x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

José Tomás Letelier, de Kinross Chile: La presión por contener costos continúa

El vicepresidente de Asuntos Externos destaca el “enorme esfuerzo” que en este ámbito están realizando tanto la industria como su compañía. Y advierte que en el caso de Chile hay factores adicionales que generan un panorama incierto.

Compartir

“La minería tanto a nivel mundial como en Chile continúa enfrentando grandes desafíos y los precios de la mayoría de los metales siguen volátiles”. Así es el diagnóstico que describe José Tomás Letelier, vicepresidente de Asuntos Externos de Kinross Chile, al analizar el estado actual por el que atraviesa el sector.

Es que si bien reconoce que las compañías han efectuado “un enorme esfuerzo por contener sus costos, la presión continúa”. A ello agrega que para el caso de Chile existen factores adicionales, como la caída en las leyes del mineral, el complejo acceso al agua, los costos de la energía y una excesiva judicialización, que a su juicio generan un panorama incierto.
Respecto de la minería del oro, Letelier advierte un panorama “complicado” por las mismas razones descritas anteriormente, pero se muestra optimista al reconocer que en “el pasado hemos enfrentado situaciones parecidas y hemos logrado salir adelante”.

Kinross –uno de los mayores productores de oro del mundo– opera en Chile la faena Maricunga y es propietaria de La Coipa, mina que se encuentra paralizada desde fines de 2013 por el agotamiento de sus reservas económicamente explotables.

¿Qué impacto tiene el actual escenario minero para la compañía?
La caída del precio del oro y su volatilidad tienen un impacto en los márgenes y en el flujo de caja. Kinross ha hecho de la excelencia operativa y la disciplina financiera una pieza central de su estrategia. Como consecuencia, tuvimos una producción récord (a nivel global) de 2,71 millones de onzas de oro equivalente en 2014, mientras que los costos de producción de las ventas promediaron US$720 por oz. Varias de nuestras faenas han logrado reducciones significativas en costos a través de iniciativas de mejora continua, incluyendo nuestra mina Maricunga. En 2013 ésta estaba perdiendo dinero, por lo que reunimos a un equipo y creamos un plan integral para revisar toda la operación. Como resultado, Maricunga produjo un récord de 247.213 oz en 2014, es decir 59.400 oz más que en el ejercicio anterior, mientras que el costo bajó un 19% para el mismo período.

[“En el caso de Maricunga y varias otras de nuestras minas, hemos sustituido trabajos hechos por contratistas de mayor costo por labores ejecutadas por trabajadores propios, lo que no solo es más rentable, sino que mejora la productividad”.]

¿Qué precio del oro proyectan para 2015?
Hemos preparado nuestro presupuesto basado en un precio del oro a US$1.200 por oz. Esto no es una predicción, sino una suposición prudente que nos proporciona una línea de base para el funcionamiento de nuestro negocio. En Kinross no hacemos proyecciones relativas a los precios. Sin embargo, creemos que la cotización del oro tiene un sustento natural, dado que muchos países y culturas en el mundo lo utilizan como reserva de valor.

¿Cuáles son los desafíos para la compañía este año?
Continuar con nuestro excelente historial de seguridad. Kinross tiene uno de los mejores índices en la industria y en 2014 marcó el mejor desempeño de seguridad en la historia de la compañía. También esperamos seguir cumpliendo con nuestra trayectoria operacional. Hemos fijado nuestra proyección guía para 2015 en una producción (global) de entre 2,4 y 2,6 millones de oz de oro, con costos de producción entre US$720 y US$780 por oz y un costo “todo incluido” de US$1.000 a US$1.100. Tomamos nuestra guía muy en serio y hemos logrado nuestros objetivos durante diez trimestres consecutivos, y tenemos la intención de seguir cumpliendo con esos compromisos.

El año pasado usted señaló que se estaban focalizando en los factores que como compañía pueden controlar. ¿Eso cómo se expresa en materia de costos operacionales?
Se trata de impulsar la mejora continua a lo largo del proceso. Por ejemplo, en el caso de Maricunga y varias otras de nuestras minas, hemos sustituido trabajos hechos por contratistas de mayor costo por labores ejecutadas por trabajadores propios, lo que no solo es más rentable, sino que mejora la productividad. También hemos puesto un enfoque real sobre el “capital de trabajo”, y tratar de reducir la cantidad de inventarios que mantenemos en faena. Otra área en que nos hemos focalizado son las oportunidades para innovar, como en el caso de nuestra mina Paracatu, en Brasil, donde una nueva estrategia de mezcla de mineral -que combina material más duro con el más blando- ha contribuido a lograr una producción récord y una reducción del costo de las ventas a US$764 la oz, que es el nivel más bajo que hemos visto ahí en tres años.

Maricunga y proyectos

¿Qué producción proyectan alcanzar en Maricunga este año?
Prevemos que la región de América del Sur (que incluye las faenas Maricunga y Paracatu) producirá entre 730.000 y 750.000 oz en 2015. Maricunga ha alcanzado la excelencia operacional y nuestro compromiso es seguir mejorando.

En 2013 Maricunga estaba perdiendo dinero, pero gracias a un plan integral para revisar toda la operación en 2014 produjo un récord de 247.213 oz de oro.

¿Piensan invertir en nuevas tecnologías y/o equipos?
La idea es seguir invirtiendo en tecnología y nuevos equipos para hacer a Maricunga cada vez más eficiente.

¿En qué situación se encuentra el proyecto La Coipa Fase 7?
El proyecto se encuentra en prefactibilidad. Hacia el segundo trimestre de este año deberíamos estar ingresando una DIA. Los sondajes han arrojado resultados positivos.

¿Y qué perspectivas le ven al proyecto Lobo Marte?
No es factible en el actual escenario de precios. En 2014 retiramos del SEA el Estudio de Impacto Ambiental. Lobo Marte sigue siendo un activo de interés para la compañía, pero tendremos que esperar hasta que haya una mejoría en el precio del oro antes de pensar en desarrollarlo.

[“Lobo Marte sigue siendo un activo de interés para la compañía, pero tendremos que esperar hasta que haya una mejoría en el precio del oro antes de pensar en desarrollarlo”.]

¿Cómo están trabajando con las comunidades?

Con los indígenas Colla hemos constituido mesas de trabajo en las cuales dialogamos y acordamos programas a desarrollar. En el ámbito urbano buscamos alianzas público-privadas con el gobierno regional y las municipalidades para materializar programas en educación, capacitación, cultura y sustentabilidad.

El principal desafío en el trabajo con las comunidades es entender cuáles son sus preocupaciones y expectativas. De acuerdo con nuestra experiencia de varios años, ello se logra a través del diálogo y la participación. En este sentido, hemos llevado a cabo un proceso de información anticipada y voluntaria en el contexto de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el proyecto Coipa Fase 7 con seis comunidades indígenas collas, similar al que desarrollamos con mucho éxito para Lobo Marte.

 

Mina La Coipa

Comentarios

Conectate con