Capital humano en minería: Un nuevo desafío hacia 2020

May 18, 2012

Durante esta década, el sector necesitará aumentar en un 53% su dotación. Las empresas ya iniciaron la búsqueda de personal calificado, en tanto, las universidades también afinan sus estrategias.

(Revista MINERÍA CHILENA)Las faenas mineras que hoy se encuentran en fase de construcción y que en los próximos años entrarán en operación, demandarán numerosos recursos humanos para su funcionamiento, tanto a nivel de dotaciones internas como de contratistas permanentes. Este fenómeno se analizó en el estudio “Fuerza Laboral en la Gran Minería Chilena. Diagnóstico y Recomendaciones, 2011-2020”, que concluyó que durante esta década se necesitarán 234.500 nuevos trabajadores para la industria, debido a su explosivo crecimiento.

El estudio, efectuado por Fundación Chile, en conjunto con el Ministerio de Minería, el Ministerio del Trabajo, y las principales compañías mineras del país (Anglo American Chile, Antofagasta Minerals, BHP Billiton, Codelco y Collahuasi), sostiene que se requerirá aumentar la dotación de personal calificado, tanto interno como contratistas de operación, en un 53% para poder implementar los proyectos de inversión ya aprobados. “Esto implica pasar de 69.133 a 113.389 trabajadores, sólo en las actividades productivas principales, como son la extracción, el procesamiento y la mantención”, comenta a MINERÍA CHILENA el gerente de Innovum, Centro de Innovación de Capital Humano de Fundación Chile, Hernán Araneda. Y continúa: “Se estima que se requerirán más de 234.500 trabajadores con las calificaciones adecuadas para ejecutar las inversiones proyectadas y, posteriormente, para la operación”.

Escasez de mano de obra
El problema de la escasez de mano de obra “no sólo se da en Chile, afecta a todas las naciones donde se desarrolla la actividad minera. A nivel mundial, también se discute la falta de recursos humanos en Canadá, Australia y Perú”, señala Andrés Mac-Lean, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco).

Según el estudio, a nivel de fuerza laboral requerida para la operación de nuevos proyectos, en su conjunto, las empresas mineras y sus contratistas permanentes requerirán haber contratado un total de 44.256 trabajadores adicionales a 2020, de los cuales 16.065 corresponderán a dotación interna y 28.191 a contratistas. Las mayores demandas se concentrarán en los rangos ocupacionales de mantenedores y operadores, en que las proyecciones de personas requeridas para el período 2012-2020 alcanzan las siguientes cifras: 14.678 para mantenedores, 8.679 para operadores de equipos fijos y 18.163 para operadores de equipos móviles. En el rango de los profesionales, la mayor demanda se proyecta en aquellos de extracción mina (1.249 en el período) y profesionales de mantenimiento (1.377). En cuanto a supervisores de primera línea, los de mantenimiento serán los más requeridos (1.911).

Aunque en cantidades mucho menores que las anteriores, durante la próxima década las empresas mineras también demandarán nuevos trabajadores para reemplazar a quienes se desempeñan en los proyectos existentes y jubilarán dentro del período. “Asumiendo que los trabajadores actuales jubilan a los 60 años, un total de 4.331 personas dejarán de trabajar entre 2012 y 2020, lo que representa un 20% de la dotación actual comprendida en el estudio”, señala el ejecutivo de Fundación Chile. Otros ítemes contemplados fueron la rotación de personal y el impacto por cambios tecnológicos propios de esta industria.

Iniciativas
Las empresas ya comienzan a moverse ante este preocupante escenario de cara a 2020.

“Nuestra compañía ha demostrado su férreo compromiso con el fortalecimiento del capital humano, enfocándonos principalmente en potenciar las competencias laborales de los habitantes de la Región de Antofagasta”, destaca Cristián Puga, gerente de Asuntos Externos de Minera Esperanza. Entre las acciones que la compañía ha puesto en práctica, destaca el desarrollo anual de una cátedra para alumnos de postgrado de dicha Casa de Estudios, asociada a la introducción de competencias relacionadas con la innovación, liderazgo, transferencia tecnológica y emprendimiento en la minería.

Adicionalmente, “hemos querido potenciar las competencias técnicas de nuestros vecinos, y para ello hemos desarrollado programas de formación de aprendices, dirigidos especialmente a personas de la Región de Antofagasta, hombres y mujeres sin experiencia en minería, y de distintas edades. Estas capacitaciones nos han permitido formar nuestra dotación de mantenedores y operadores Mina y Planta”, cuenta Puga.

Codelco también mira hacia el futuro. Entre las muchas iniciativas que la estatal promueve para el desarrollo de profesionales mineros en Chile, destaca la posibilidad de “generar un cuerpo docente al interior de Codelco para que apoye en ciertas materias los requerimientos que puedan tener algunas universidades con las que hemos estado conversando. Por otro lado, desde el año pasado nos hemos preocupado en lo que a nuestras principales brechas se refieren, operadores y técnicos, por lo que desarrollamos un programa de graduados, que es la incorporación de jóvenes profesionales, lo que ha significado un recambio generacional”, sostiene Claudia Vargas, gerenta de Reclutamiento y Dotación de la vicepresidencia de Recursos Humanos de Codelco.

Fuerza femenina
En el estudio no quedó fuera la fuerza femenina. Las cifras son preocupantes, pero hay casos alentadores: “El promedio laboral de la mujer que trabaja en minería en Chile es cercano al 5%, pero si hablamos de operación es entre un 2% y 3%. Ésa misma cifra, en Canadá es el 15% y en Australia el 16%”, señala Araneda. Por proceso productivo se observa que la proporción de mujeres es muy baja, sin grandes diferencias entre ellos. Aunque siempre baja, la participación femenina es levemente más alta en minas rajo abierto y en plantas de óxido. En minas subterráneas, es inexistente.

Dos ejemplos de la incorporación de la mujer a la actividad es Minera Gaby, de Codelco, y Minera Esperanza, de Antofagasta Minerals. Minera Gaby actualmente cuenta con un total de 414 trabajadores internos, de los cuales 82 son mujeres, lo que representa un 23% de la dotación, cifra varias veces superior al promedio del sector.

Actualmente, “del total de trabajadores de Minera Esperanza, un 12% son mujeres. Si se considera solamente el área de operaciones de la mina, esta cifra alcanza el 20%, algo muy superior al promedio del sector.

Asimismo, “nuestras trabajadoras se desempeñan en la conducción de equipos mineros de alto tonelaje, y cuentan con una curva de aprendizaje superior a los hombres, en un plazo definido”, sostiene Puga. En Minera Esperanza hay 106 mujeres, quienes se desempeñan en diversas áreas de la empresa, 29 de ellas ocupando cargos de supervisión.

Oferta universitaria
Las diversas casas de estudio también han tomado el problema en sus manos y ya afinan sus mallas y ofertas en carreras. En la actualidad, “y dada la escasez de mano de obra calificada en minería, en Chile ha habido un boom de carreras nuevas relacionadas con este sector. Desde el 2000 se han abierto más de 90 carreras nuevas, entre técnicos y profesionales. Más de la mitad correspondió a técnicas y cerca de 40 a profesionales. Un fenómeno de este siglo han sido las carreras técnicas, sobre todo en las disciplinas de minas, geología y geominería, operaciones mineras y metalurgia”, expresa Mac-Lean.

“Sólo a nivel de universidades, el área industrial concentrará la mayor cantidad de egresados de nivel universitario, pasando de 1.288 en 2012 a más de 4.000 en 2020, lo que representa un crecimiento de 216%. El área con mayor crecimiento será geología, donde se proyecta que de 57 egresados en 2012 se pase a 249 el 2020, es decir, un aumento de 335%.

Frente al desarrollo de millonarios proyectos y al aumento de la producción minera en el país, las compañías están enfrentando un nuevo desafío: la mano de obra de calificada, el que se suma al abastecimiento de agua y al consumo energético.

Codelco se renueva
Los cambios que vive el mundo se sienten en Codelco, y las nuevas disciplinas forman parte del currículum de los profesionales que ingresan a la Corporación. Ingeniería Mecatrónica, Ingeniería Civil en Telecomunicaciones, Ingeniería Civil Electrónica, Ingeniería Civil Telemática e Ingeniería Civil Informática son parte de las nuevas profesiones que ostentan algunos de los trabajadores que han ingresado a Codelco en el último año, especialmente a través del Programa de Graduados de la empresa.

“Este nuevo tipo de profesionales responde a las necesidades que van teniendo cada una de las áreas productivas de la empresa”, señala Claudia Vargas. Y prosigue: “Han sido las mismas divisiones las que han ido requiriendo distintas formaciones en carreras del área tecnológica y nosotros hemos estado felices de responder a estas demandas, porque han contribuido a la incorporación de nuevos conocimientos y a la diversidad en la contratación de profesionales jóvenes”. Cerca de 200 profesionales que participaron en el Programa de Graduados durante 2011, alrededor del 15% vienen de este tipo de carreras que aún no son tan conocidas, pero que tienen un enorme potencial de crecimiento.

Fuente /Revista Minería Chilena

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena