x

Revista Minería Chilena Nº458

agosto de 2019

Juan Olguín, de la FTC: “No podemos seguir maltratando a Codelco”

El presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre hace hincapié en que la Corporación debe contar con los recursos necesarios para garantizar su productividad, y mantenerse como estatal.

Compartir

En medio del proceso de transformación operacional que vive Codelco, la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) considera insuficiente el apoyo económico que está recibiendo la estatal.

Juan Olguín, presidente de la organización sindical, resalta la importancia de tomar medidas que impidan que la minera siga elevando su deuda.

¿Cuáles son las actuales líneas de trabajo de la FTC?

Vamos a iniciar un proceso de elevar propuestas políticas para enfrentar la campaña presidencial, que va a ser en 2021. Las vamos a discutir dentro de los congresos y las vamos a relevar en el momento en que corresponda, con los candidatos que corresponda.

Pretendemos impulsar que estas propuestas se hagan cargo de la realidad social del país, y también de la necesidad de mantener a Codelco competitiva, y con los recursos necesarios para que siga siendo el aporte que ha sido hasta ahora.

¿Cómo visualiza el proceso de transformación que representan los proyectos estructurales?

Son iniciativas necesarias de llevar adelante, que tienen dificultades constructivas y financieras, porque no son proyectos en blanco, sino que en construcción a partir de algo que está en funcionamiento. Por lo tanto, son mucho más adaptativos que constructivos.

También (deben lidiar) con las exigencias nuevas de la normativa ambiental; y el tema de las competencias de las dotaciones, que tenemos que enfrentarlo como corresponde.

Eso se tiene que hacer con acuerdos y con entendimiento en las mesas de diálogo que tenemos entre Codelco y la Federación.

¿Considera que la empresa cuenta con los apoyos suficientes, en términos de capitalización?

Tenemos que darle oxígeno, espacio para que Codelco siga manteniendo los niveles de inversión, pero sin deuda, para poder preservarla de manera sana, eficiente y productiva.

No podemos seguir enajenando la propiedad del Estado mediante la deuda. Lo que se está haciendo es esconder la deuda externa real del Estado en la inversión de Codelco.

Porque al final la deuda externa que tenía que ser para inversión en educación y salud, se la están reembolsando a Codelco, porque al descapitalizarla, no tengo la necesidad de recurrir a endeudamiento externa. La cuprífera está aumentando deuda que debería tomar el Estado para cumplir con los temas sociales.

Tenemos que hacer políticas reales. No podemos seguir de esta manera, maltratando a una empresa del Estado, ni tampoco maquillando los números.

¿Cuál es el costo que ven de no asumir estos retos?  

En la medida que no seamos capaces de enfrentar estos desafíos de una manera coherente, nos va a traer una problemática mayor. Todos somos chilenos y queremos que esta empresa se mantenga en manos del Estado.

Por lo pronto, si esta empresa cae, los aportes que trae van a tener que ser entregados por los privados. Obviamente, tampoco los empresarios privados van a querer seguir aportando más impuestos, porque de algún lado van a tener que salir los recursos.

En otro plano, ¿qué relevancia le asigna a las fundiciones?

Son fundamentales para la continuidad de Codelco. No podemos soslayar que todas las fundiciones tienen un valor agregado, mucho más que sólo económico, que es estratégico, de no tener dependencia extranjera, y también con el calentamiento global.

Si fuéramos capaces de fundir todo en Chile, bajaríamos la carga de CO2 a atmósfera en cerca de dos millones de toneladas. Eso lo dice un estudio de la Universidad de Chile, no nuestro, en el que se menciona que de cada diez barcos (con concentrado), bajaríamos a una carga de tres de transporte de cobre metalizado. Eso sería un aporte importante al disminuir el calentamiento global, que hoy día se está discutiendo tan fuertemente.

Son políticas de Estado que debemos definir y que tenemos que llevar a discutir en la próxima elección presidencial, y obviamente nosotros imponer una posición clara.

Nueva administración

 

Juan Olguín considera que el nombramiento de Octavio Araneda para reemplazar a Nelson Pizarro como presidente ejecutivo, llegó en un momento oportuno: “No podíamos seguir con la incertidumbre de saber qué pasaba con la presidencia ejecutiva de Codelco; no podíamos seguir sin tener decisiones respecto de quién iba a seguir el rumbo de la empresa”.

El presidente de la FTC agrega que “como dirigentes sindicales, no colocamos ni sacamos ejecutivos, pero obviamente se valora que el presidente ejecutivo sea alguien interno y que haya hecho trayectoria dentro de Codelco. Esperamos que a partir de eso, tenga una visión de desarrollo a partir de un diálogo permanente y fluido con el mundo sindical, desde el Pacto Estratégico, que creemos que es la herramienta que él tiene que reafirmar, y, a partir de eso, construir lo que debemos afrontar como retos conjuntos”.

Comentarios

Conectate con