Analistas bajan proyecciones de consumo para este año

Abr 7, 2009

Según Agrema el 80% de los productores debió migrar hacia otros sectores productivos.

(El Mercurio de Calama) El deterioro de la actividad económica que reflejan las cifras de los sectores productivos del primer bimestre, junto al aumento del desempleo y al freno previsto en los ingresos salariales, llevan a la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) a proyectar que el consumo permanecerá estabilizado en 2009, en niveles próximos al 0 o 1% real promedio.

Tras la caída de 11,5% en doce meses que registró la producción industrial en febrero y la contracción de 10,1% en la minería, la Asociación de Bancos proyecta una disminución de 3% en el indicador de actividad económica de febrero. Con ello, la economía en el primer trimestre habría registrado una contracción de 1,5%, con lo cual cerraría el año con una expansión de 0,5%.

En su Informe de Política Monetaria de enero, el Banco Central había pronosticado un aumento del consumo de 2,5% para este año y una expansión de entre 2 y 3% en el PIB. Pero la intensificación de la crisis en los últimos meses llevará al banco a revisar a la baja las estimaciones en el próximo informe de mayo.

«Estamos comenzando a ver el impacto en la economía real de la caída en los precios internacionales de los commodities. Los exportadores sufrieron el efecto en el último trimestre del año pasado y este primer trimestre se ve malo, previéndose un ajuste para el resto del año», dice George Lever, gerente de Estudios de la CCS.

En los pronósticos del gremio, el consumo de bienes durables tendría una caída de 5% real, con un aumento marginal de 1% en el consumo de bienes no durables o de consumo habitual.

Celfin Capital prevé hasta ahora una expansión del consumo de 1,5% para 2009 bajo un supuesto de crecimiento del PIB de 1,4%. Pero la corredora se apresta a revisar a la baja sus proyecciones en el curso de esta semana. «No se espera un ajuste significativo en el consumo, el que mejoraría hacia el cuarto trimestre», dice el analista Cristián Gardeweg.

Las proyecciones de la CCS consideran una expansión de 0,5% en el PIB y que la tasa de desempleo llegará a 10%. «Un escenario de mayor tasa de desempleo, por ejemplo de 11%, agudizaría las previsiones de ajuste en el consumo, llevando con mayor probabilidad su trayectoria hacia una contracción, lo cual impactará negativamente sobre la expansión del PIB», plantea el gremio en su análisis. En los cálculos del economista Carlos García Toledo, académico de la Universidad Alberto Hurtado, el consumo privado crecerá este año a tasas negativas entre 3 y 4%, en especial por una menor demanda de bienes durables, pese a que la tasa de interés estará cercana a cero. Sus proyecciones son coherentes con una contracción de -2% en el PIB, una tasa de desempleo de 12% y una fuerte desaceleración de las exportaciones y de las importaciones.

Gardeweg y Lever coinciden en que el consumo no se verá tan afectado como ocurrió durante la crisis asiática, en parte porque la política monetaria y fiscal es hoy más expansiva y hay un plan fiscal que estimula la demanda.

Fuente / El Mercurio de Calama

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena