Ernesto Ottone: “El gobierno partió con sensación de conflictos de interés y terminó con caso Cascadas”

Nov 4, 2013

Para el ex asesor del ex presidente Ricardo Lagos, el programa presentado por Michelle Bachelet es un programa de reformas “no es el Asalto al Palacio de Invierno, ni la Toma del Cuartel Moncada, es adecuado para el ciclo que viene”.

(Diario Financiero) El sociólogo Ernesto Ottone, Ph.D. en Ciencias Políticas de la Universidad de Paris III La Sorbonne Nouvelle, debe ser uno de los analistas más respetados del mundo político nacional de distintas corrientes y tendencias. Ex director de Análisis Estratégico y asesor durante los seis años de gobierno del ex presidente Ricardo Lagos, fue el fundador del ya mítico segundo piso del Palacio de La Moneda. De hecho, todavía se reune con el ex mandatario para analizar aspectos de la coyuntura.

Más bien reservado y poco amigo de las entrevistas, es tajante a la hora de opinar respecto de la administración Piñera. A su juicio, este no ha logrado conectarse con la ciudadanía y lo califica como distante y ajeno a las necesidades de la gente, con un marcado “desprecio” hacia el aparato público. No entiende, tampoco, cómo Piñera puede pensar en una eventual reelección con el alto rechazo ciudadano que ostenta. Primero, señala, debería intentar terminar su tarea “aunque sea con nota 4”.

Respecto del programa de gobierno de la candidata presidencial, Michelle Bachelet, este ex militante comunista lo califica como “transformador” y adecuado a los cambios al que aspira la ciudadanía y las nuevas generaciones.

– A pocas semanas de las elecciones presidenciales ¿cómo ha visto la campaña en general?

– Ha sido una campaña muy particular. Hay un candidata muy fuerte que es Michelle Bachelet. Durante su campaña no perdió credibilidad, ha hecho una campaña con convicción y responsabilidad y por lo tanto, mantuvo su nivel de apoyo que es muy alto si le creemos al CEP. Y de parte de la derecha, su campaña se puede describir como una mezcla de infortunios y desatinos. Infortunios como lo de (Pablo) Longueira y de desatinos como todo el resto, porque dieron un espectáculo atroz, después de las primarias donde se notó una relación de muy poca amistad cívica entre los dos candidatos, fue una cosa de notoria hostilidad. Luego, a Matthei le costó aunar voluntades detrás de ella. Realizó una primera parte de la campaña donde parecía la “Fierecilla Domada”, hasta que llegó un momento en que ella salió con la pelea con (Franco) Parisi, una pelea donde pierden ambos. El terreno que tiene la derecha, es una votación más bien escuálida.

– ¿Existe la posibilidad que en esta elección la derecha obtenga su peor evaluación como conglomerado desde Büchi?

– Si le damos crédito a las encuestas, si creemos que las encuestas se acercan a la realidad, la proyección es aquella, que puede estar por debajo del piso de la derecha histórica, las cifras dicen eso. La realidad puede ser levemente distinta pero no creo que tanto. Con el voto voluntario las encuestas tienen un universo más incierto ¿cuán incierto? No creo que sea una incertidumbre total, la situación es muy mala para la derecha.

– ¿Este porcentaje que obtiene la derecha, obedece al cambio de candidato u existe otra razón mas de fondo?

– Hay una combinación de cosas. La derecha no ha hecho un buen gobierno, ha tenido algunos resultados buenos que tienen que ver con el crecimiento y el empleo, pero en parte obedece a una coyuntura internacional. Si ves los resultados de los otros países de América del Sur, son resultados semejantes. Estamos más o menos en el movimiento que ha habido en América del Sur de crecimiento, y por otra parte, en materia de empleo también estamos cerca del promedio.

– ¿Y esto es por un mal manejo del gobierno?

– Los gobiernos tienen una tarea fundamental que es dirigir el país y eso no es sólo crecimiento y empleo.Todas estas cosas de mal manejo por parte del gobierno, esta incapacidad de reforzar las instituciones, esta falta de espíritu de Estado, son innumerables. Primero fue la Casen, luego el INE, la institucionalidad del Medio Ambiente, incluso esto ha ido más allá de lo público, la derecha golpeó al CEP. Es decir, poca capacidad de recoger el sentir de la gente, de tener redes sociales que puedan entender los problemas, los problemas regionales. Ha habido una deficiente conducción política, una sensación de abusos de conflictos de interés, partió con eso y terminó con el caso Cascadas, se mantuvo.

– ¿Y qué pasa con la llamada Nueva Derecha? ¿Evopoli?

– Si son más jóvenes, pero cuando uno analiza el discurso de ellos no ves un cambio suficiente para decir esta es una derecha moderna, que asuma que tiene que jugar otro rol. Lucen bien cuando están callados, pero cuando hablan ahí se relativiza esto de la novedad porque el discurso es muy conservador y no tienen conciencia de lo conservador de su discurso.

– ¿Qué tan conservador puede ser un gobierno que impulsó el AVP?

– Hay que mirar las cosas en la historia. La ex presidenta Bachelet hubo muchas cosas que quiso hacer y la derecha se oponía rotundamente. Este es un gobierno reactivo, cuando esta con el agua al cuello, entonces hace un reforma o toma una reforma de la Concertación.

“La Reina de la simpatía”

– Después de Bachelet, ¿qué liderazgos visualiza?

– Eso está completamente verde todavía. Lo real, y no nos engañemos, el rol de Michelle Bachelet, su talento, su capacidad de empatía con la gente es lo que le da esa solidez a la candidatura, no es el estado de salud de los partidos. Ojalá que los partidos de la centro-izquierda aprovechen este terreno tan favorable para rediscutirse ellos mismos.

– ¿Qué explica el llamado fenómeno Bachelet? A pesar que se le critica insistentemente, está a punto de ser nuevamente presidenta…

– Eso es muy injusto. Fue un muy buen gobierno, es un gobierno en el cual se enfrentó la crisis mundial de la economía más grande del siglo XXI. Se sufrió en el año 2009 y el 2010, la economía estaba recuperada, y eso fue gracias a una enorme responsabilidad de Bachelet.

– ¿Fue un gobierno transformador?

– Fue un gobierno transformador. Tú no puedes engañar a todos los chilenos. Si todos los chilenos al final tienen esa visión no es un problema de la “reina de la simpatía” es un tema de buen gobierno, lo otro es suponer que los chilenos son unos idiotas, unas personas que las engañas con baratijas, eso no calza.

– ¿El país se izquierdizó? ¿Bachelet se izquierdizó? ¿O es solo un slogan de la derecha?

– Está bueno que la corten con eso, si tomas el programa de Michelle Bachelet es un programa de reformas, no es un programa del “Asalto al Palacio de Invierno”, ni de la “Toma del Cuartel Moncada”, no es eso. Es un programa de reformas profundas que tienen relación con este nuevo ciclo. Esto no prefigura un gobierno más de izquierda, prefigura a un gobierno que responde a las necesidades de este ciclo, a un gobierno reformador para el ciclo que viene.

«Un programa no es una colección»
– La Alianza afirmó que el programa de Bachelet afecta al empleo y el crecimiento…
– Un programa no es un código, no es una colección, señala las grandes líneas, las ideas fuerzas, definiciones más importantes, muchas cosas que se tendrán que ir desarrollando.

– ¿Y esas definiciones están en el programa?

– Sí, las líneas gruesas todas. Cuando se habla de una Nueva Constitución vía institucional y participativa, de reforma tributaria, de reforma educacional. Toda esa visión terrorífica lo desmienten los mismos empresarios. Las propuestas que se hacen en materia de tributación, Chile tiene perfectamente el espacio para que eso suceda sin afectar el crecimiento y la inversión.

– Matthei dice que el país extrañará a Piñera, que es uno de los mejores gobiernos de la historia. ¿Lo cree Usted?

– ¡Cómo puedo responder a eso!. No creo en esos amores post mortem.Ç

«Intervencionismo sin precedentes»

– ¿Cómo ve el descrédito a los empresarios a raíz de acontecimientos como Cascadas o La Polar?

– Esta es una gran oportunidad para los empresarios respecto a los cambios que propone Bachelet para que tengan una actitud abierta, que las cosas no pueden hacerse como se hacían. El mundo es más transparente, la gente está más informada y vive los abusos de manera más fuerte. Los empresarios deben hacer legítima una ética de convivencia nacional. Pagando el impuesto sin chistar, entendiendo que los salarios son muy bajos y que el nivel de desigualdad en Chile no puede seguir siendo el que es.

– Los niveles de intervencionismo que se denuncian en esta administración ¿son iguales o similares a las que se vieron en gobiernos de la Concertación? ¿Cómo quedará la vara para los siguientes gobiernos?

– Ha habido un intervencionismo sin precedentes, eso tiene que terminar. Al ver al ministro (Andrés) Chadwick hablando del programa de una candidata, eso nunca había existido.

– ¿En su gobierno, Ricardo Lagos nunca intervino a favor de un candidato (a)?

– No. Revise la prensa. Si hubiésemos hecho la milésima parte de esto habría habido un griterío que !olvídate! Esto es sin precedente, y se equivoca, el camino que debiera seguir Piñera es terminar su gobierno lo mejor posible para tratar de sacarse un «cuatrito» al final.

– ¿Puede presentarse como candidato el 2017?

– Si hubiera tenido un gobierno muy exitoso podría pensar en eso, pero un gobierno que está saliendo con un 35% de apoyo, yo lo pensaría dos veces.

Fuente / Diario Financiero

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados
Suscríbase al Newslette Minería Chilena