Nelson Pizarro, presidente del XII Congreso Expomin 2014: “Todo indica que requerimos herramientas nuevas”

El ejecutivo minero señala que el evento internacional será la ocasión para “provocar a la inteligencia” y encontrar soluciones que mejoren la eficiencia de la operación minera en Chile y el mundo.

Presidente de Lumina Copper Chile y gerente general de Caserones, Nelson Pizarro tiene la responsabilidad este año de ser la cabeza del Congreso Internacional de Expomin. El ingeniero adelanta que la discusión se centrará en la innovación y búsqueda de soluciones para mejorar la productividad, con la exigencia de cumplir con las expectativas de los stakeholders.

“El caso chileno es un ejemplo de lo importante que es la innovación en este mercado. La minería chilena se encuentra en un cuadro complejo en el que la baja en las leyes de corte de sus minerales, el aumento de los costos, la escasez de energía y de otros insumos críticos, junto a las nuevas exigencias de la ciudadanía, requieren de soluciones integrales con nuevos procedimientos, innovación y tecnologías”, dice el ejecutivo.

“En este contexto, miramos nuestro maletín de herramientas y todo indica que requerimos de algunas nuevas”, continúa Pizarro, para quien Expomin “constituye una ocasión privilegiada para conversar sobre los problemas que nos aquejan, provocar a la inteligencia y comenzar a vislumbrar nuevas respuestas en ámbitos no pensados con anterioridad”.

¿Cómo Expomin puede ayudar a mejorar la competitividad de la industria a nivel local?

Expomin constituye un espacio de encuentro para las distintas visiones que se tienen hoy en el mundo sobre el negocio minero. Existen muchas iniciativas en plena construcción, en fases de factibilidad o estudio, que enfrentan desafíos en materia de competitividad que requieren ser abordados en forma estratégica y esta instancia es clave para que las empresas tomen nota, intercambien información y mejoren sus índices en todo aspecto. Acá se manejará una gran cantidad de información relevante que apunta a lo mismo: mejorar la competitividad de las empresas. Es una oportunidad única de quedar al día y de aportar para que la industria mejore en todo su espectro.

En el caso local, Expomin es una gran opción para que Chile sea capaz de seguir manteniendo el liderazgo construido y ubicarse en los primeros lugares como un destino atractivo para la inversión minera.

¿Cuáles serán los principales desarrollos tecnológicos que serán abordados en este evento?

Siguiendo la historia de Expomin, este año con los más de 1.600 expositores y representantes de los 35 países que participarán en el encuentro, abordaremos los últimos desarrollos tecnológicos diseñados para la industria minera, como las nuevas formas de control de procesos, nuevas tecnologías de lixiviación, de extracción por solventes y electroobtención, solo por nombrar algunos.

¿Qué podemos esperar del análisis de las relaciones comunitarias y laborales en el Congreso Internacional Expomin?

Estos temas llegaron a la minería ya hace algunos años para quedarse y formar parte del negocio. Como mineros sabemos afrontar cambios de paradigmas. Hemos migrado desde una cultura centrada en el tonelaje a una cultura de creación de valor, y ahora estamos migrando a la creación de valor sostenible. Este escenario ya está en nuestro ADN y, por cierto, que lo analizaremos, conversaremos y profundizaremos. Las comunidades, al igual que las relaciones laborales, son temas que figuran en el primer lugar de nuestras agendas.

Seguramente en Expomin veremos que en nuestras respectivas empresas, así como debemos perseverar en abordar las actuales adversidades apoyándonos en la ingeniería y en el management para salir adelante, tenemos que incorporar a nuestro tablero de gestión los aspectos relacionados con las subjetividades de las personas que trabajan en o para la minería, con las expectativas de las empresas colaboradoras y con las confianzas de nuestros stakeholders.

¿Cuál es la importancia de abordar las nuevas exigencias ambientales para la industria desde una perspectiva internacional?

Tenemos la tendencia a olvidar que el mercado del cobre se desarrolla más allá de nuestras fronteras. Quienes requieren de nuestros productos son industrias que se rigen por leyes internacionales. Al mismo tiempo algunas de las demandas medioambientales de nuestra sociedad son el reflejo de estándares que comienzan a ser exigidos en el mundo. Es decir, tenemos la obligación de abordar nuestro negocio desde una perspectiva global y, por supuesto, de esa manera tenemos que hacernos cargo de las nuevas exigencias ambientales para el sector.

Panorama de la industria en chile

¿Cómo avizora el escenario minero hacia 2020?

De acuerdo con datos del Consejo Minero a mediados de 2013, la ley mineral promedio de la industria chilena bajaría a 0,67%, de modo que el 43% de la producción mundial tendrá mejores leyes. La energía, que hoy representa un 20% de los costos, sería aún más cara y explicaría un 35% y quizás un 40% de los costos directos. La mano de obra especializada requerirá unos 70.000 puestos adicionales, y hoy no tenemos esa cantidad en el país. Simultáneamente, en la última década la productividad no ha crecido en la misma medida que los salarios, y este déficit no parece tener solución a mediano plazo. El recurso hídrico seguirá siendo un insumo cada vez más crítico, sobre todo pensando que el uso de agua de mar será una solución sustentable, pero cara.

Finalmente, algunos datos nos permiten pensar que el cobre alcanzará mejores precios después de 2018, debido a un crecimiento natural de la demanda y al escaso desarrollo de proyectos en este momento.

En síntesis, el escenario será tanto o más complejo que hoy, pero estos son los desafíos que hacen de la minería una ocupación tan apasionante.

¿Qué expectativas tienen frente a las autoridades del nuevo gobierno?

Lo que esperamos es que comprendan cabalmente que Chile debe mantenerse como una minería líder en el mundo. Diversos factores nos han hecho perder ventaja en los últimos años, y nuestros índices de competitividad han caído. Estamos complicados. Lo que tiene que definir con urgencia y profundidad el nuevo Gobierno es cómo enfrentamos de la mejor manera esa minería más compleja, con más inversión, con nueva tecnología, con una mejor administración, con un mayor diálogo entre todos los actores involucrados y, sobre todo, con una visión común: impulsar una minería más productiva y más sustentable.

Tras la implementación de la nueva institucionalidad ambiental, ¿cómo evalúa la tramitación de los proyectos de inversión en minería?

La nueva institucionalidad exige que la ingeniería previa a la presentación de proyectos tenga un nivel de desarrollo mucho más avanzado que la práctica seguida hasta hoy. Yo diría que incluso antes de ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental se debería haber logrado un profundo avance en las ingenierías de detalle, así como en la geomecánica y mecánica de suelos de los terrenos donde se desarrollará la construcción.

El modelo preferido de construcción de la misma debería ser sobre paquetes a suma alzada –habilitados por el significativo avance de la ingeniería– como consecuencia de que la nueva reglamentación ambiental frente a modificaciones no relevantes a los diseños constructivos se ha rigidizado, exigiendo el ingreso de pertinencias o DIAs presentados, previamente a la materialización de los cambios, respecto a los procesos de regularización hasta hace poco normalmente aceptados.

Raya para la suma, el proceso de materialización de un proyecto significará alrededor de dos años más previo al inicio de la construcción, con el consiguiente impacto al NPV, el que en la generalidad de los casos será significativo.

Asimismo, los estudios de prefactibilidad y factibilidad tendrán que considerar una participación ciudadana aun más temprana, en particular si hay comunidades indígenas involucradas. Tenemos inquietudes respecto al impacto económico y de plazos de esta forma de tramitación, ya que las instituciones estatales en muchos casos no cuentan con los recursos para responder en forma ágil.

Eventos del Congreso

El primer día, lunes 21 de abril, está prevista la realización de una mesa redonda inaugural sobre competitividad de la minería. En la tarde tendrá lugar el VI Seminario “Competitividad de la Minería en las Américas”, convocado por la Sociedad Nacional de Minería (Sonami). Durante el día siguiente está contemplado un seminario sobre el futuro del abastecimiento en minería.

En el congreso también estará presente el tema de la relación con el medio ambiente y comunidades en el seminario de tendencias sustentables programado para el martes. La jornada culminará con un seminario sobre agua de mar para la minería.

El miércoles tendrán lugar un workshop sobre desarrollo tecnológico y el seminario sobre innovación en plantas hidrometalúrgicas. El jueves se efectuará otro workshop sobre recuperación de metales desde residuos mineros y en la tarde se desarrollará el seminario de desafíos energéticos, para terminar el viernes con una mesa redonda sobre desafíos laborales y recursos humanos.

Mayor información en: www.congreso.expomin.cl

Comentarios

Conectate con