x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

Pese al desafiante momento por el que pasa el sector minero, también se generan oportunidades para los proveedores tradicionales y especializados, asegura el director regional para Latinoamérica de Weir Minerals, Ricardo Garib, quien aprecia que “algunos directorios de compañías mineras ya están pensando en invertir, porque hoy en día, con la baja en el trabajo que hay para los proveedores, está todo más barato”, señala.

En conversación con MINERÍA CHILENA el ejecutivo de la firma especialista en entrega y soporte de soluciones de equipos para lodo (bombas, hidrociclones, válvulas, harneros y mallas, y revestimientos), advierte que “algunos proyectos (mineros) están en marcha lenta debido a aprobaciones ambientales o por decisión de los directorios de no invertir hasta que se vea un panorama más claro del futuro”.

En ese sentido, prevé que 2015 va a ser similar a 2014 en materia de actividad para la industria de proveedores mineros, “o incluso menos, porque el año pasado había proyectos que estaban terminándose”, añade, precisando que hasta que no partan nuevas iniciativas, éste va a ser un ejercicio “bastante escuálido”.

Por este motivo, consultado sobre la estrategia de Vulco-Weir Minerals para hacer frente a este escenario, responde que la empresa tiene en agenda desarrollar más su faceta de servicios y repuestos, así como algunos proyectos de optimización o cambios de equipo “para justamente apoyar a nuestros clientes en optimizar sus operaciones”.

Garib entiende que todas las compañías mineras están buscando reducir los costos, y en este aspecto avizora que queda camino por delante. Desde Weir “estamos potenciando fuertemente lo que llamaríamos proyectos de optimización en planta, sentarnos con el cliente y decir: ¿Qué no anda bien? ¿Qué ha cambiado?  ¿Cómo los ayudamos? Porque –puntualiza– a los clientes también les ha cambiado bastante el modo de su operación”.

Al respecto, explica que hace tres o cuatro años el objetivo de las mineras (con un precio del cobre muy alto) era producir todo lo posible, “no se podía dejar cobre en el cerro”, indica. Ahora, con el cambio en el precio del metal y con la menor demanda “lo importante es sacar el cobre a más bajo costo”.

Otro cambio que aprecia está en el modo de relacionarse con los clientes: “Se está hablando más estrechamente con el usuario, con más confianza, entendiendo que esta industria es común para el minero y el proveedor especializado”, plantea.

Productividad

Según Garib, en Vulco-Weir Minerals han triplicado sus ventas en cinco años, en lo que califica como “un ejemplo en productividad”.

Sobre el desafío país de avanzar en este tema, subraya que si bien las compañías mineras están haciendo mejoras, “creo que la productividad va a venir más que nada por el trabajo conjunto entre los clientes y los proveedores especializados para reducir los tiempos muertos. Es la gran fuente para la mejora de la productividad”, dice, mencionando especialmente el ámbito de los servicios.

De hecho, este problema lo están intentando resolver también desde Aprimin –asociación de proveedores mineros de la cual Ricardo Garib es vicepresidente–, desarrollando acuerdos de homologación con importantes mineras. “Lo que queremos –puntualiza– es que por ejemplo un trabajador de nuestras empresas que puede dar servicios en dos o tres diferentes plantas de Codelco, Anglo American o Antofagasta Minerals, sólo haga los exámenes médicos una sola vez y no para cada faena en particular. Que tengamos protocolos de contratos similares entre distintas faenas, para que el supervisor y su cuadrilla entren directamente al contrato y no se espere a la firma de protocolos o inducciones que en muchos casos son exactamente los mismos”.

En cuanto a las perspectivas para el mediano plazo, el director regional de Vulco-Weir Minerals reitera que van a depender de lo que pase con proyectos como Radomiro Tomic, Quebrada Blanca, Pascua-Lama y las expansiones de Collahuasi y Pelambres, entre otras. Si las señales mejoran “debería haber más luz, 2016 será un año en el que comience el crecimiento, y esperamos que entre 2017 y 2019 tengamos un nuevo ciclo virtuoso de proyectos”, afirma.

Apostando al crecimiento

Ricardo Garib destaca seis puntos que muestran cómo se está reforzando Weir Minerals en Chile y la región:

  • Desarrollo de nuevos líderes en la empresa usando el Weir University y la experiencia de los trabajadores más antiguos.
  • Nuevas inversiones en la planta principal de San Bernardo, en las tres áreas productivas: elastómeros, fundición y mecanizado.
  • Ampliación de sus instalaciones en Antofagasta y Calama, agregando casi 3.000 m2 a su actual centro de servicios en la región.
  • Incremento del número de empleados en servicio en el norte de Chile, de 150 a casi 300 personas.
  • Apertura de un centro de servicios en San Juan, Argentina, apostando al desarrollo de futuros proyectos, como Pascua-Lama y El Pachón.
  • Atractivo potencial de crecimiento en Colombia y Caribe, donde tienen varios clientes incluso en Cuba, que se estaría volviendo a abrir.

Comentarios

Conectate con