x

Revista Minería Chilena Nº455

mayo de 2019

Ellen Lenny-Pessagno: “Duplicaremos nuestra producción de carbonato de litio”

Para la country manager de Albemarle Chile “la electromovilidad es, sin duda, uno de los grandes impulsores de la demanda de litio en el mundo”.

Compartir

Asumió en octubre pasado a la cabeza en nuestro país de la minera no metálica, y un semestre después este es su diagnóstico: “Chile es altamente estratégico, no sólo para Albemarle, sino que para toda la industria del litio. Llevamos casi 40 años en el país siendo socios estratégicos del Estado para el desarrollo de la industria del litio, y en la actualidad estamos en pleno crecimiento”.

Lo anterior lo confirma con sus proyectos. “Nuestro plan global de inversiones sigue adelante y vamos a superar los US$1.000 millones que estaban inicialmente considerados hasta 2022, considerando las iniciativas que tenemos en marcha”, asegura.

 

¿Cuáles son los objetivos y metas que quiere lograr en su gestión?

El gran objetivo que tenemos todos quienes trabajamos en Albemarle es cumplir con las metas que nos hemos puesto. Seguimos trabajando para, en 2020, concretar la construcción y puesta en marcha de la Planta III en La Negra, Antofagasta, inaugurando de esa manera la planta más avanzada y eficiente en Chile, que producirá más litio -minimizando gracias a la utilización de un termo evaporador- el consumo de agua. Con ello vamos a más que duplicar nuestra producción de carbonato de litio grado batería y, por ende, nuestras regalías al Estado chileno. En 2019 esperamos superar las 40.000 toneladas de litio producidas en el país. 

El auge de la electromovilidad a nivel global, ¿les está haciendo pensar en nuevos proyectos y ampliaciones?

La electromovilidad es, sin duda, uno de los grandes impulsores de la demanda de litio en el mundo; en Albemarle estamos preparados para asumir este desafío. Tenemos importantes proyectos de expansión en marcha para hacer frente a esta demanda, pero también estamos pensando en cómo ser más eficientes. Hace unas semanas, el Directorio aprobó una inversión adicional de más de US$100 millones destinada a aplicar en nuestra Planta Salar una tecnología de vanguardia que nos permita producir más litio sin utilizar ni una gota más de salmuera que la que actualmente extraemos, lo que asegura la sustentabilidad del Salar de Atacama. Tenemos un equipo especializado que busca nuevas tecnologías que nos permitan producir de manera más eficiente y sustentable. ¡Nos importa producir, por cierto! Pero debe ser de manera ética y con total respecto al medio ambiente y a las comunidades.

¿Cómo proyecta la demanda y mercado del litio para los próximos años?

La industria en general espera que la demanda tenga un aumento anual en torno al 21%. Según nuestros análisis, esperamos una demanda de carbonato de litio equivalente de 475.000 toneladas en 2021, mientras que los pronósticos para 2025 se ubican cerca del millón de toneladas. El desafío es ser capaces de responder a esta demanda creciente, con seguridad en el suministro, sustentabilidad y una estrategia de negocios a largo plazo con nuestros principales clientes. Vemos también que hay interesantes perspectivas en el mercado del hidróxido de litio, y como empresa global hemos tomado decisiones para hacer frente a este aumento de demanda. 

Entorno sustentable

Ellen Lenny-Pessagno señala que este año apuntan a culminar con 800 trabajadores propios, más de 4.500 contratistas en sus operaciones. También subraya que en Chile producen un litio que ya tiene un alto valor agregado, con un proceso sustentable.

En ese contexto, afirma: “Entendemos que el Salar de Atacama es un ecosistema frágil, de gran valor medio ambiental, pero también para las comunidades ancestrales que habitan los sectores aledaños a esa faena. Por eso, nuestra principal preocupación es seguir desarrollando una industria responsable, con el menor impacto para el ecosistema y las comunidades”. 

¿Cómo evalúa la relación que tiene la empresa con las comunidades en torno al Salar?

Tenemos una relación de confianza y respeto que se ha ido construyendo desde hace muchos años. Ejemplo de ello es el histórico e inédito acuerdo de Cooperación, Sustentabilidad y Beneficio Mutuo que firmamos en 2016 con el Consejo de Pueblos Atacameños, que agrupa a 18 comunidades indígenas. Tenemos una mesa de trabajo permanente, cooperación en pro de la sustentabilidad territorial y protección del ecosistema del Salar de Atacama. Además, establece la entrega del 3,5% de las ventas para proyectos de desarrollo, propios de la comunidad, principalmente en educación, innovación y emprendimiento.

Incorporación femenina 

La ejecutiva comenta que Albemarle firmó el compromiso público – privado “Decálogo de la Industria Minera por la incorporación de Mujeres y la Conciliación de la Vida Laboral, Familiar y Personal”.

“Este hito coincidió con mi llegada a la compañía, en donde me informaron que era una de las pocas mujeres en ocupar un alto cargo directivo y gerencial en una empresa minera en Chile. Y esta situación no es tan distinta en el resto del mundo”, remarca.

Añade que Albemarle tiene 16% de participación femenina, “la tasa más alta de la industria; el porcentaje se eleva a 27% en el grupo de supervisores”.

Comentarios

Conectate con