x

Salmag será el brazo comercial de Albemarle para todo lo que no sea litio

El gerente general de Salmag, Ney Fauré, adelanta que están trabajando en varias líneas de investigación con las distintas sales y viendo su aplicación en el desarrollo de energías verdes y electromovilidad, entre otras industrias.

Tras disolverse la alianza que Albemarle y SQM tenían en la empresa Salmag, y quedar el 100% de ésta bajo el paraguas de la primera, la estadounidense decidió potenciarla como su brazo logístico y comercial para todos los productos que produzcan en Chile que no sean litio.

Así lo adelanta a MINERÍA CHILENA el gerente general de Salmag, Ney Fauré, quien además ocupa el cargo de gerente de Desarrollo Estratégico de Albemarle. “Teniendo en cuenta que el nuevo acuerdo con Corfo permitirá a Albemarle duplicar su producción de carbonato de litio en Chile, habrá también un incremento en la producción de sales que son un subproducto de este proceso en Planta Salar. Hasta ahora, Albemarle no tenía un área especializada de logística, distribución y comercial de todo lo que no fuera litio”, sostiene el ejecutivo.

Entonces, puntualiza, vieron en Salmag la oportunidad de concentrar este desarrollo, gracias a su experiencia y a que cuenta con una infraestructura logística potente, con un centro de distribución en Baquedano, una importante cartera de clientes –principalmente mineros– y contratos con una amplia gama de transportistas.

¿Esta responsabilidad que pasa a Salmag se refiere sólo a Chile o también a otros países de la región?

Es para cualquier parte de la región o del mundo. Somos el brazo comercial para todo lo que se produzca en Chile que no sea litio. Tenemos la misión de buscarle algún valor, buscar mercado y ver cómo podemos hacer nuevos negocios para Albemarle.

¿Van a partir por potasio?

Lo más rápido es potasio, porque ya existía un área de ventas allí, que se anexó a Salmag.

¿Qué producto de potasio venden actualmente?

Cloruro de potasio (KCL), cuyo uso principal es fertilizante. Es un commodity con un mercado mundial gigante, de aproximadamente 55-60 millones de toneladas y nosotros producimos alrededor de 140.000 ton. Somos un actor pequeño, pero tenemos ventajas en costos.

¿A qué otros productos le ven potencial?

En las distintas sales estamos trabajando muchas líneas de investigación, con varias universidades. Por ejemplo, estamos viendo la utilización de la halita, que es la sal que más está presente en la salmuera, como un reemplazo del cloruro de sodio en procesos industriales que necesitan la molécula de cloro. Queremos introducir la halita como una sal de mucho menor costo y que tiene casi la misma cantidad de cloro que el cloruro de sodio.

También estamos viendo otras industrias en las que podemos usar subproductos del litio, como el desarrollo de energías verdes y la electromovilidad.

El negocio de la bischofita

¿Cuánto les “movió el piso” que SQM decidiera armar un área de comercialización de bischofita?

Desde hace tiempo que existen otros potenciales productores de bischofita en la región, en la medida que los salares de Argentina o Bolivia empiecen a producir litio. Hoy hay en China, Israel, Estados Unidos. Y respecto de la supresión de polvo y estabilización de caminos, hay muchos productos que son competencia. Por lo tanto, un competidor más no nos mueve nada.

El driver de nuestro éxito no ha sido la venta de bischofita, sino dar un excelente servicio y garantías de lo que hacemos. Una de las principales ventajas de nuestra ingeniería es maximizar el efecto supresor, minimizando los recursos asociados. Hemos puesto mucha innovación e ingeniería en el entendimiento de los caminos, la toma de datos, el modelamiento, la preparación del producto y su aplicación. Decidimos hace años convertirnos en expertos en supresión de polvo con distintos aditivos, empezando con bischofita.

Hace dos años y medio estábamos en menos de un millón de metros cuadrados dando servicio y hoy estamos en cerca de cuatro millones de m2 de caminos mineros, en cuatro operaciones de la gran minería del cobre.

¿Cuáles son sus principales clientes mineros?

Estamos desde hace muchos años en BHP y Antofagasta Minerals.

¿Qué otros mercados atienden hoy, además de Chile, y qué perspectivas tienen respecto de ellos?

Tenemos exportaciones a Perú y Argentina. Sobre Perú, tenemos muy buenas expectativas; hay un mercado potencial enorme, que aún no conoce la bischofita, y también hay una competencia fuerte, pero creemos que la ingeniería que hemos desarrollado puede ser un plus para garantizar un mejor resultado.

En Argentina, hasta el momento el sector público, de vialidad, ha sido un gran driver y creemos que ahora crecerá más.

¿Están mirando otros países?

Estamos mirando el hemisferio norte, donde hay un uso muy importante de bischofita como agente para deshielar caminos. Allí tenemos un tremendo desafío logístico, pero estamos trabajando en eso.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]