Cómo se prepara la Región de Atacama para recibir US$ 3.000 millones

Feb 19, 2007

Megaproyectos Pascua Lama, Hierro Atacama de CAP, Agrosuper y minera "Regalito" cambiarán la fisonomía económica y laboral de Atacama, pero empresarios denuncian que la zona todavía no está preparada para esto.

En Copiapó y Vallenar cuesta encontrar una cama disponible en un hotel. Así lo han podido comprobar los ejecutivos de grandes empresas que se han instalado en la Región de Atacama.

También existe una escasez de casas y departamentos. Cualquier proyecto inmobiliario que se ha construido en los últimos meses en Copiapó ha vendido todo en verde, y la demanda por viviendas sigue aumentando.

Estos ejemplos evidencian el boom económico que goza Atacama, y que durante 2006 le permitió crecer al 10%, más del doble del promedio nacional.

Las cuentas son más que alegres para las autoridades. «Estas cifras de crecimiento aún no reflejan el impacto de los megaproyectos que comenzarán a concretarse en los próximos años, como Pascua Lama y Agrosuper», asegura la seremi de Economía, Juana Núñez.

Seis mil puestos

Por esto, el futuro de la Región de Atacama es aún más auspicioso. De aquí a unos cinco años deberían concretarse inversiones que superen los US$ 3 mil millones y que generarán más de 6 mil puestos de trabajo.

Este año comenzarán las construcciones del yacimiento aurífero de Pascua Lama (US$1.700 millones), el proyecto Hierro Atacama de CAP (US$ 160 millones) y el casino de juegos en Copiapó (US$ 17 millones).

Además, antes de 2008 debería estar concluido el complejo agropecuario de Agrosuper en la provincia del Huasco, con US$ 500 millones en inversión.

La lista suma y sigue. La minera japonesa Pan Pacific Copper ya anunció sus intenciones de concretar antes de 2009 el proyecto cuprífero «Regalito», en la cordillera del valle de Copiapó, para lo cual destinará US$ 800 millones.

«Todo por el auge de los precios de los metales», afirma Carlos Nicolás, presidente de la Corporación para el Desarrollo de Atacama (Corproa), agrupación que reúne a las principales empresas de la región.

El empresario cree que este boom es sólo circunstancial y que Atacama aún no está preparada para recibir este tipo de megainversiones. «Falta todo por hacer en nuestra región», reflexiona Nicolás. «No podemos pretender ser una capital líder con un hospital regional sin terminar; se están haciendo los estudios para hacer su segunda etapa que es fundamental para contar con condiciones mínimas de salud, porque la población sigue creciendo», afirma el dirigente privado de la zona.

El déficit de viviendas, especialmente de más de 1.500 UF, también preocupa a los empresarios. Sólo en Vallenar faltan entre 1.000 a 1.500 casas para todos los trabajadores que llegarán en los próximos meses, según estimaciones del presidente de la cámara de comercio local, Abdón Baraqui.

Este mismo empresario ha aprovechado el auge. En Vallenar posee un supermercado que aumentó 15% sus ventas el año pasado; amplió su hotel de 26 a 40 habitaciones y subió de categoría de tres a cuatro estrellas. «Hay meses, como en noviembre pasado, en que estamos copados», señala Baraqui.

La escasez inmobiliaria ha elevado los valores de arriendos de casa en Vallenar. Si hace más de un año se podía encontrar una vivienda para cuatro personas, en pleno centro, a menos de $200 mil al mes, hoy no es posible arrendar una por menos de $250 mil o $300 mil. «Y los arriendos seguirán subiendo», pronostica el empresario.

Alto desempleo

Pese a todo lo anterior, el desempleo -especialmente en Vallenar, donde alcanza 13%-, sigue siendo el tema pendiente para las autoridades regionales. «Es una contradicción que crezcamos al 10% y que también tengamos una cesantía de dos dígitos», manifiesta Nicolás.

Pero tanto en el sector público como en el privado concuerdan en que la cesantía tiene razones estructurales que se explican por la baja especialización de la mano de obra.

Por ello la nueva intendenta, Viviana Ireland, quiere crear un plan especial de empleo para la provincia de Huasco que ponga el acento en la capacitación de los trabajadores. «Estamos viendo con las grandes empresas para que nos entreguen los perfiles de las competencias laborales que necesitamos perfeccionar».

En todo caso, el Gobierno y el sector privado creen que es cosa de tiempo para que la tasa de desempleo comience a bajar.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena