomic, y el vicepresidente Corporativo de Proyectos de la estatal, Fernando Vivanco, cuando fueron a declarar a raíz del mismo tema ante la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados, constituida como instancia investigadora para analizar las razones y responsabilidades en el derrumbe de la caverna.

Bonos

En el documento, Pizarro también se refiere a la baja evaluación que, a julio de 2004, tenían tanto los ejecutivos como la División Norte en general, en los aspectos a evaluar según convenio de desempeño.

También se explica que, en la gestión a junio de 2004, el resultado global era de 2,5, en una escala de 1 a 5 donde la nota 3 significaba que se accedía a un bono por buen desempeño.

Es decir, según el convenio de desempeño no podría haberse pagado ningún bono, dado las bajas notas, aunque quedaba medio año para elevar las calificaciones. Algo que está presente como duda en el informe preliminar de la Contraloría, y que está a la espera de los descargos para el informe final.

Frases del documento

«Aquí compartiré una opinión personal: la ligereza con que se hacen las ingenierías nos ha causado un daño gigantesco».

«Hagamos las ingenierías conceptuales bien, gastemos el tiempo que sea necesario en ellas (…) No podemos continuar con la práctica de reformular dos veces un proyecto. Este es nuestro desafío».

«A modo de ejemplo está el caso del Chancador M-1, que se aprobó con una ingeniería conceptual y se hizo otra cosa. Tuvimos que reformular el proyecto y se tomó más tiempo del que correspondía y eso significó 40 millones de toneladas de desarrollo no hecho, un incremento de los costos de transportes del 40% y una productividad 36% menos».

«En creación de valor económico lo hicimos muy mal, porque tenemos un déficit de US$ 123 millones que no generamos».

«Por lo tanto, en una escala de 1 a 5 nos sacamos un 2,1 promedio, siendo la meta un 3».

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena