x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

Joaquín Villarino: “Debemos hacer transformaciones importantes en el negocio”

Según el representante de la gran minería, no basta enfrentar la menor productividad con reducción de costos ni soluciones puntuales, sino que debe haber cambios en la cultura corporativa y el entorno.

Compartir

“Chile es el mayor productor de cobre del mundo y posee un 28% de las reservas mundiales; además cuenta con una buena imagen país en atributos como confiabilidad, transparencia y seguridad”, destaca el presidente ejecutivo del Consejo Minero cuando le preguntamos si Chile sigue siendo atractivo para la inversión minera. Sin embargo, añade que “hay diversos factores que están amenazando la estabilidad del marco regulatorio y la competitividad de la minería y, por ende, la inversión en la industria”.

¿Cuáles son las principales variables que están afectando la competitividad minera?
Entre las variables están el costo de la energía eléctrica, en donde estamos pagando cerca de un 80% más que nuestro competidor más cercano, Perú; la escasez de recursos hídricos, que en época de sequía hace aún más complejo el panorama; la falta de mano de obra calificada. Si a esos factores le sumamos la baja en la ley de los recursos minerales y el retraso e incertezas en la obtención de permisos, estamos frente a un escenario donde se está afectando directamente la competitividad de la minería en el país.

¿Cómo se pueden alcanzar mejores indicadores en este sentido?
Hay algunos temas en los cuales podemos hacer algo, pero hay otros factores externos que quedan fuera de nuestro alcance. Para los primeros, la industria ha venido trabajando de forma proactiva, asociativa e innovadora. Por ejemplo, en materia hídrica ha innovado para alcanzar un 73% de reutilización de este recurso y ha incorporado el uso de agua de mar en sus procesos. Mientras que en capital humano ya se han cumplido dos años desde la creación del Consejo de Competencias Mineras, instancia que permite adecuar la formación técnica y profesional a la demanda del mercado laboral minero.

[“La industria ha venido trabajando de forma proactiva, asociativa e innovadora.  Por ejemplo, en materia hídrica ha innovado para alcanzar un 73% de reutilización de este recurso”, destaca Joaquín Villarino.]

¿Dónde y de qué forma la industria puede mejorar su productividad?
La caída de la productividad la podemos descomponer en tres temas: deterioro de los recursos minerales, baja de la productividad del capital y caída en la productividad laboral. Para enfrentar este escenario no basta con la reducción de costos ni soluciones puntuales, debemos hacer transformaciones importantes en el negocio, en la cultura corporativa y en el entorno. En eso estamos trabajando. Estamos avanzando hacia la excelencia operacional, fomentando y atrayendo capital humano calificado en cantidad suficiente para cubrir la demanda de la industria y estamos modernizando la regulación laboral en su sistema de capacitación y empleo, entre otros aspectos.

Desarrollo de proveedores

¿Cómo evalúa hoy los resultados del Programa de Proveedores de Clase Mundial?
Ese es un programa que impulsaron Codelco y BHP Billiton; nosotros no participamos directamente en él, pero sin duda lo destacamos. Entendiendo que todavía se trata de un programa de escala acotada, el resultado ha sido exitoso, tanto que el informe de la Comisión Minería y Desarrollo de Chile “Minería: una plataforma de futuro para Chile” propone ampliar y potenciar. Se plantea como desafío para este año que otras dos compañías mineras se incorporen al programa o implementen uno similar.

¿Qué esperan del Programa Nacional en Minería liderado por Mauro Valdés?
Es bueno que se genere esta instancia de trabajo colaborativo entre los actores más relevantes de la industria. Es una oportunidad para relevar temas que permitan impulsar a la minería como el eje del desarrollo del país. Nosotros formamos parte activa de esta comisión y esperamos que de ahí surjan acciones concretas en pro de superar las brechas que existen en productividad, protección ambiental, participación ciudadana efectiva, entre otras.

¿Cómo ve la relación de la industria con los proveedores?
Durante los últimos años hemos venido trabajando más directamente con los proveedores a través del Consejo de Competencias Mineras en todo lo relativo a la formación y capacitación laboral. Con ellos estamos elaborando una serie de estándares, herramientas y programas que nos han permitido acercar la brecha entre la oferta y la demanda.

Hay una presión fuerte sobre los proveedores para contener costos. ¿Hasta dónde se les puede exigir sin provocar su desaparición?
Las empresas mineras son las primeras interesadas en que existan muchos y buenos proveedores, por tanto, no tiene sentido lógico promover su desaparición. Pero dentro de ese marco, es natural que ante la caída en algunos costos de los proveedores y de una oferta menos estrecha que la observada en los últimos años, las empresas mineras busquen volver a niveles de precios sustentables para los servicios que contratan.

¿A qué atribuye que desde hace tiempo no haya quiebres tecnológicos en nuestra minería?
La minería chilena está integrada al mundo. De hecho, una de las grandes virtudes de la presencia de empresas extranjeras en esta industria es la rápida incorporación de las mejores prácticas internacionales. Así también esperamos que en forma creciente las innovaciones que se desarrollen en Chile comiencen a ser exportadas. Si no se han observado últimamente quiebres tecnológicos en la minería chilena es porque tampoco se han producido esos quiebres a nivel mundial.

Institucionalidad e inversión minera

Usted advirtió que estamos ante una institucionalidad desafiada. ¿Hace falta una normativa más clara, una mayor regulación o una mejor preparación de autoridades y jueces?
Se ha generado gran incertidumbre sobre la seguridad jurídica de los permisos. Lo que pasó con el fallo que obliga a la demolición del muro del tranque El Mauro es solo un ejemplo de esto. 2014 estuvo marcado por la ralentización de los proyectos de inversión en el sector minero y eso afecta a la industria, que mira con cautela lo que viene para 2015, un año lleno de reformas como la laboral, de regulación del agua, y las modificaciones en materia de inversión extranjera, glaciares, biodiversidad y consulta indígena.

Siempre se pueden mejorar las regulaciones, pero los tribunales, en vez de pronunciarse en procedimientos breves sin contar con todos los antecedentes y sin darse el tiempo necesario para analizar a fondo la materia, debieran dejar que primero actúen a cabalidad las instancias administrativas o jurisdiccionales especializadas.

[“Es natural que ante la caída en algunos costos de los proveedores y de una oferta menos estrecha de la observada en los últimos años, las empresas mineras busquen volver a niveles de precios sustentables”.]

En el actual escenario, ¿a cuánto asciende la carpeta de proyectos mineros que manejan en el Consejo para la próxima década?
El Consejo Minero tiene un catastro de proyectos de inversión en ejecución de US$15.000 millones. También existen US$47.000 millones que están en etapa de evaluación. La concreción de estos proyectos se da en un contexto incierto y complejo, de grandes desafíos para la industria.

¿Qué perspectivas tienen para el mercado del cobre en 2015?
Veníamos pronosticando valores de corto plazo en torno a US$3 la libra, pero al considerar la persistencia a la baja del último tiempo debimos ajustar las proyecciones y considerar los US$3 como límite superior con alta volatilidad hacia abajo, con un piso estimado en US$2,5. Para el largo plazo se espera que los pecios converjan a niveles de US$2,8.

En lo que depende de la industria, ésta seguirá trabajando en la contención de costos y mejorando la productividad. Esperamos que las autoridades también hagan su parte, con un marco regulatorio que dé mayores certezas.

Comentarios

Conectate con