x

SQM avanza en su plan de crecimiento  

“Dependiendo de la evolución de la pandemia, deberíamos poder acelerar nuestros planes de inversión de capital en 2021 y compensar los retrasos que veamos en los próximos meses”, asegura Pablo Altimiras, VP senior Negocio Litio y Yodo de la compañía.

Una serie de medidas implementó SQM con el objetivo de asegurar su continuidad operacional en medio de la crisis sanitaria, escenario que ha implicado también un ajuste en su plan de inversiones.

En conversación con MINERÍA CHILENA, Pablo Altimiras, VP senior Negocio Litio y Yodo, aborda el momento que vive la minera y la necesidad de incentivos al desarrollo de nuevos proyectos.

¿Han visto afectadas sus operaciones y exportaciones?

La empresa está operando con todas las medidas de seguridad requeridas. La dotación ha disminuido debido al cuidado que hemos tenido con nuestros adultos mayores y trabajadores con enfermedades crónicas, los que se han mantenido en sus hogares.

También hay una merma vinculada al personal que puede hacer sus labores con teletrabajo.

Es importante recalcar que en nuestras operaciones hemos implementado todas las medias de seguridad y controles sanitarios para resguardar la seguridad de todos: colaboradores, contratistas y comunidades vecinas. Asimismo, tenemos diversos protocolos acordes con las directrices de las autoridades, y la asesoría de la Universidad del Desarrollo y la Clínica Alemana.

En torno a las exportaciones, hemos podido cumplir nuestros envíos y las descargas en destino. A nivel local se han tomado medidas en todos los puertos, tanto para trabajadores como para tripulaciones de barcos, lo cual ha permitido la adecuada salida de carga. Desde el punto de vista de descargas en destino, el mayor impacto fue a comienzos de año en China por las restricciones impuestas, pero hoy eso está más normalizado.

En los otros países donde enviamos productos, hemos visto ocasionalmente procesos de descarga algo más lentos, sin embargo, hemos podido cumplir con las entregas planificadas.

¿Cómo visualizan el mercado del litio para este 2020 y luego de superada la pandemia?

Creemos que el impacto en el crecimiento de la demanda de los mercados en los que vendemos, nuestros volúmenes de ventas y precios promedio, dependerán de la duración del Covid-19 en diferentes regiones. Así también nuestra situación está vinculada con la eficiencia de las medidas implementadas para contener la propagación de este virus, y de los incentivos fiscales y nacionales que pueden implementarse en diferentes regiones para promover la recuperación económica.

La mayoría, si no todos estos factores están evolucionando actualmente de manera rápida, por lo tanto hoy no podemos evaluar los impactos de la pandemia en los pronósticos de demanda del mercado, o en nuestras estimaciones de volúmenes de ventas y precios promedio de venta.

Inversiones

¿Han debido ajustar su cronograma de proyectos e inversiones?

En cuanto a nuestras inversiones, continuamos con el plan de crecimiento que hemos anunciado anteriormente; para 2020 se aprobó un plan de gastos de capital de US$350 millones.

Esperamos que nuestro gasto de capital de mantenimiento sea de aproximadamente US$120 millones este año. Los US$230 millones restantes están relacionados con la expansión de nuestra producción de nitratos, yodo y litio. Dependiendo de la evolución de la pandemia, deberíamos poder acelerar nuestros planes de inversión de capital en 2021 y compensar los retrasos que veamos en los próximos meses.

A medida que continuamos evaluando el entorno económico global cambiante, y los impactos que podría tener en el crecimiento de la demanda de los negocios en los que vendemos, podemos encontrar prudente retrasar o modificar nuestro plan de gastos de capital para este año.

¿Qué aspectos técnicos, políticos o sociales deben ser abordados para que Chile no pierda participación en el mercado mundial del litio?

Con relación a aspectos técnicos, las empresas productoras actuales son líderes a nivel mundial y el esfuerzo es mantener esa posición, más allá de que la alta demanda potencial haga surgir nuevos competidores.

Nuestros desafíos son convertirnos en una empresa aún más sustentable. Tenemos camino avanzado en eso: aumentar los rendimientos de producción, bajar los costos y hacer productos de alta calidad en armonía con el medio ambiente.

En cuanto al aspecto político, el país debe discutir en forma seria la manera de dar incentivos a los privados para desarrollar otros recursos de litio que hay en Chile. El hecho de que no sea concesible perjudica los incentivos para venir a explorar y desarrollar nuevos proyectos. Esto es preocupante, porque países que incluso tienen condiciones más adversas para hacer negocios, como son Bolivia y Argentina, han desarrollado en los últimos años más proyectos de litio que Chile, y con eso hemos ido perdiendo liderazgo.

En el ámbito social, creemos que el país y toda la sociedad en general, pero sobre todo las comunidades y empresas productoras, deben hacer un esfuerzo para entender que esta es una buena oportunidad para todos.

En ese sentido, buscar una comunicación y colaboración continua entre las partes será clave para que la industria del litio pueda desarrollarse y así capturar esa oportunidad. Hoy se están haciendo muchas cosas que van en esa dirección, aunque creemos que existen espacios para comunicar mejor la verdadera realidad de la industria y su contribución al desarrollo del país.

Minería y sostenibilidad

¿Cómo la compañía está procurando lograr una producción del litio cada vez más sustentable?

Durante más de 25 años SQM ha diseñado y operado un proceso sustentable de extracción para los iones de litio y potasio contenidos en la salmuera del núcleo del Salar de Atacama. Nuestra responsabilidad está en desarrollar el proyecto de manera sustentable con respeto al medioambiente y aportando al desarrollo de las comunidades cercanas.

Para esto, no solo poseemos las aprobaciones ambientales requeridas, sino además trabajamos cada día para mejorar aún más nuestros procesos, agregando tecnología de punta, midiendo y reduciendo su huella de carbono y optimizando el uso del agua, entendiendo que se debe proteger y cuidar la zona.

Un punto importante a destacar es que la operación que realiza la empresa en el Salar de Atacama requiere de un porcentaje mucho menor de utilización de agua que la minería tradicional. SQM usa actualmente 180 l/s de agua dulce para sus operaciones en el Salar de Atacama, que incluye la producción conjunta de más de dos millones de toneladas de sales de potasio (MOP, Silvinitas y carnalitas), 270.000 toneladas de solución concentrada de cloruro de litio y sales de magnesio (bischofita).

Los 180 l/s equivalen a menos del 5% de los derechos de agua subterránea otorgados por la autoridad en la cuenca del Salar de Atacama, y a menos del 2,5% del total de derechos otorgados por la autoridad en la cuenca, si consideramos además los de agua superficiales.

Asimismo, la evaluación incluye un extenso plan: más de 225 puntos de monitoreo hidrogeológico, un plan de vigilancia de flora y fauna mediante campañas de terreno, seguimiento de imágenes satelitales, censos de fauna, estudios limnológicos, etc., además de un Plan de Alerta temprana que regula las extracciones de salmuera para evitar impactos sobre el medioambiente.

Ante cualquier desviación negativa, la empresa debe reducir su nivel de extracción de forma inmediata, sea agua o salmuera, según corresponda.

Valor agregado y electromovilidad

¿De qué manera se está trabajando en la agregación de valor en torno al litio?

La cadena de valor del litio es muy compleja y diversa.

Las competencias para hacer químicos de litio, cátodos, celdas, baterías y autos son muy diferentes.

En el caso de SQM, nos sentimos orgullosos, porque hacer químicos de litio es un proceso de alto valor agregado; no es similar a las industrias extractivas que operan en el país. Lo que vendemos son productos terminados, en base al mineral que procesamos, Li2Co3, solo 18,7% proveniente del Salar, el resto son materias primas importadas. Tenemos muchos profesionales de alto nivel, incluidos siete con doctorados en química, que día a día deben ir estudiando cómo hacer mejores productos. Nos falta desarrollar otras capacidades para integrarnos a esa cadena de valor, hay empresas que están en ese rubro desde hace más de 30 años.

Es difícil, porque los mercados de autos eléctricos están en Asia y Europa principalmente, por lo que tiene sentido que las plantas de baterías estén cerca de esos mercados.

En el caso de Chile se está avanzando y un ejemplo es el instituto de energías limpias impulsado por Corfo.

Qué oportunidades visualizan a partir del avance de la electromovilidad a nivel global y en Chile?

Las oportunidades son múltiples. Detrás de la electromovilidad existen muchas actividades que deben hacerse para finalmente ver un auto eléctrico en las calles. Chile juega un papel muy importante en el cobre y en el litio, dos minerales que son fundamentales para el desarrollo de la industria. Por otro lado, la producción de energías limpias es clave para que el auto eléctrico sea una alternativa real y así bajar la huella de carbono. No sacamos nada con tener autos eléctricos que usen energías producidas con tecnologías que no sean limpias, por eso todo el avance que ha tenido Chile en la implementación de la energía solar en el norte es muy importante.

En el caso de SQM, el 95% de la energía que se utiliza es solar.

Nos sentimos muy orgullosos de ser parte de esta revolución al producir, de manera sustentable y con una baja huella de carbono, el litio que necesitan las baterías y las sales de nitrato que necesitan las plantas de generación termosolares.

Comentarios

Conectate con