Hernán de Solminihac: “No bajaremos los brazos en materia de seguridad”

En una visita a Antofagasta y en entrevista con la corresponsalía de Revista MINERÍA CHILENA, el secretario de Estado analiza en detalle diversas áreas enfocadas al desarrollo de la industria en la región.

Comienzan los balances de fin de año y la cartera de Minería no escapa a ello. Así lo manifiesta el ministro Hernán de Solminihac, quien en conversación con MINERÍA CHILENA en Antofagasta destaca los ejes fuertes de su gestión. Su discurso se concentra principalmente en inversión, desarrollo de la pequeña minería, capacitación, avances tecnológicos y seguridad. Es en este último punto donde, a su juicio, la evolución es más significativa: “Hemos reducido en un 55% la tasa de accidentes respecto a 2010, y quintuplicado la capacidad de fiscalización”, asegura el secretario de Estado. Sin embargo, reconoce que aún queda camino por recorrer para disminuir los índices de accidentes fatales en la industria. 

El ministro recuerda que la experiencia del accidente de los 33 mineros de la mina San José “marcó una agenda que nos llevó a poner todos los esfuerzos necesarios para contar con una minería cada vez más segura”. Lo relevante, añade, “es que se ha producido un cambio cultural muy interesante respecto del tema de seguridad por parte de los mineros y los ejecutivos, lo cual nos permite seguir trabajando con más fuerza”.

 ¿Qué detalles quedan pendientes?

Lo que falta es seguir implementando los mismos factores para tener todas las faenas pequeñas regularizadas y seguir avanzando en la fiscalización. Pero lo importante es que no bajaremos los brazos en materia de seguridad, hasta que cada persona del sector minero tenga conciencia de la importancia de hacer un trabajo seguro.

¿Cuáles son las grandes reformas en el sector de pequeña y mediana minería y las metas no alcanzadas aún?

Hay un avance en la línea de apoyo a la pequeña minería. Lo principal es que con la cooperación de los gobiernos regionales hemos más que duplicado los recursos que se le asignaban a la pequeña minería para su desarrollo. También cabe destacar que por primera vez en la historia de nuestro país sacamos un reglamento para la pequeña minería en forma directa, que es el título 15 del Reglamento de Seguridad, donde se les exige condiciones especiales en esta materia.

Asimismo, avanzamos en la regularización (permiso de explotación de Sernageomin) de faenas. Hemos logrado alrededor de 1.600 en todo Chile y cerca de 430 en la Región de Antofagasta. Respecto de las metas, tenemos que seguir enfocados en seguir capacitando y equipando al sector. Queremos que los pequeños mineros se transformen en emprendedores mineros.

En materia de capacitación, ¿cómo evalúa el rol y la capacidad técnica y humana de los centros e instituciones de formación para la minería?

Primero hemos ido perfeccionando lo que se requiere. En ese sentido, lo que se ha hecho, especialmente en el sector privado, de formar el Consejo de Competencias Mineras, donde a través de esta instancia se pueden cuantificar las competencias que se deben formar y el tipo de profesionales que se requiere, es de suma relevancia, ya que podemos transmitirle estos datos a los centros de formación y ellos así ajustan sus mallas curriculares. Por lo tanto, se están produciendo y entregando formaciones mucho más aplicadas a la realidad de la industria y eso, me parece, es un cambio importante como sector hacia el área educacional, para que se pueda tener realmente una formación acorde con las necesidades.

A su juicio, ¿Antofagasta cuenta con profesionales expertos en el área de la minería y la investigación?

Obviamente se ha realizado un esfuerzo importante y se han destinado fondos para el desarrollo de la investigación minera en la región a través de las universidades o de centros de formación. Sin embargo, aún nos falta para llegar a tener una masa crítica con la cual se puedan producir cambios tecnológicos importantes en la minería.

Inversión minera

 ¿Cuáles han sido los grandes hitos en inversión minera durante la actual administración?

Si uno mira las estadísticas, hay una cantidad de proyectos planificados para desarrollar en diferentes etapas en el futuro. Si se materializan todos estos proyectos, el monto estimado es el monto que se ha invertido históricamente hacia atrás en toda la minería de nuestro país, por lo cual es una perspectiva interesante que obviamente no está exenta de desafíos que enfrentar, tanto como país como a nivel de cada empresa minera. Asimismo, debemos destacar la inversión extranjera materializada que ha llegado, la cual también es la más alta en la historia de Chile.

Hace poco el Consejo Minero entregó una proyección de inversión a futuro, diferente a la de Cochilco. ¿Qué puede decir al respecto?

Me parece que no hay una diferencia muy grande; lo que pasa es que son distintos tipos de proyectos entregados. Los del Consejo son aquellos proyectos que están materializándose y eso suma unos US$30.000 millones, y lo que entrega Cochilco es la lista de todos los proyectos que están y pueden llegar a realizarse en el futuro (por US$112.000 millones), por lo cual, es una forma distinta de presentar los resultados. Además, Cochilco evalúa a todas las empresas del país y no solo a las del Consejo Minero.

¿Es posible revertir la suspensión o postergación de algunos proyectos mineros?

Los proyectos se analizan según diferentes factores, los cuales, a mi juicio, son tres. El primero es el contexto del mercado internacional, el segundo tiene que ver con las condiciones locales del país donde se realiza la inversión minera, y por último las condiciones de la empresa y del proyecto. En base a esto, podemos decir que no todos los proyectos que han sido postergados obedecen al mismo factor; hay algunos que tienen dificultades como empresa, otros que tienen algunos desafíos que el país no ha resuelto y otros que prevén que el mercado no es atractivo para ellos en este momento.

¿Cuáles son esos desafíos no resueltos?

Con respecto al área asociada a las características del país, hemos desarrollado un esfuerzo importante para ayudar a que se concreten los proyectos. Tenemos una estrategia de energía que tiene varios proyectos en el Congreso que se están llevando adelante, y una vez que se resuelvan debemos ser capaces de tener la energía suficiente, no solo para la minería sino para el país entero. El tema del agua lo estamos resolviendo, las capacitaciones están ejecutándose. Estamos trabajando junto a la industria minera y energética en desarrollar una agenda pro inversión que tiene una parte administrativa y otra legislativa.

Innovación y comunidades

 ¿Cuál es su visión sobre la innovación tecnológica en Chile?

Justamente este es el año de la innovación tecnológica en el país. Ya está vigente la ley de I+D, lo cual representa un cambio significativo para motivar la investigación en innovación y desarrollo. Aún falta que las empresas se convenzan que la innovación es un factor beneficioso para ellas y el desarrollo de las regiones.

En materia de cluster minero, ¿cuáles son los avances relevantes y desafíos pendientes?

Se está avanzando fundamentalmente en el tema de los proveedores, en el requerimiento del desarrollo de las ciudades, pero aún nos queda bastante por recorrer en esa línea, para llegar al objetivo final, que es tener una región integrada con la industria y donde realmente se aprecie una calidad de vida de los habitantes con una industria de la minería potente, no solo en la extracción de mineral sino también en la innovación tecnológica.

La Región de Antofagasta, siendo una las zonas que mayores aportes económicos da al país, todavía cuenta con falencias en diversas áreas, como salud, educación, obras viales, etc. ¿Cuáles son las medidas que debiera implementar la gran industria minera para mitigar estos problemas?

Todas las industrias, y más en un país que está avanzando hacia el desarrollo, deben estar cercanas a la comunidad. Necesitan anticiparse a las necesidades y trabajar en conjunto, con esfuerzos públicos y privados para ir encontrando las soluciones a los problemas. Es importante que existan beneficios para la comunidad a la hora de ejecutar un proyecto minero.

 

Comentarios

Conectate con