Juan Rayo: “Chile necesita una buena minería”

El nuevo presidente del IIMCh resalta que trabajarán para que la institución tenga un rol activo en el desarrollo de la industria extractiva nacional

Que el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile (IIMCh) retome un rol de relevancia en el desarrollo de la minería nacional, es uno de los objetivos que Juan Rayo se ha planteado para su gestión como presidente de la entidad, cargo que asumió recientemente y que ejercerá por el periodo 2020 – 2021.

El profesional minero destaca en esta entrevista la forma cómo se buscará tener una participación más activa en el sector, el acercamiento con las nuevas generaciones de profesionales y el trabajo con otras organizaciones.

¿Cuáles serán los focos durante su gestión?

Queremos esencialmente reinsertar al Instituto en la minería nacional. Lamentablemente ha estado bastante quieto en los últimos años. Ahora trataremos de ser partícipes activos en la creación de lo que el Gobierno ha llamado la nueva Política Minera Nacional.

Vamos a crear comisiones ampliadas para participación masiva, y poder aportar en cada uno de los ítems de esa iniciativa. De ese modo también vamos a re-encantar a los miembros del Instituto, respecto de que las cosas que estamos haciendo tienen sentido, que es proteger a la minería nacional.

A través de comisiones vamos a tratar de ser lo más participativos posible, para en forma oportuna poder entregar al Gobierno nuestra visión sobre cómo engrandecer y proteger el motor económico de Chile, que es la minería.

¿Cómo el Instituto puede colaborar a alcanzar una minería más sostenible?

Porque nosotros somos el agente pensante, que permite que la minería sea buena o mala.

Ello va a depender de quiénes somos, de quiénes estemos trabajando en minería; que seamos proactivos, innovadores y respetuosos del medio ambiente.

Atraer a nuevos profesionales

¿De qué manera buscarán acercar a las nuevas generaciones al IIMCh?

Existe una comisión de Educación, que no sé cuánto ha hecho; creo que deberíamos mejorarla para poder tratar de orientar un poco más a los jóvenes que están saliendo de las carreras asociadas a la ingeniería de minas.

Estimamos que puede haber en el corto plazo una sobrepoblación de ingenieros (en este rubro), si no se toman acciones, dirigidas por ejemplo a exportar profesionales, como hicieron países como Canadá, debido a que no tenían minería suficiente para la cantidad de estudiantes que estaban formando.

Es un punto que queremos ver; motivarlos, decirles que no todos van a entrar a Codelco o a Antofagasta Minerals, y que un porcentaje importante va a tener que buscarse otro tipo de fuente de actividad: trabajar con proveedores, contratistas o ir a países que poseen menos tradición minera que nosotros, como Ecuador o Uruguay.

¿Es relevante repensar la ingeniería, considerando el nuevo escenario en que se desenvuelve la minería?

La ingeniería para la minería es cada vez más sofisticada, requiere mayor nivel de profundidad de análisis, distintas técnicas a aplicar.  No basta un ingeniero esforzado, que esté en terreno, sino que sea capaz y competente para lograr soluciones efectivas.

El ingeniero de hoy día es distinto al de hace 50 años. El de esa época iba al sacrificio, a vivir en campamento, se llevaba a la familia, estaba todo el día contando los camiones que salían de la mina, o preocupado de la recuperación de mineral; vivía para el trabajo.

Ahora, en general, el ingeniero de minas va a trabajar en la mayoría de los casos en ciudad, haciendo trabajo de planificación, optimizaciones y desarrollo.

¿Cómo es posible incentivar la participación femenina en el ámbito de la ingeniería en minas?

Diría que su presencia es cada vez más creciente. Algunas personas me han comentado que las alumnas que están egresando tienen más posibilidades de conseguir trabajo que los alumnos, porque las empresas mineras están privilegiando el ingreso de mujeres en su organización.

Todavía no son igualitarios, pero las mujeres se han ido tomando muchos de los puestos de trabajo que surgen.

¿De qué manera consideran integrar a las regiones durante su gestión?

Lo que queremos, a través de este trabajo que vamos a hacer asociado al Plan Nacional de Minería, es motivar a las regiones para que también puedan hacer aportes a esta iniciativa, integrarlos, darles tareas específicas a los núcleos.

¿Cómo buscarán vincularse con otras instituciones del sector minero?

No somos una institución gremial, sino que una formada por profesionales, por lo tanto, no podemos andar defendiendo gremialmente a nadie.

Lo que queremos hacer es abogar por la mejor minería posible, eso significa que no vamos a entrar en conflictos de ninguna especie; esperamos que así sea. Desde ese punto de vista, queremos tener participación en todas las organizaciones en las que podamos aportar, sea Sonami, Enami, Alta Ley y varias más.  Ojalá nos acepten, aunque sea con derecho a voz y no a voto, en otras entidades que son más cerradas con nosotros.

¿Qué relevancia tienen el Instituto como punto de encuentro del sector?

Creo que Chile necesita una buena minería, más que más minería.

Una minería más eficiente, eficaz, de mejor comportamiento con los vecinos y con la autoridad, que cumpla con todos los requisitos que corresponda y cree riqueza para el dueño, el país y sus trabajadores. La minería tiene que adaptarse a los requerimientos crecientes de las comunidades.

Antes, la minería era sucia, hoy nadie acepta que sea así.  Antes era riesgosa, hoy día todos tratan de que sea lo menos riesgosa posible.

Todavía queda un pecado. Los reportes indican que no ha bajado el índice de muertos en el sector desde hace 20 años, y no ha disminuido porque no hemos logrado tener una cultura de autocuidado. No es cosa de colocar más restricciones, bototos más grandes y equipos de seguridad; es cambiar la cultura.

Comentarios

Conectate con