x

Revista Minería Chilena Nº460

octubre de 2019

Pampa Camarones vive su segunda oportunidad de la mano de Minera Activa

El gerente general, Ignacio del Río, explica que como parte de un proceso que requirió tres años, la mina ubicada en la Región de Tarapacá fue rediseñada en varios aspectos.

Compartir

Recientemente Minera Activa consiguió la ansiada reinauguración de la operación Pampa Camarones, ubicada en la Región de Tarapacá. Al momento de su adquisición a los antiguos propietarios -Samsung y Pampa Mater, en 2015- la compañía contaba con importantes deudas y dos sanciones medioambientales. “Iba directo a la quiebra, tuvieron pérdidas todos los meses que operaron”, asegura Ignacio del Río, gerente general de la actual firma propietaria.

Tres años fueron necesarios para que la empresa minera ligada al Grupo LarraínVial pudiera retomar el rumbo productivo en la mina. Con un rearme del diseño geológico -que implicó pasar a operación subterránea- y también un proceso para solventar las deudas con acreedores, la faena pudo replantearse, con foco en el aprovechamiento de mineral con alta ley.

Del Río manifiesta un doble sentimiento tras la reinauguración de esta faena, que significó una inversión de US$42 millones. Por un lado, “mucho orgullo y alegría por el esfuerzo que ha significado y toda la historia que hay para llegar a ese punto”, y por otro, “mucha responsabilidad por lo que se viene haca adelante”, explica a MINERÍA CHILENA.

Con un modelo de reservas de los últimos seis años que promedia alrededor de 2,3% en ley cobre, proyectan un ramp-up de un año para llegar a producir 8.400 ton en cátodos de cobre anuales.

Reformulación

¿En qué consistieron las etapas de mejoramiento?

El primer gran desafío fue que Pampa Camarones iba directo a la quiebra. Tuvimos que buscar una nueva visión de cómo se podía operar la mina de una manera distinta, que fuera rentable. Eso implicó rehacer el modelo geológico y el plan minero, lo cual supuso un trabajo bastante extenso por parte de Minera Activa. Significó enfocarse en una estrategia orientada en la alta ley; es un plan minero que se basa en una minería subterránea selectiva, en vez del rajo que fue desarrollado inicialmente en el yacimiento.

Además, era una empresa que tenía deudas con todo tipo de acreedores: relacionados, no relacionados, financieros y operativos. Se llegó a un acuerdo con todos ellos para ver cómo salir adelante.

8.400 ton en cátodos de cobre anuales prevé producir Nueva Pampa Camarones.

Hubo también que actualizar los permisos. Todo tenía que estar en línea y eso requirió que desarrolláramos, ingresáramos y obtuviéramos la aprobación de una declaración de impacto ambiental, y que volviéramos a sacar todos los permisos sectoriales correspondientes. Eso demandó alrededor de dos años.

Finalmente se tuvo que contar con gente que creyera en que podíamos hacer esto, que invirtieran y arriesgaran capital para hacer una reapertura. Eso fue muy importante; logramos encontrar inversionistas y un socio estratégico como Mitsui que permitieron concretar este objetivo.

Nueva Pampa Camarones se inaugura en un periodo de vaivenes en el precio del cobre, a causa de la guerra comercial. ¿Cómo perciben este escenario?

Tras el gran reto de llegar a esta inauguración, que nos tiene a todos felices y orgullosos, lo que viene es operar. Esto incluye: responsabilidad, hacerlo  bien y operar económicamente, en un ambiente con bajo precio del cobre.

Gracias a que estamos enfocados en mineral de alta ley, debiera ser rentable, incluso con estos precios; pero la presión que pone es mucho mayor ahora. Con el actual valor hay menos espacio para errores o desfases. Estamos obviamente en un momento crítico, en el que si ejecutamos bien, todo irá en orden, pero eso va a requerir mucha concentración de la empresa y de los stakeholders que nos rodean.

Transición a minería subterránea

¿Cómo ha sido pasar de un rajo a explotación subterránea?

Esta faena venía con un rajo al cual le queda un tiempo de vida, así que continuamos explotándolo. Al mismo tiempo estamos empezando la extracción subterránea; a través de dos accesos tenemos distintos frentes abiertos. A medida que esta última operación vaya aumentando su producción, como parte del ramp-up, el rajo irá disminuyendo su aporte; eso permite una transición ordenada. Este proceso va durar todo un año.

Y posteriormente, ¿cómo ven su futuro?

Hay un plan minero de aquí a seis años, que son los recursos que se tienen, pero tenemos planes importantes para explorar tanto en nuestra propiedad minera como dentro del distrito. Así, esperamos expandir la vida de la mina bastante más allá de ese periodo.

Nosotros hicimos una exploración en profundidad del yacimiento; nos fue muy bien. Se requieren más sondajes para conformar reservas, pero los resultados son positivos.

Iniciativas sustentables

¿Qué beneficios esperan conseguir con el uso de paneles solares en la operación?

Engie es el administrador y operador de los paneles solares; 4,5 MWh es la necesidad de la faena. Estamos en conversaciones con la compañía para hacer un acuerdo de largo plazo, que sea de mutuo beneficio.

¿Qué resultados han tenido con el sistema de impulsión del agua de mar?

Consiste en un ducto que bombea agua de mar literalmente a un km en forma vertical, porque sube por un acantilado. Son 10 km en total de tubería hasta la operación, que se ubica a unos 900 m.s.n.m.

Nos estamos abasteciendo con agua de mar en vez de agua dulce, por lo que el gran beneficio es que no le quitamos agua dulce a otros sectores, como agricultura o particulares. La faena necesita 600 m3 de agua al día y la capacidad de bombeo debe ser 70 m3 la hora.

¿Cuál ha sido su impacto en nuevos empleos en la Región?

Son 450 empleos directos y los indirectos pueden ser hasta tres veces más. Lo otro importante es que hemos hecho un esfuerzo para que un 80% de las personas sean de la Región de Tarapacá.

Otros proyectos de Minera Activa

Ignacio del Río subraya que Minera Activa está también fuertemente enfocada en otras dos iniciativas. Una es Biolantánidos, que es de Tierras Raras en la zona de Concepción. “Ya hicimos la factibilidad y estamos en proceso de permisos, así que se encuentra bastante avanzado”, explica.

Agrega que con esta iniciativa están “estamos creando una nueva industria en el país”, en referencia a la explotación de estos escasos minerales.

El otro proyecto se llama Ciclón Exploradora. Consiste en un yacimiento polimetálico al norte de El Salvador, que posee 3,5% de ley de cobre equivalente. Señala que están realizando la factibilidad, fase que esperan completar en la primera mitad del próximo año.

Comentarios

Conectate con