x

Disrupción tecnológica: Transformación más allá de la minería

El experto en disrupción tecnológica, David Roberts, ahonda en las condiciones y características detrás de de este concepto, y su vinculación con la minería.

El concepto de innovación disruptiva mutó y “hoy se pueden identificar siete formas”, clama el experto en disrupción tecnológica del Massachusetts Institute of Techonology (MIT), David Roberts.

El especialista -quien ha sido docente en Harvard, Stanford, Berkeley’s y la Sigularity University- visitó recientemente Chile para exponer en un encuentro de ejecutivos del grupo Sigdo Koppers, donde abordó las posibilidades que en este ámbito pueden cambiar radicalmente la industria minera.

En entrevista con MINERÍA CHILENA, Roberts afirma que las compañías del sector se han dedicado más que nada a la innovación, vale decir a “mejorar lo ya existente”. En cambio, en términos de disrupción -que define como “hacer cambios que modifican diametralmente una industria”- se han rezagado. En tal sentido, considera que la transformación minera provendrá de otros nichos.

Asimismo, plantea que el foco está puesto en un tipo de disrupción tecnológica que se ha tomado el presente: la revolución digital.

Hacer disrupción

¿Qué es la disrupción tecnológica y qué significa para la minería?

Clayton M. Christensen acuñó el concepto hace 25 años, con el cual pudo explicar cómo grandes compañías vivían una disrupción causada por empresas más pequeñas. Visualizó particularmente el caso de cuando ingresaron los autos japoneses al mercado estadounidense, con una percepción inicialmente peyorativa hacia ellos; pero que cambió bastante rápido.

Cuando entran productos de menor gama en el mercado, las grandes empresas no quieren crear alternativas similares -de más baja categoría- para competir, porque reducirían sus ganancias y porque apuntarían a un público originalmente no deseado. De ese modo, el nuevo actor queda con vía libre y sin una verdadera competencia.

Lo que cambió de ese concepto original es que ahora entendemos al menos otros seis tipos diferentes de disrupción.

Disrupción digital y minería

“Ahora estamos en una etapa de otra clase: La digital. Esta opera de una manera distinta que el ejemplo anterior”, puntualiza Roberts. ¿Qué puede significar esto para las operaciones mineras? Para graficarlo, recurre al siguiente ejemplo: hace algunos años, mientras era profesor de la Singularity University, dos estudiantes estaban muy preocupados de los desechos electrónicos de celulares, computadores y otros equipos. En su investigación -recuerda- determinaron que una tonelada de celulares tiene tanto oro como 80 toneladas de mineral. Así crearon la compañía BlueOak para recuperar este mineral desde estos productos en desuso.

“Sólo China, por ejemplo, aporta cuatro toneladas de desechos electrónicos cada hora. De ahí surge una enorme oportunidad para obtener oro. ¿Qué sabían los fundadores de BlueOak sobre minería? ¡Absolutamente nada! Cuando plantearon el proyecto, rápidamente recibieron fondos por millones de dólares para construir plantas de procesamiento de desechos”, subraya.

El experto advierte que este tipo de ideas son muy difíciles de abordar por parte de las compañías mineras. “En el último siglo, cada uno podía ser maestro de su respectiva industria y ser exitoso. Pero la disrupción no viene necesariamente de tu mismo sector. La solución que mencioné proviene del ámbito del reciclaje de desechos del mundo digital, no de la minería”, matiza.

Robots mineros

¿Qué hace la minería para prepararse?

Creo que la minería no verá disrupciones en los próximos 15 años. Pienso que cambiará significativamente y avanzará en términos de innovación. Hoy la minería se hace con gente trabajando en las minas. Esto significa un gran costo asociado para asegurar que los mineros estén a salvo.

Por ejemplo (recurriendo nuevamente a la experiencia en otro ámbito) hoy no es posible costear al transbordador espacial (U.S Space Shuttle): de US$6.000 millones se pasó a US$160.000 millones, sólo porque se tienen que sumar personas a bordo. Por ese motivo, todos los sistemas deben ser redoblados y funcionar perfectamente para enfocarse en la seguridad.

En el caso de la minería, el desarrollo de la robótica comenzará a reducir los costos. La empresa Boston Dynamics ya tiene unidades humanoides que pueden hacer rutinas de gimnasia. La robótica y la inteligencia artificial son tecnologías exponenciales, y en su nivel actual ya tienen características que las asemejan mucho a lo humano. En 30 años estarán todavía más avanzadas y con mejor performance de costos.

Sean autónomos o virtualmente controlados, los robots permitirán que se ‘deshumanicen’ las minas.

Sin personas en la mina, toda la estructura de costos cambia. No se requerirán tubos de ventilación o equipos de rescate, y se ahorrará en sistemas de reforzamiento, chequeos, mantenciones…

Innovar con litio

¿Cómo ve las oportunidades en Chile en disrupción minera?

Chile tiene de las mejores compañías mineras del mundo y están involucradas en negocios interesantes, como el litio. Pero hay que recordar que el litio es bastante común, no como los diamantes, que sí son muy escasos. Lo mismo sucede con el cobalto, donde un 50% de las reservas mundiales está en el Congo. Si vas a competir en un mercado (con un producto) que no es raro, tienes que hacerlo de forma novedosa.

El futuro de la minería es muy claro: dejar de enviar personas a las minas. No porque sea riesgoso, sino porque los costos involucrados en el futuro no serán competitivos frente a nuevas tecnologías. He aquí el desafío.

Reconversión laboral

Existe temor por los trabajos que se podrían perder por causa de las nuevas tecnologías ¿Qué opinión tiene al respecto?

Este es uno de los puntos menos entendidos sobre la tecnología. El mito vigente es que la automatización quita trabajos. Creemos que eso ocurre porque es fácil percibir los puestos que se pierden. Si ya no se ven más humanos en las minas, quiere decir que se perdieron esos trabajos.

Lo que ocurre con el ingreso de tecnologías es que efectivamente se pierden empleos, pero es mayor la cantidad de que se crean.

Un ejemplo claro es cuando el trabajo más común de varias zonas en Estados Unidos era el de granjero. Con la llegada de maquinaria agrícola, esa ocupación se esfumó, pero esto no significó que quienes eran granjeros dejaran de trabajar, de hecho se integraron a mejores empleos. Creo que para los propios operadores es mejor estar dirigiendo maquinaria autónoma desde una oficina, que estar a la intemperie.

Las siete formas de disrupción

Para el experto del MIT, David Roberts, hay tres puntos clave para hacer disrupción: liderazgo, cultura y talentos. Si falta uno, es imposible que sea viable este proceso.

Por otra parte, los siete tipos de disrupción tecnológica a los que alude, son los siguientes:

1) Innovación Disruptiva: Concepto original planteado por Clayton M. Christensen. Un elemento de baja gama ingresa al mercado, se masifica y paulatinamente aumenta sus costos. Ejemplo: Ingreso de autos japoneses al mercado de EE.UU. en los 90’.

2) Disrupción Higher o Premuim: Un producto de alta gama ingresa al mercado y se masifica reduciendo costos. Ejemplo: Vehículos Tesla.

3) Digital: Asociado a tecnologías digitales.

4) De plataforma: Utilización de plataformas para ampliar un negocio. Ejemplo: Uber.

5) Nuevos mercados: Disrupción que genera uno nuevo.

6) De diversidad: Tecnologías que habilitan a otras. Por ejemplo el GPS.

7) Modelo de negocio: Es el cambio de un modelo de negocios desde un nuevo punto de partida.

Comentarios

Conectate con