x

Paul K. Conibear, de Lundin Mining: “Esperamos incrementar nuestras inversiones en Chile”

El presidente y CEO de la minera canadiense destaca que la compra de Candelaria ha sido “transformacional” para la compañía, más que duplicando su producción de cobre.

“Chile permanece como uno de los destinos más atractivos a nivel global para nuevos desarrollos mineros”, afirma Paul K. Conibear, presidente y CEO de Lundin Mining, compañía que en 2014 ingresó al escenario local con la compra de Candelaria y Ojos del Salado a Freeport McMoRan (80% de la propiedad).

La relevancia de esta adquisición queda de manifiesto al constatar que el año pasado Candelaria representó más del 50% de las ventas totales de Lundin Mining.

La minera, con base en Canadá, cuenta también con operaciones en Estados Unidos, Portugal y Suecia, orientadas principalmente a la producción de cobre, níquel y zinc. También posee una participación en la mina de cobre y cobalto Tenke Fungurume, en la República Democrática del Congo.

Los planes de Lundin son seguir creciendo. “En los próximos años nos gustaría añadir una o dos minas de calidad a nuestra cartera”, reconoce Paul Conibear en conversación con MINERÍA CHILENA.

¿Cuál es su diagnóstico del actual momento de la industria minera y en particular de los metales base?

Al parecer hay un estado de ánimo de cauto optimismo en el mercado de los commodities en general, el cual ha estado repuntando desde comienzos de año. Sin embargo, tal sentimiento está muy acotado a determinados productos. En el corto a mediano plazo vemos al zinc presentando los mejores fundamentos, debido a significativos recortes en la oferta.

En el caso del cobre, avizoramos un mercado bien abastecido en el horizonte cercano, como consecuencia de grandes proyectos y expansiones que están ingresando este año y que irán incrementando sus producciones (como parte de los ramp up) en 2016 y 2017. No obstante, consideramos que en el largo plazo el metal retornará a un escenario de déficit.

Nos mantenemos optimistas en lo que respecta a las proyecciones para todos nuestros commodities, toda vez que se producirá una natural caída en la oferta debido a la disminución y falta de nuevos proyectos.

Considerando que grandes compañías mineras están haciendo ajustes y vendiendo activos ¿Qué  ha permitido que Lundin Mining esté invirtiendo y creciendo vía adquisiciones?

Tenemos un sólido balance financiero, posicionándonos exclusivamente en el segmento de los metales base. Esto es el resultado de un enfoque prudente en nuestras adquisiciones y prácticas de asignación de capital. Además, desde principios del año pasado hemos sido muy proactivos en implementar medidas de austeridad en toda la compañía.

¿Ven oportunidades para nuevas compras?

El actual es definitivamente un mercado de compradores, en el que compañías con estados financieros sanos -como nosotros- pueden ser selectivas y esperar por las opciones correctas.

Sin embargo, hay muy pocas oportunidades de calidad y con precios adecuados, por lo tanto, hay que ser rigurosos en los criterios de adquisición y pacientes, hasta que aparezca la alternativa indicada.

¿Cuáles son los objetivos de Lundin Mining para este año?

Nuestra estrategia en general está enfocada en alcanzar una producción estable, con bajos costos operativos e inversión de capital. En vista de la situación actual, nuestras actividades operativas y de inversión de capital continuarán con su foco en la flexibilidad financiera y en maximizar el flujo de caja, en orden a preservar nuestro balance financiero.
En cuanto a crecimiento, en los próximos años nos gustaría añadir una o dos minas de calidad a nuestra cartera.

¿Están evaluando otras oportunidades en Chile y la región?

América Latina es definitivamente una de las jurisdicciones favoritas de Lundin Mining para nuevos proyectos. Estamos activos tanto en Chile como en Perú. Y Lundin Gold (otra de las compañías del grupo) está desarrollando el proyecto Fruta del Norte en Ecuador, un yacimiento de oro de clase mundial.

NGEx, la firma de exploración del holding está trabajando en el proyecto Los Helados, en la Región de Atacama, y en los depósitos de cobre y oro Josemaría (en la provincia argentina de San Juan, en el límite con Chile) y Filo del Sol, en la frontera entre ambos países.

Para Lundin Mining, Chile permanece como uno de los destinos más atractivos a nivel global para nuevos desarrollos mineros, y esperamos incrementar significativamente nuestras inversiones y operaciones en el país en los próximos años.

Presencia en Chile

¿Qué los atrajo de Minera Candelaria y los impulsó a su compra?

Nos interesó adquirir Candelaria, porque es un activo de alta calidad, con una larga vida útil, un excelente registro operativo y un muy calificado equipo humano. Consideramos que podríamos extender la vida de la mina con una optimización del rajo y exploración subterránea. Además, la faena cuenta con una excelente infraestructura adicional, en su puerto y la planta desalinizadora, cuyo valor iremos incrementando con el paso del tiempo.

¿Cómo ha impactado esta adquisición a Lundin Mining?

La compra de Minera Candelaria fue transformacional para la compañía: hemos más que duplicado nuestra producción de cobre y ampliamos nuestro alcance global a Sudamérica. En 2015 Candelaria representó más del 50% de las ventas totales de Lundin Mining.

¿Cómo ha sido el proceso para implementar la cultura corporativa de Lundin Mining en Candelaria?

Ha sido sencillo el proceso de combinar las culturas de Candelaria y Lundin, con muchos valores compartidos.

Hemos mantenido prácticamente a todos los empleados y muchos han tenido la oportunidad de ver crecer sus oportunidades laborales, por lo tanto, ha imperado un  amplio apoyo para una transición suave.

Lundin Mining opera con una pequeña oficina corporativa (en Toronto, Canadá), delegando parte significativa del mandato y responsabilidades en cada una de sus operaciones.

La relación con Sumitomo -que posee un histórico 20% de participación en Candelaria- también ha sido excelente; han sido muy colaboradores en este proceso de transición a Lundin como nuevo socio controlador.

¿Cuáles son sus metas de producción para este año, tanto globales como en Chile?

A nivel global esperamos producir aproximadamente unas 250.000 ton de cobre, 23.000 ton de níquel y 150.000 ton de zinc, así como plomo, oro y plata como subproductos. En Candelaria proyectamos alcanzar 155.000 ton de cobre (como total de la operación).

¿En qué etapa se encuentran los planes para el desarrollo de esta faena?

Uno de los mayores proyectos en el cual estamos avanzando en Candelaria es el tranque de relaves Los Diques (US$300 millones de inversión). La oportuna materialización de esta obra es crítica para el futuro de la mina y, por lo tanto, continuamos trabajando para completar los permisos de construcción lo más pronto posible. Además, estamos iniciando los estudios conceptuales para incrementar potencialmente los volúmenes en lo que es minería subterránea.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]