Automatización y robótica: Nuevas manos para una minería más exigente

La utilización de estas tecnologías está permitiendo elevar la eficiencia de los procesos productivos, junto con disminuir los riesgos asociados a ciertas tareas, y optimizar el tiempo de los trabajadores.

Los avances en materia de automatización y robótica han permitido a las compañías contar con nuevas herramientas para optimizar sus procesos, lo que trae aparejado un cambio en la forma cómo llevan a cabo su negocio, junto con nuevas oportunidades en la relación con sus trabajadores.

Osvaldo Travieso, director ejecutivo de Consultoría en Estrategia Digital de EY, comenta que “toda hora de trabajo robotizada da luz a nueva e invaluable hora de creatividad e inteligencia humana, antes prisionera de algún proceso repetitivo. En el futuro tendremos una minería sin exposición a riesgos, altamente automatizada, más sustentable y más rentable”.

El ejecutivo agrega que “los robots han comenzado a llegar a la minería y, poco a poco, se están haciendo cargo de tareas grandes y pequeñas, en prácticamente todo el espectro de las etapas productivas y servicios de apoyo (…) Sin embargo el potencial es aún mucho mayor”.

En ese contexto, es relevante destacar el trabajo que realiza la empresa chilena Mirs, parte del holding HighService, contando con varias líneas de desarrollo de negocios, en dos frentes principales: minería y metales.

“En minería, tal como está la línea de molienda, se encuentra fuertemente impulsada el área de muestreo de minerales y de proyectos especiales, que está lanzando próximamente los sistemas de apertura y cierre de pasajes de hornos de fusión. Junto con eso, nuestra oficina en Estados Unidos se ha concentrado mucho más en la industria pesada, con soluciones para la siderurgia y la industria del acero”, señala Igor Elías, gerente de la Línea de Negocios Mill Refine de Mirs.

Lidiando con la variabilidad

Más allá de los beneficios que puede entregar la robótica en la industria minera, su implementación no está exenta de desafíos, debido a las características que presenta la actividad extractiva.

Javier Espinoza, vicepresidente de Desarrollo de Negocios Estratégicos de HighService Corp, explica que “en general la automatización no conversa bien con los procesos altamente variables, como ocurre en la minería, porque a la automatización le gusta que las cosas pasen exactamente siempre de la misma manera”.

Ante dicho escenario, Mirs ha procurado llevar a cabo “capacidades de desarrollo, mecánica y electrónica, con distintas competencias de nuestros equipos de trabajo, para diseñar herramientas de inteligencia artificial y también mecánicas, que sean capaces de absorber la variabilidad de los procesos”, agrega el ejecutivo, y así poder entregar soluciones en lugares que normalmente no se podrían automatizar.

Igor Elías agrega que la forma de enfrentar la complejidad de lidiar con una industria que presenta una diversidad de variables es “primero, prueba y error. Mirs lleva 15 años en ese ejercicio de ir aprendiendo cómo adaptar la robótica a los procesos mineros, donde la variabilidad es el primer talón de Aquiles”.

El factor cultural

Un aspecto que ha incidido en el nivel de avance técnico que se está logrando en el ámbito de la robótica se vincula con la disposición de las mineras frente a ese tipo de desarrollos.

Al respecto, Javier Espinoza comenta que “a lo largo de estos años en conjunto con nuestros clientes mineros hemos desarrollado alianzas de largo plazo, ya sea por nuestros negocios en mantenimiento o en construcción, que nos han permitido que confíen en Highservice como grupo, para poder realizar desarrollos como el nuestro, y ejecutar pruebas industriales, validaciones tecnológicas de nuestros avances, donde ellos pueden tomar el peso de lo que significa probar una tecnología, y también evaluar que las soluciones que desarrollamos son confiables”.

Respecto a los tópicos que deben ser abordados con miras a un mayor uso de la robótica en la minera, el vicepresidente de Desarrollo de Negocios Estratégicos de HighService destaca la relevancia del aspecto cultural, “porque incluso cuando logras vender una máquina, un sistema tecnológico, lograr que ese sistema sobreviva en el tiempo requiere una gestión de cambio muy importante en los equipos de trabajo, porque si no le das el mantenimiento, la mantención, esa máquina o esa solución tecnológica en el tiempo va a decaer y va a quedar botada. Esto muchas veces tiene que ver con un cambio en el mind set del minero, del mantenedor, de manera de poder creerse el cuento”.

Vinculado a este punto, Osvaldo Travieso considera que en oposición a lo que se suele pensar, la robótica hace más humano el trabajo de las personas: “Al hacerse cargo de las tareas repetitivas y aburridas, permite liberar tiempo para las personas, desencadenando el potencial creativo, intelectual y profesional de los seres humanos (…) Necesitamos liberar el tiempo que estos profesionales desperdician en procedimientos de poco valor agregado”.

Junto con ello, el especialista de EY menciona que “adicionalmente se debe considerar que esta nueva fuerza de trabajo digital no suele cometer errores por fatiga en sus acciones, lo que ahorra muchos malos ratos y reprocesos”.

Desarrollo nacional y alianza con la academia

La empresa Mirs lanzó recientemente una solución robótica desarrollada completamente en territorio nacional para el revestimiento de SAG y molinos de bolas, en un evento internacional que tuvo lugar en las instalaciones de pruebas industriales que posee la compañía en San Bernardo.

Los principales actores del sector minero, liderados por el ministro de Minería, Baldo Prokurica, y más de 40 ejecutivos de compañías mineras y de ingeniería de Chile y Perú, tuvieron la oportunidad de presenciar un modelo a escala real de un molino SAG de 36″, y la operación del EMMR (External Mill Maintenance Robot), el primer sistema totalmente automatizado del mundo que realiza esta operación de forma autónoma y sin intervención humana.

El sistema automatizado incrementa la calidad, la seguridad y la velocidad de la operación, al reemplazar la mano de obra por la acción colaborativa de robots de hasta seis toneladas, que operan en paralelo a una velocidad que alcanza hasta dos metros por segundo, reduciendo el tiempo total de la operación en aproximadamente un 40%.

En el marco del lanzamiento, Mirs firmó un acuerdo con la Universidad de Concepción con el fin de impulsar el desarrollo de aplicaciones y soluciones de tecnología robótica para las industrias minera y pesada.

En virtud de este convenio, ambas organizaciones podrán realizar investigaciones y promover actividades en el área de la inteligencia artificial y robótica que apunten a mejorar la eficiencia, y aumentar la seguridad y productividad de los procesos industriales.

Comentarios

Conectate con