x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

Iván Arriagada: “Tenemos como meta un costo unitario de US$1,40”

El nuevo presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals señala que la contención de costos ha sido un foco importante en este último año. Así como seguir creciendo, objetivo que tiene como hito en este 2015 la pronta puesta en marcha de Antucoya.

Compartir

Conocer en terreno las operaciones y al equipo humano de Antofagasta Minerals ha sido una de las prioridades de Iván Arriagada tras asumir recientemente como nuevo presidente ejecutivo de la compañía.

“Partí en el transcurso de las dos primeras semanas visitando las operaciones. Tenemos un grupo de faenas de clase mundial, con Los Pelambres, el Distrito Centinela y el proyecto Antucoya. También visité Michilla, que lleva entregándole al grupo recursos mineros por muchos años y que está en etapa de cierre… Así que me he podido formar una idea bastante completa de cuáles son las operaciones y la gente con que contamos”, señala en esta entrevista con MINERÍA CHILENA.

Sin embargo, este periodo también ha estado marcado por una coyuntura compleja para la principal faena productiva del grupo: Los Pelambres, con el reciente fallo adverso del juez de Los Vilos sobre el tranque El Mauro y el conflicto con un grupo de pobladores de Salamanca por la situación hídrica en el valle. El primer punto sigue su proceso judicial con el recurso presentado ante la Corte de Apelaciones de La Serena, mientras que en el segundo tema –que implicó bloqueos en el camino de acceso a la faena– lograron finalmente un acuerdo que ha permitido acercar posiciones.

Minera Los Pelambres

Con respecto a los desafíos de su rol, Iván Arriagada explica que apuntan a reforzar y profundizar la estrategia que tiene Antofagasta Minerals “y que contempla poder operar nuestras faenas con el máximo de excelencia y con niveles de producción que sean consistentes con los recursos mineros que tenemos. Y por otro lado, mantener e incrementar la competitividad de esas operaciones, por la vía de mejoras en productividad y en nuestros costos”. Junto con lo anterior, la estrategia de la compañía también contempla seguir creciendo; “en ese sentido, mi misión tiene que ver también con reforzar esa dimensión”, añade.

¿Cuáles son los principales proyectos para seguir creciendo?
Estamos echando a andar en el transcurso del segundo trimestre de este año Antucoya, que va a alcanzar producción de régimen en 2016, con unas 85.000 ton de cobre fino.

También tenemos proyectos de crecimiento en las operaciones existentes. En el caso del Distrito Centinela estamos estudiando -en etapa de comienzo de factibilidad- una nueva planta concentradora que permitiría ampliar la capacidad de procesamiento. Es un proyecto grande, que involucra una inversión de US$2.700 millones.

En el caso de Pelambres hemos desarrollado planes que permitirían una ampliación para procesar del orden de 205.000 tpd de mineral (actualmente la capacidad es de 175.000 tpd). Obviamente en el contexto de lo que está ocurriendo hoy día, la prioridad es resolver los temas asociados al tranque El Mauro.

[Los fundamentos siguen sólidos y próximamente el mercado del cobre va a mostrar nuevamente síntomas de estar constreñido desde el punto de vista de la oferta y, por lo tanto, vamos a tener convergencia hacia precios más altos que los actuales.]

¿Cómo ven el actual escenario minero, especialmente para el cobre?
Ha habido una serie de minas que entraron en producción recientemente y eso ha significado que el mercado del cobre esté con mayor oferta que un par de años atrás. Sin embargo, la situación está bastante estrecha, porque algunos proyectos han debido retrasar su partida y otras faenas han enfrentado impactos negativos en su producción. Por lo tanto, si bien el mercado se preveía originalmente en superávit, ahora lo estamos viendo balanceado para lo que queda del año.

Nosotros hemos estimado que, en el rango más bajo, entre 400.000 a 500.000 ton de cobre nuevo tienen que llegar al mercado para compensar tanto las caídas en las leyes en las producciones actuales, como las operaciones que cierran y un crecimiento moderado en la demanda.

Los fundamentos siguen sólidos y próximamente el mercado del cobre va a mostrar de nuevo síntomas de estar constreñido desde el punto de vista de la oferta y, por lo tanto, vamos a tener convergencia hacia precios más altos que los actuales.

¿Cuándo estiman que puede darse esa mejora?
De acuerdo con lo que proyectan los analistas, se daría probablemente a fines de 2016, alrededor de 2017.

¿Para retornar a niveles sobre los US$3 la libra?
No compartimos nuestras proyecciones de precios, pero las que hacen los analistas del mercado cifran la cotización del metal sobre los US$3 por libra a partir de 2017.

Producción y cotos

En 2014 Antofagasta Minerals produjo casi 705.000 ton de cobre ¿Cuáles son las estimaciones para este año?
Nuestro número preliminar era del orden de las 710.000 ton de cobre fino, pero como consecuencia de los acontecimientos recientes (los bloqueos sufridos en Los Pelambres) hemos tenido un impacto del orden de las 8.000 ton; así que considerando este impacto estaríamos en niveles más cercanos a las 700.000 ton.

¿Esto ya considera producción de Antucoya?
Sí, incorpora una contribución moderada del proyecto Antucoya, que empieza a producir hacia mediados de este año su primer cátodo. Y, por otro lado, una reducción en la cantidad de cobre por parte de Michilla, a medida que progresa su cierre (previsto para diciembre próximo).

[Estamos echando a andar en el transcurso del segundo trimestre de este año Antucoya, que va a alcanzar producción de régimen el próximo año, con unas 85.000 ton de cobre fino.]

¿Qué medidas están implementando en materia de contención de costos?
Ha sido un foco importante en este último año. Se tomaron medidas estructurales; una de ellas tiene que ver con el proceso de formación de Centinela (en 2014), que nace de la consolidación de lo que antiguamente eran El Tesoro y Esperanza… Eso significa una eficiencia que esperamos vaya acentuándose en el transcurso de este ejercicio.

Se han tomado otras acciones. Una es la consolidación del equipo de abastecimiento en Antofagasta Minerals, que maneja algunas categorías estratégicas para lograr mejores condiciones en contratación y compras para el grupo. También estamos mirando de forma sistemática mejorar la productividad en nuestros procesos.

¿Hay objetivos concretos para este año?
Nos hemos fijado como meta poder tener un costo unitario neto de US$1,40. En 2014 estuvo por encima de ese valor.

Proveedores

¿Qué rol juegan sus proveedores en este desafío?
Para ser competitivo en minería hay tres cosas que son importantes. Primero la gente; el equipo humano que tengamos en nuestras operaciones es un factor diferenciador. Segundo, el recurso minero en sí, lo que la naturaleza nos dio, porque es lo que gestionamos. Y lo tercero son nuestros suministros críticos, y en eso los proveedores juegan un papel fundamental. Buenos proveedores, que sean capaces de entregarnos soluciones innovadoras y con los que seamos capaces de establecer alianzas de largo plazo son clave. Los proveedores son uno de los actores más importantes para apalancar la competitividad, y eso significa trabajar con ellos en una relación donde ambos ganemos.

Como importante actor minero en la Región de Antofagasta ¿Qué relevancia le ven a Exponor?
Exponor se ha ganado un legítimo lugar en la industria minera como punto de encuentro, no solamente entre proveedores y empresas de la industria, sino de todos los que tienen interés por la minería. Nosotros estamos asociados a Exponor y nos interesa promoverla, porque creemos que con esto también apoyamos el desarrollo de la industria. Además, Exponor está inserta en Antofagasta, región con la cual tenemos una relación muy especial, no solamente por nuestro nombre y las raíces del grupo, sino porque tenemos ahí Antucoya, que está partiendo, el Distrito Centinela y Michilla.

Incertidumbre negativa para las inversiones

Iván Arriagada reconoce que la decisión del juez de Los Vilos, que resolvió la demolición del muro del tranque El Mauro, los tomó en parte por sorpresa, toda vez que “se habían solicitado (por el magistrado) ciertos estudios técnicos, peritajes y un informe de la DGA que no fueron considerados, porque no habían llegado al momento que se emitió la resolución… Informes que creemos son muy importantes para poder resolver sobre una materia que tiene un componente técnico fundamental”.

Además, hace hincapié en que desde que finalizó su construcción –que se hizo “con todos los permisos y su RCA aprobada y en regla”, acota– el tranque ha operado sin mostrar deficiencias o desviaciones en las fiscalizaciones a las que ha sido sometido.


Y como tercer punto, subraya la imposibilidad práctica de implementar el fallo: “Hay alrededor de 370 millones de ton de relaves (depositadas en El Mauro). Por lo tanto, habría que hacerse cargo de eso construyendo un tranque en otra parte, lo que significaría problemas relativamente similares, o bien disponiendo los relaves de otra forma… lo cual requeriría de un ciclo de permisos y aceptación que tomaría varios años”.

¿Cómo evalúa este fallo en cuanto a señal para la industria y los inversionistas?
Ciertamente es negativa… Para cualquier inversionista, pero en particular el extranjero, es difícil comprender que siendo ésta una instalación bajo estándares de clase mundial, contando con todos los permisos en su etapa de construcción y operación –que además es esencial para la continuidad de Los Pelambres- se declare que debe demolerse el muro del tranque El Mauro. Debemos ser capaces de resolver este tipo de situaciones de otra forma, para impedir que ocurran casos como éste, que nos dejan con una incertidumbre que es negativa para las inversiones.

Comentarios

Conectate con