Los factores clave para optimizar la productividad

En un escenario con ley de mineral decreciente y un mayor peso de la licencia social, la industria busca mantener márgenes operacionales. El experto Patricio Meller apuesta por cinco aspectos.

La minería va adaptándose a desafíos a través del tiempo, y encontrar las herramientas correctas para superar las nuevas exigencias es una tarea que deben llevar a cabo tanto empresas como autoridades. El doctor en economía y director de Proyectos de Cieplan, Patricio Meller, postula cinco elementos cruciales para optimizar la productividad minera en el país.

Los factores son:

  • Tecnología e innovación.
  • Licencia social para operar con comunidades.
  • Institucionalidad/Regulación ambiental.
  • Administración de empresas.
  • Economía.

 

Enfatiza que más allá de los vaivenes de precios del mineral, las empresas mineras presentan hoy un dilema: Por un lado, la ley del mineral es decreciente, al tiempo que la licencia social para operar tiene mayor peso.

Ahondando en este contexto, de acuerdo con datos de Codelco, la ley del cobre en Chile presenta una reducción de un 40% en los últimos 19 años, pasando de entre un 1,2% y 1,1% promedio, a 0,8% en la actualidad.

Sobre la licencia social para operar (LSO), el propio presidente ejecutivo de la cuprífera estatal, Nelson Pizarro afirma que “tiempo atrás el elemento diferenciador era el 99,999% de cobre en el cátodo. No le importaba al usuario final cómo se generó. En cambio hoy, está la lógica de la trazabilidad, de cuál es el impacto de contaminantes, cuál es el bienestar de la comunidad, si existe o no la licencia social para operar.”

De hecho, Pizarro considera que la minería “está en jaque” por las condiciones actuales. En esa línea, Jorge Gómez, presidente ejecutivo de Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi considera que se está volviendo complejo generar nuevos mega-proyectos. “Es cada vez más difícil ver -en Chile- proyectos mineros millonarios de US$5.000 o US$ 6.000 millones, como Quebrada Blanca (fase 2)”, añade.

Los tres personeros debatieron sobre este tema en un seminario sobre productividad organizado por el Programa Cieplan-UTalca y CAF

Énfasis en la tecnología

 

Patricio Meller. Gentileza de María José Middleton-Cieplan.Para Patricio Meller el factor más importante de mejora en este ámbito para el sector minero, es la tecnología moderna, “capaz de aumentar la productividad en más de un 50%”, indica, añadiendo que ya estamos en la revolución tecnológica 4.0, “por lo cual, la competitividad futura depende de la inserción de estas tecnologías”.

Pero al mismo tiempo identifica algunos problemas. Según el experto, Chile invierte muy poco en investigación, desarrollo e innovación, precisando que la minería -no sólo aquí, en el mundo-, es el sector que menos destina a este campo.

Además, Meller contrasta el caso chileno con la industria de Australia y Canadá. El economista concluye en este punto que la minería en Chile no tiene visión de largo plazo, “tiene proyectos de inversión minera al largo plazo, pero no invierte al largo plazo”, enfatiza.

La legitimidad de operar

 

La licencia social para operar se define como un acuerdo informal e intangible que establece la manera de hacer las cosas entre una empresa y la comunidad. Además, posee dinamismo porque cambia en el tiempo, es decir, “la licencia social para operar no sólo tiene que ser obtenida, más difícil es que sea mantenida a través del tiempo”, explica el director de Proyectos de Cieplan.

Los componentes que el propio Meller define para iniciar el proceso de obtención de la LSO son:

  • Legitimidad social del proyecto minero: que la empresa acepte las reglas del juego locales.
  • La compañía tiene que ganar credibilidad por parte de la comunidad local.
  • La empresa tiene que ganarse la confianza, se tiene que involucrar en los problemas que enfrenta la comunidad.

 

El economista recomienda que la compañía minera debiera realizar esfuerzos por focalizar localmente los beneficios que la actividad minera genera. Además, efectuar una inversión socialmente estratégica. Esto implica que se involucre en el desarrollo local de largo plazo.

La regulación ambiental chilena

 

Permisología, tramitología o cuellos de botella burocráticos. Meller resume que un proyecto de inversión minera puede requerir hasta 2.000 permisos, donde muchas veces dos o más servicios públicos tienen permisos distintos para algo muy similar. A ello se suma que los criterios de cada servicio son muy diferentes o erráticos con respecto a resoluciones o casos anteriores.

La institucionalidad de la regulación ambiental genera dos graves problemas, identificados desde Cieplan: a) un bajo nivel de eficiencia que impacta sobre la productividad y b) incerteza jurídica.

Entre las sugerencias que se han hecho las últimas dos décadas para revertir esto, están:

  • Una política de ordenamiento territorial. Que clarifique qué se puede y qué no se puede hacer en cada territorio.
  • La digitalización de todos los procesos y trámites.

 

Problemas gerenciales

 

En cuanto al factor de administración de las empresas, la Comisión Nacional de Productividad (CNP) en su último informe, hizo comparaciones entre las compañías que operan en Chile con las que operan en otros países.

Lo que se aprecia en el estudio es que en Chile la maquinaria y los equipos son utilizados entre un 12% y un 15% menos de lo que es usual en operaciones internacionales. Esto impacta y hace caer la productividad del capital. Por otro lado hay un bajo nivel de cumplimiento de los planes de operaciones, sólo 50% a 75% en Chile versus 70% a 100% a nivel global.

Los factores causales de los tiempos improductivos son: 43% debido a planificación, 20% a supervisión en lista y 15% por planificación de turno. “Estas ineficiencias son ocasionadas por una falla gerencial del capital humano calificado; no son los trabajadores mineros sin calificación, sino que los profesionales y el equipo gerencial”, enfatiza Meller.

Enfoque económico y conclusiones

 

El último enfoque clave para la optimización de la productividad, el económico, se basa principalmente en establecer que la reducción de ley del mineral es un factor exógeno a las faenas, pero no a nivel de país. Esto implica que hay que abrir y estimular exploraciones de nuevos posibles yacimientos, incorporando a las Pymes y a los junior.

Además Meller recomienda:

  • Resolver las fallas gerenciales, reducir los tiempos improductivos de la maquinaria y de equipo detenido.
  • Calcular las productividades parciales del trabajo, capital, energía y agua, pero hay que corregirlas por la ley.
  • Mejorar la regulación ambiental, un ordenamiento territorial debe hacerse y la digitalización total de la tramitación.
  • Para enfrentar la ley declinante de cobre y aumentar la productividad, es necesaria la tecnología moderna. La digitalización, la automatización y la rehumanización. Pero esto va a reducir la demanda por trabajadores y proveedores locales, donde están presentes las comunidades.

 

La visión de los ejecutivos

 

El presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, considera crucial desde el punto de vista económico, que la minería entienda y se focalizase no sólo en términos de productividad, sino que también en mostrar una rentabilidad atractiva hacia los directorios: “No es sólo un proceso productivo, sino que también de negocios”.

Jorge Gómez, presidente ejecutivo de Minera Collahuasi, coincide en poner énfasis en la burocracia excesiva en Chile, principalmente en permisos ambientales para proyectos brownfield, uno de los aspectos considerados como clave para ir en busca de una mejor productividad.

Comentarios

Conectate con