x

Marko Razmilic, de AIA: “Esperamos que Exponor sea la plataforma de reactivación”

El presidente de la gremial destaca la importancia que tendrá el evento para dar dinamismo al sector y la zona norte, una vez superada la pandemia.

La relevancia de Exponor 2021 como plataforma de negocios e impulso a las inversiones es uno de los aspectos que destaca Marko Razmilic, presidente de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), al momento de pensar cómo alcanzar una pronta reactivación.

El líder gremial detalla el trabajo que se está realizando para sobrellevar los efectos de la crisis sanitaria en la zona norte. Por este motivo, también, la AIA ha criticado la reciente decisión de los organizadores de Expomin, de postergar el evento para abril de 2021, dos meses antes de la feria minera de Antofagasta (ver recuadro).

¿Cuáles han sido los principales efectos que ha tenido la pandemia en la región?

El principal indicador desde un primer momento fue el empleo, donde el factor minería es determinante en toda la actividad económica, perdiendo 35.000 puestos de trabajo a nivel país. En este contexto, las paralizaciones sólo en obras de construcción, por motivos sanitarios, ascendieron a US$20.000 millones, destacando los proyectos de Quebrada Blanca Fase 2, de Teck; Infraestructura Complementaria en Los Pelambres, de Antofagasta Minerals; el proyecto Nuevo Nivel Mina, para la ampliación de la división El Teniente de Codelco; el proyecto Spence Growth Option, de BHP; y Chuqui Subterránea de Codelco, los dos últimos en la Región de Antofagasta.

¿Es posible cuantificar el impacto económico que ha tenido la crisis sanitaria en la zona?

Un impacto de mediano-largo plazo podría ser el resultado que consigna el último Informe Trimestral del Quinquenio 2020-2024 elaborado por la Corporación de Bienes de Capital (CBC), que indica resultados históricos, donde la inversión proyectada en Antofagasta –que acostumbraba un segundo lugar en el ranking nacional cayó a la mitad respecto de lo calculado en 2019.

Aquello representa un total de US$5.578 millones, con 72 proyectos, desplazándose hasta un impensado cuarto puesto, tras las regiones Metropolitana, de Tarapacá y de Atacama.

El ajuste a la baja obedece claramente a los efectos de la emergencia sanitaria, con una ralentización en la velocidad de avance en la construcción, aplazamiento de inicio de ejecución y cambios en los montos de inversión.

¿Cómo la AIA ha estado apoyando a las empresas y la comunidad?

Hemos asumido una vocería y representación importante para exponer las aspiraciones de la pequeña y mediana empresa, como proveedores y prestadores especializados de servicios a la minería y la gran industria, apostando a mantener una continuidad operacional que priorice la contratación de mano de obra local, aspiración que hemos defendido en bloque junto a otros gremios del norte: la Asociación de Industriales de Iquique, la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama y la Corporación Industrial para el Desarrollo Regional de la Región de Coquimbo.

En ese sentido, nuestro Sistema de Calificación de Empresas Proveedoras (Sicep) firmó un convenio con Antofagasta Minerals para fortalecer el trabajo con los proveedores regionales.

Para este Mes de la Minería, donde acostumbramos a hacer la Cena de Negocios Mineros, tenemos tres días de ruedas de negocios virtuales, con la idea fuerza de reactivación más presente que nunca. El programa incluye, además, la realización del tradicional Encuentro Nacional de Educación Inicial en versión online, a través del cual pretendemos mantener nuestro enfoque de Valor Compartido, que asigna una importancia crucial al desarrollo de capital humano desde la primera infancia.

¿Qué herramientas estima que serán necesarias para volver a dinamizar la economía?

En el plano privado es importante insistir tanto en la necesidad de optimizar el pago oportuno de servicios, que se mantiene en un promedio de 60 días, como en la política vital de contratar empresas proveedoras regionales y mano de obra local.

Además del compromiso que esperamos y fomentamos por parte de la gran industria minera respecto de sus inversiones estructurales, hemos sostenido la relevancia de que el Gobierno presente una potente cartera 2021-2022 de inversiones en infraestructura pública, específicamente en obras urbanas, portuarias y de vialidad. No obstante, es necesario que el Ministerio de Obras Públicas pueda dar más facilidades a las empresas regionales para inscribirse como proveedores.

Asimismo, creemos que esa es una gran oportunidad para que el Estado confiera un nuevo uso del suelo fiscal, que en la Región de Antofagasta obedece a más del 70% de su superficie. Eso significa simplificar los trámites para la compra de terrenos y el otorgamiento de concesiones marítimas para proyectos de las áreas eléctrica y portuaria, así como para concesiones de uso oneroso. Las pymes deben esperar entre tres y cinco años por una respuesta, y eso naturalmente desincentiva proyectos e inversiones. La idea es que sentemos las bases para una verdadera planificación de barrios industriales, lo cual necesita también un rediseño de Bienes Nacionales.

Por último, resulta crucial el fomento de un “fast track” para proyectos y decisiones de inversión, frente a la burocracia ambiental y la judicialización de las iniciativas.

Encuentro de negocios

¿Cómo Exponor 2021 puede contribuir a la reactivación de la zona?

Tal como mencionó Diego Hernández, presidente de Sonami, esperamos que Exponor sea la plataforma de reactivación económica de la industria; un símbolo de la minería como herramienta fundamental, demostrando al mundo que nuestra economía va a estar funcionando.

De hecho, acorde a la CBC, los próximos cuatro años las inversiones van a ser lideradas por la minería (35%), donde los principales ejecutantes de iniciativas significan un 55,3% en nuestra región. Esto denota el calibre del sector para reactivar la economía. En ese contexto, solamente el costo operacional para desarrollar un evento del tamaño de Exponor -a realizarse entre el 21 y el 24 de junio de 2021- significa más de US$2,5 millones, con fácil acceso para los proveedores regionales para prestar un amplio espectro de servicios requeridos en: suministro de cierres perimetrales, traslado de personas, arriendo de torres de iluminación, servicios de personal de atención y arriendo de equipos computacionales, entre muchos otros.

¿Cómo ha sido la disposición del mercado minero ante la realización de la feria? ¿Han empezado a recibir confirmaciones?

En mayo abrimos las reservas para los expositores de la última versión, y en junio las reservas generales, teniendo excelentes resultados en un contexto de pandemia.

En esta etapa de promoción, estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos para colaborar en la reactivación de la economía, tanto a nivel nacional como regional. En esa tónica lanzamos el programa #EstaremosEnExponor2021, que considera un descuento de un 60% en el valor total del stand para 50 pequeñas empresas con casa matriz en la Región de Antofagasta, y que no hayan participado anteriormente en la feria.

La organización de Exponor está monitoreando la industria ferial europea y los protocolos del Ministerio de Salud y de Economía, para que nuestra exhibición cuente con los nuevos estándares para eventos masivos. De esta manera, estaremos preparados para la ansiada reactivación económica y un 2021 cargado de oportunidades de negocios.

Impacto por nueva fecha de Expomin

Con sorpresa y malestar recibió la AIA el anuncio de que Expomin –feria minera que se realiza en Santiago- postergaba su edición de este año para abril de 2021, es decir, dos meses antes que Exponor, evento que organizan en Antofagasta.

Mediante una declaración pública emitida el mismo día que se conoció la nueva fecha, AIA lo calificó como “inaceptable”. Agregando que “esta arbitraria decisión provocará un irremediable daño a la Región de Antofagasta, a la Industria Minera y a la reactivación económica y social. Lo anterior porque la proximidad entre ambos eventos afectará directa e indirectamente el alcance de Exponor, evento que nació por y para la promoción de la industria regional y sus empresas”.

Marko Razmilic afirma en la misiva que “la experiencia nos dice que ejecutar dos exhibiciones contiguas de la misma industria y de esta envergadura no aporta al ecosistema”.

Por tal motivo, hizo un llamado “a las autoridades pertinentes y a quienes influyeron en esta decisión, a considerar lo antes expuesto y las consecuencias negativas que significa para la Región de Antofagasta y su industria, que hoy en plena contingencia sanitaria, sigue siendo el motor de nuestro país”.

Comentarios

Conectate con