x

José Pablo Domínguez de ME Elecmetal: “Tenemos una oportunidad muy grande”

El subgerente general de esta centenaria compañía destaca que el súper ciclo dejó una serie de mineras y concentradoras nuevas, operaciones que son el foco de su negocio. A ellas apunta su moderna planta de Rancagua.

“Históricamente ME Elecmetal siempre ha sido una compañía visionaria”, señala José Pablo Domínguez, subgerente general. Para reforzar esta afirmación recuerda que la empresa nació hace casi cien años –fue fundada en 1917– por un cambio tecnológico: el invento de los hornos de arco eléctrico.

“De alguna manera eso marcó una cultura dentro de la compañía –explica el ejecutivo–, la cual se ha ido renovando en el tiempo con distintos adelantos y cambios. En la década del 2000 con una expansión muy fuerte internacional con la compra de M.E. International, de Fundición Talleres y con la expansión a China; y en los últimos años con un giro estratégico importante hacia las soluciones integrales”.

Un proceso de “constante y permanente renovación” que este 2016 anota dos nuevos hitos con la puesta en marcha de la nueva planta en Rancagua, que aumenta y moderniza la planta de fundición, la maestranza y el laboratorio de grinding media, y el cierre de las instalaciones en Santiago que vieron nacer a la compañía, en Vicuña Mackenna.

Con una experiencia ya centenaria ¿Cómo están enfrentando el actual escenario de baja de la industria minera?
ME Elecmetal ha pasado por muchos ciclos de la minería, buenos y malos. Disfrutamos del súper ciclo, que nos permitió dar estos saltos de expansión en Norteamérica y en Asia Pacífico, y vimos con antelación cómo se empezaron a deteriorar las condiciones. En ese contexto, nos hemos preparado con un proceso de modernización de nuestras plantas en Chile, y tomamos la decisión de reorganizar el negocio.

¿En qué consiste esta reorganización?
Hemos estado en los últimos años integrando todo lo que es Rancagua con Santiago, y esta reorganización hoy día llega a su término, integrándonos en una sola planta (en Rancagua), con una escala y con un equipamiento moderno para dar las soluciones que creemos que la minería requiere en la etapa que estamos viviendo.

[“Nuestro negocio está fuertemente orientado a la operación minera; más al opex que al capex. Por lo tanto tenemos una oportunidad muy grande ante a la gran cantidad de proyectos mineros que hoy día están operando”.]

¿La reorganización también implica un cambio en el modelo de negocios?
No, nosotros hace seis años nos cuestionamos nuestro modelo de negocios, que había sido exitoso, pero como dije, ME Elecmetal se caracteriza por siempre tratar de reinventarse, y enriquecimos nuestro modelo con una lógica de soluciones integrales. Ahora nos volvimos a preguntar si es que esa lógica seguía siendo válida, y la respuesta fue sí, porque hoy más que nunca la minería necesita eliminar pérdidas, reducir costos y mejorar productividad. Lo que esperamos es que los clientes nos abran los espacios.

Planta de Rancagua

¿A cuánto asciende la inversión involucrada en la planta de Rancagua?
Estamos haciendo una inversión de más de US$90 millones en la planta, y otra de varios millones de dólares en todo lo que significa el cierre de la instalación de Santiago y el apoyo a la gente (que trabaja en ella). Esta es una organización que tiene mucho equipamiento, muchas máquinas, pero lejos lo más importante son las personas; hemos implementado una serie de programas en acción para poder ojalá recontratar al 100% del personal de Santiago, y si no, ubicarlos en otros trabajos con apoyo tipo outplacement.

¿Cuánto crece la Fundición Talleres?
Antes del proyecto era una planta que, en su máxima extensión, llegó a fabricar 13.000 ton, y estamos expandiéndola a 36.000 ton.

La modernización que se puso en práctica nos deja en el estándar que tenemos en Estados Unidos y en nuestra fundición en Changzhou, China, no sólo a nivel productivo, también ambiental.

¿Qué beneficios supone en materia de su oferta de productos?
Nuestro negocio está fuertemente orientado a la operación minera; más al opex que al capex. Por lo tanto tenemos una oportunidad muy grande ante a la gran cantidad de proyectos mineros que hoy día están operando. Porque el súper ciclo nos dejó una serie de nuevas empresas mineras, como Caserones, Sierra Gorda, Antucoya, y concentradoras nuevas, por ejemplo Confluencia (Los Bronces) y OGP1 (Escondida). Lo que hicimos fue mirar esas plantas que se incorporaron al circuito y ver que venían con un gigantismo importante en los equipos.

En ese contexto, la planta de Rancagua está preparada para responder a esas necesidades de piezas de molienda más grande, de aleaciones con características y propiedades acordes con ese mayor tamaño. Es una modernización importante por ese lado.

En materia de negocios ¿Cómo ven este 2016?
Lo vemos como un año que sigue siendo de transición. El hecho que estemos poniendo en marcha la planta también es parte de ese proceso. Y seguimos desplegados con todos los negocios en el mundo. Estamos apostando muy fuerte a Perú, donde si bien vemos que se han deteriorado las condiciones del mercado minero, al igual que en Chile se han puesto en marcha una serie de iniciativas: Las Bambas, Antapaccay, Toromocho, la expansión de Cerro Verde…, nuevos equipos que están en operación y, por lo tanto, estamos poniendo foco a esas oportunidades.

Comentarios

Conectate con