x

Logística Portuaria: Eslabón clave en la cadena productiva de la industria minera

El sector extractivo genera gran parte del porcentaje de transferencia de carga de los recintos portuarios emplazados cerca de los principales distritos mineros del país. Estos terminales han apostado por la innovación y sustentabilidad para responder a las demandas del mercado, respecto del cual se prevé un positivo escenario.

Ante una industria minera con más claros signos de reactivación y una todavía cuantiosa cartera de proyectos por materializar, la cadena productiva del sector también mejora sus perspectivas, como es el caso de los puertos y servicios asociados, ya que más del 50% de las exportaciones del país corresponde a productos mineros.

Este escenario más favorable se percibe con fuerza en los principales distritos mineros del país, emplazados principalmente en la macrozona norte, donde las empresas portuarias y sus respetivos terminales apuestan por importantes inversiones para responder a un incremento en los envíos de cobre y otros productos, con una visión de eficiencia y sustentabilidad.

La Empresa Portuaria de Antofagasta, emplazada en la capital de la región del mismo nombre y administrada por la concesionaria Antofagasta Terminal Internacional (ATI), tuvo un volumen de transferencia de aproximadamente 2,5 millones de toneladas en 2017, de los cuales el 90% está relacionado con  la minería privada del norte de Chile, concentrados minerales bolivianos y, más recientemente, con la industria del litio. Para 2018 proyecta  un incremento superior al  11% en el total de toneladas transferencias, respecto al año anterior.

Puerto Antofagasta, ATI

ATI transfiere diversos tipos de carga: cobre metálico, big bags, concentrados de minerales, cargas de proyectos, contenedores (para cobre consolidado e importación de insumos) y graneles.

 

“La versatilidad de nuestras operaciones nos han permitido convertirnos en uno de los principales puertos multipropósito de la macro zona norte, sumada a nuestra ubicación geográfica y conectividad ferroviaria y rodoviaria”, asegura Cristián Wulf, gerente general de ATI, quien destaca la infraestructura portuaria con que cuentan, para ofrecer un servicio de calidad a la minería y sus diversos tipos de carga, como cobre metálico, big bags, concentrados de minerales, cargas de proyectos, contenedores (para cobre consolidado e importación de insumos) y graneles.

“En los últimos años hemos realizado fuertes inversiones asociadas a atender las necesidades de la minería, específicamente para el embarque de concentrados minerales”, indica el ejecutivo. Para ello disponen de diversos equipos, tales como grúas móviles, portacontenedores y grúas horquilla, entre otros.

Además, el terminal trabaja con un sistema de recepción, acopio y embarque de concentrados (RAEC), junto con contenedores volteables para embarcar concentrados minerales, “ofreciendo una logística 100% limpia, eficiente y competitiva”, subraya el gerente general.

Mejillones

A 65 km de la ciudad de Antofagasta se ubica Puerto Mejillones (50% de Inversiones Neltume, filial del grupo Ultramar; y 50% de Constructora Belfi), que cuenta con más de 20 años de operación para la transferencia de graneles sólidos y líquidos de la industria minera y energética de la Región de Antofagasta.

Puerto Mejillones

Puerto Mejillones ampliará su infraestructura terrestre para la recepción de carga a granel en contenedores volteables, que luego será transportada por correas trasportadoras tubulares hasta las bodegas de los buques.

 

Su infraestructura considera edificios de recepción y almacenamiento para concentrados de zinc y plomo para carga proveniente de Bolivia, con una capacidad de 72.000 toneladas, y con 11 estanques de ácido sulfúrico de 20.000 ton cada uno.

Desde la compañía destacan que en los últimos años se han implementado planes para diversificar sus operaciones, gracias a lo cual ha ido aumentando considerablemente la transferencia de carga.

Adicionalmente, el terminal prepara un proyecto de ampliación de su infraestructura terrestre, que permitirá la recepción de carga a granel en contenedores volteables, para luego ser embarcada de manera eficiente y limpia por medio de correas trasportadoras tubulares hasta las bodegas de los buques. Además, se construirá un edificio de transferencia, con dos vías de acceso para camiones porta contenedores. Dos puentes-grúa de alto tonelaje elevarán los contenedores y descargarán el mineral al interior del recinto.

Para la realización de este proyecto, Puerto Mejillones ya cuenta con la aprobación de los permisos ambientales necesarios para la recepción, almacenamiento y embarque de concentrados de minerales, mediante el nuevo sistema de recepción de carga, que podría estar disponible a partir del segundo semestre de 2020.

Puerto Angamos (de Neltume-Grupo Ultramar, Inversiones y Construcciones Belfi e Inversiones Portuarias Norte Grande) es la concesionaria del Terminal 1 del Complejo Portuario de Mejillones. Esta compañía también apostó por innovar en su proceso de embarque, con la implementación de un nuevo sistema en 2014, que este año les permitió alcanzar un hito operacional y alcanzar dos millones de toneladas de graneles transferidos de concentrado de cobre, a través de la tecnología de contenedores volteables y la incorporación de nuevos clientes.

Puerto Angamos

La implementación del sistema de contenedores volteables y la incorporación de nuevos clientes le permitieron a Puerto Angamos alcanzar el hito de dos millones de toneladas transferidas de concentrado de cobre.

 

De acuerdo con el gerente general de Puerto Angamos, Álvaro David, los nuevos escenarios y desafíos de la industria minera requieren mayores niveles de flexibilidad y eficiencia, a los cuales –dice– han sabido acomodarse manteniendo la calidad de servicio. “Superar los dos millones de toneladas de graneles transferidos es un reflejo de un trabajo bien hecho, planificado, con metas exigentes y cumpliendo a cabalidad el gran desafío de elevar los estándares operacionales en materia de seguridad laboral y cuidado del medio ambiente”, comenta.

 Iquique

El Puerto de Iquique, ubicado en la Región de Tarapacá, cuenta con dos terminales: Terminal N° 1 Molo, sistema multioperado administrado por Empresa Portuaria de Iquique (EPI), y el Terminal N° 2 Espigón, que opera bajo concesión Iquique Terminal Internacional (ITI), por un período de 20 años.

EPI presta servicios a la minería y transfiere carga proveniente desde Bolivia. En 2017 registró un total de 2.236.894 toneladas de transferencia de carga, de las cuales 89.305 ton correspondieron a cobre, 56.609 a graneles sólidos y 3.438 a graneles líquidos.

Puerto Iquique, EPI

En Iquique, EPI, que administra el Terminal N° 1 Molo, presta servicios a la minería y transfiere carga proveniente desde Bolivia.

 

En materia de infraestructura, destaca el plan de inversión del proceso de reconstrucción post terremoto, que comenzó en 2014 y que en 2016 completó su primera etapa, con una inversión de US$30 millones. La materialización de esta fase permitió recuperar la operatividad del frente de atraque del Terminal Molo Nº1, con tecnología antisísmica, mediante la instalación de 1.284 micropilotes de acero.

En diciembre de 2017 se dio inicio al proceso de licitación del proyecto “Reposición del frente de atraque Nº 1 segunda etapa-EPI”, que a partir de abril del presente año ejecutará la alineación del frente de atraque, que involucrará la instalación de una losa montada sobre pilotes preexcavados de hormigón, lo cual, además permitirá aumentar de forma natural la profundidad del frente de atraque.

Rubén Castro, gerente de Operaciones de Empresa Portuaria Iquique, explica que la obra considera también la intervención del prisma de enrocado en 125 metros del extremo norte del sitio Nº 1, lo que posibilitará alcanzar la cota de los -15 metros. Todo esto implica una inversión del orden de US$14 millones. “Una vez concluido el proceso de reconstrucción y preparación de nuestro puerto en un terminal de clase mundial, desarrollaremos un estudio de demanda que permitirá identificar el momento oportuno de ampliar las instalaciones, a través de un modelo de asociación público-privada, por medio de una licitación internacional”, adelanta el profesional.

 Coquimbo

Puerto de Coquimbo es el único recinto portuario público de la Cuarta Región, cuya concesión está a cargo de la empresa Terminal Puerto Coquimbo (TPC) desde 2012. Está diseñado para cargar o descargar desde graneles hasta contenedores refrigerados, empleando para ello usualmente las grúas y equipamiento de las naves.

Para dar servicios a la minería, dispone de bodegas dedicadas al almacenamiento de minerales y 40.000 m2 para acopio de distintos tipos de carga. Durante 2017, este sector alcanzó a movilizar 766.165 toneladas, que representan un 82% del total de carga transportada, respondiendo a la transferencia de concentrado o mata de cobre de las compañías Caserones, Teck, Enami, Codelco y Trafigura.

Puerto Coquimbo

Para dar servicios a la minería, Terminal Puerto Coquimbo dispone de bodegas dedicadas al almacenamiento de minerales y 40.000 m2 para acopio de distintos tipos de carga.

 

Marcela Díaz, jefa de Área de Gestión y Desarrollo de Puerto Coquimbo, señala que dentro de las próximas inversiones de mediano plazo destaca el “proyecto de modernización del Puerto Coquimbo”, cuyo proceso de ejecución se espera iniciar en septiembre de 2018, con la presentación de los antecedentes técnicos para postular a la aprobación provisoria, y que debería finalizar en diciembre de 2022.

“Dentro de las inversiones de infraestructura más relevantes del proyecto se considera la construcción y habilitación de un tercer sitio de atraque, a través de la construcción de un muelle de penetración, tipo Finger Pier, infraestructura que permitirá satisfacer la proyección de la demanda (estimada en un millón de toneladas) y que incluso aumentará la capacidad de transferencia del terminal, al permitir la atención de naves full container”, explica Díaz.

Precisa que el muelle tendrá una longitud total de 520 metros, compuestos por un puente de acceso de 280 m de longitud por 10 m de ancho, y una plataforma de operación y atraque (“cabezo”) de 240 m de longitud por 35 m de ancho.

Zona central

Si bien los puertos del norte del país tienen el mayor tráfico de carga minera debido a su ubicación estratégica, la zona central también juega un papel relevante dentro del rubro, principalmente porque cuenta con grandes terminales que también  destacan en la transferencia de productos mineros.

Puerto San Antonio es el de mayor tráfico en Chile: durante 2016 transfirió 18,2 millones de toneladas y actualmente –por encargo del Estado– se está preparando para la construcción del proyecto Puerto a Gran Escala (PGE), para estar en condiciones de dar respuesta a las proyecciones de crecimiento de la demanda de servicios portuarios con vistas a la próxima década.

Puerto San Antonio

Maqueta digital del proyecto Puerto a Gran Escala de San Antonio.

 

El puerto, que tendría un costo de US$3.300 millones, estará ubicado en la bahía sur de San Antonio. Está diseñado para transferir 6 millones de TEU al año, para lo cual contará con dos terminales de 96 hectáreas cada uno, que tendrán la capacidad de recibir cuatro naves Neopanamax.

La construcción del PGE está proyectada para finalizar su última fase luego de 19 años desde su inicio; sin embargo, estará habilitado para recibir el primer barco tras los primeros siete años de obras. En la nueva infraestructura utilizarán grúas automáticas, denominadas Automatic Stracking Crane con rieles, con el propósito de aumentar la velocidad de operación.

Por su parte, Puerto Valparaíso ha previsto invertir este año en maquinaria como respuesta a una proyección de crecimiento en el transporte de carga minera de 3%, en relación con 2017. El 6,7% de su transferencia en el área de exportaciones corresponde a minería, a pesar de haber tenido una disminución de 102.233 toneladas transportadas el ejercicio pasado respecto de 2016, es decir, una baja de 21,7%.

Con respecto a los productos mineros transferidos en los últimos años por el puerto, el 75% de la carga corresponde a ánodos y el 25% a cátodos, que son movilizados a través de tres modalidades: rodoviaria, ferroviaria y marítima. No transportan concentrados y Codelco es su principal cliente. Entre sus servicios de valor agregado a la carga, sus terminales prestan servicios de acopio y consolidación en contenedores.

Puerto Valparaíso

Puerto Valparaíso ha previsto invertir este año en maquinaria como respuesta a una proyección de crecimiento en el transporte de carga minera de 3%, en relación con 2017.

 

Puerto Valparaíso cuenta con el servicio asociado del operador ferroviario Fepasa, el cual dispone de un tren que arriba en promedio con 800 ton de cobre por trenada y que opera durante la noche.

En el caso de Puerto Ventanas, el 34,1% del total de la carga transferida en 2017 correspondió a concentrados de cobre (1,8 millón de ton). Entre sus principales clientes mineros figuran las divisiones Andina y El Teniente, de Codelco, y Anglo American.

El año pasado este puerto privado culminó la ejecución del proyecto “Mejoramiento y modernización del sistema de embarque de concentrado de cobre”, por US$35 millones, que involucró el montaje de un equipo cargador viajero con capacidad nominal de 1.500 ton/hora para la transferencia de concentrado. Dentro del mismo proyecto también se instalaron más de 1.100 m de correas transportadoras encapsuladas, que interconectan las áreas de almacenamiento con los distintos sitios de atraque.

Puerto Ventanas (Cargador viajero)

El año pasado Puerto Ventanas culminó un proyecto que involucró el montaje de un equipo cargador viajero para la transferencia de concentrado y la instalación de más de 1.100 m de correas transportadoras encapsuladas.

 

El gerente general de Puerto Ventanas, Jorge Oyarce, explica que el nuevo cargador permite realizar embarques a plena capacidad de las naves Handymax, con menores costos por recaladas adicionales en otros terminales. Además, reduce significativamente el tiempo de la nave en el puerto. Esto, porque es posible embarcar a granel sin la necesidad de que los barcos cambien de posición, posibilitando una mayor velocidad de rotación de la carga en las bodegas y, consecuentemente, aumentando la capacidad de almacenamiento al triple. Este nuevo equipamiento viene a compensar también los efectos negativos de las marejadas que afectan a la bahía de Quintero.

Puertos mineros

Algunas faenas de la gran minería también cuentan con muelles o puertos, como Collahuasi, en la Región de Tarapacá, que traslada el concentrado de cobre como pulpa hasta su propio terminal marítimo en la Caleta de Cañamo. El transporte se realiza a través de un sistema de mineroductos de 203 km. de extensión.

Minera Escondida, de BHP, cuenta con Puerto Coloso, que  está ubicado en el extremo sur de Antofagasta. Dos mineroductos transportan el concentrado al terminal portuario, donde es filtrado y embarcado para despachar a los clientes.

En Minera Los Pelambres, de Antofagasta Minerals, el concentrado de cobre viaja a través de un ducto de 120 km en forma de pulpa, hasta la ciudad de Los Vilos, donde se embarca por medio de una correa transportadora encapsulada. El Puerto Punta Chungo recibe en promedio seis barcos mensuales, los que van cargados con concentrado de cobre de la minera, con destino principalmente a mercados de Asia y Europa.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]